El 61,6% de las empresas no toma medidas para reducir el estrés

Tensión puede causar baja productividad y hasta la renuncia. Casi 73% de ejecutivos indica que su empresa es afectada por condiciones de estrés

El 61,6% de las empresas no toma medidas para reducir el estrés

Cuando Roberto, jefe del área de márketing de una transnacional, ingresó a su primer trabajo, la palabra ‘estrés’ no estaba en su vocabulario. Un año después, todo cambiaría.

Vea AQUÍ una infografía sobre los factores que afectan más a los empleados.

Comenzó con un simple dolor en la espalda, continuó con el incremento de su apetito (era el cliente estrella de la cafetería y del carrito de dulces que bajaba a media tarde) y terminó con una gastritis por estrés.

Lo que le pasó a Roberto nos pasa a todos los empleados todos los días desde hace muchos años. La carga de trabajo y las condiciones laborales –unidas a los problemas personales que cada uno tiene– siempre llevan a cuadros de estrés y se reflejan en nuestro desempeño.

De acuerdo con un estudio de la consultora cazatalentos Transearch, el 72,9% de los ejecutivos consultados señaló que su empresa se había visto afectada por las condiciones estresantes en el trabajo.

Sin embargo, todavía son muy pocas las compañías que toman medidas para aligerar esta tensión. Según el mismo estudio, el 61,6% de los encuestados comentó que en sus empresas no se realizan actividades para reducir el estrés.

Si el trabajador es uno de los capitales más importantes para las empresas, ¿por qué no preocuparse por reducir sus tensiones?

Jorge Velaochaga, director regional de Transearch para Latinoamérica, considera que hay dos factores que originan esto.

A la par del crecimiento económico, la carga laboral también aumenta, por lo que las empresas se preocupan por cumplir las demandas del mercado antes que por el estrés de sus trabajadores.

Otro factor importante para el especialista es que muchas empresas no tienen programas para reducir el estrés dentro de sus políticas.

LOS EFECTOS
Aunque muchos empresarios no se han dado cuenta, la tensión de los trabajadores repercute en sus compañías, principalmente en la productividad.

Para el doctor Braulio Córdova, gerente comercial de Biotek, las exigencias laborales y el propio descuido de los trabajadores hacen que se siga asistiendo a los centros de trabajo con cuadros de migraña, lo que puede disminuir la productividad de los colaboradores en 27%.

Cabe remarcar que, de acuerdo con el especialista, el 54% de los trabajadores en todo el mundo sufre de dolores de cabeza, enfermedad que es causante de la ausencia laboral en un promedio de 3,8 días al mes.

Otros males físicos y psicológicos que se pueden presentar son insomnio, problemas gástricos, cansancio, poca concentración e irritabilidad.

El estrés también puede dejar resultados más perjudiciales para la empresa.

Carla Martel, psicóloga y consultora organizacional del centro Perfil, comenta que muchas veces cuando el trabajador comienza a sentir los efectos físicos del estrés y que ya no puede con ellos, opta por renunciar.

Para Velaochaga, la renuncia también puede venir cuando el trabajador siente que las exigencias y la sobrecarga laboral no van acompañadas por un incremento de salarios.

“Ante esta situación, los trabajadores están más abiertos a las nuevas ofertas laborales. Y esto es un problema en un mercado donde hay escasez de talento”, remarca.

¿Qué deben hacer las empresas para reducir el estrés? Un primer paso sería crear y mantener un buen clima laboral. Martel recomienda motivar a los colaboradores a que no sientan el trabajo como una carga, sino que sepan que quizá van a tener un reconocimiento.

Velaochaga considera que se podrían crear actividades que abstraigan al trabajador de su rutina diaria.

CLAVES
El estrés y la familia
Además de la carga laboral, la del hogar puede ser un detonante del estrés, sobre todo en el caso de las mujeres.

Para Carla Martel, todo depende de las trabajadoras. En algunas, su capacidad de adaptación y preparación hace que sea más manejable el estrés en estos dos ámbitos.

Sin embargo, para algunas esta tensión puede ser el detonante de las renuncias.

Por eso, para Jorge Velaochaga es recomendable que las empresas les den a sus trabajadoras las facilidades para que puedan manejar ambas responsabilidades.