Abogados buscan acabar con inmoralidad jurídica que los desprestigia

Más de 20 gerentes legales de grandes corporaciones peruanas se comprometieron a cumplir buenas prácticas y respaldaron propuesta de establecer para el 2012 un código de ética que los autorregule

Abogados buscan acabar con inmoralidad jurídica que los desprestigia

Por Marcela Mendoza

En un intento por romper paradigmas y borrar el prototipo que identifica a los abogados como seres deshonestos especializados en defender lo indefendible, 25 gerentes legales de grandes corporaciones peruanas se comprometieron a cumplir buenas prácticas éticas y respaldaron la propuesta de establecer para el 2012 un código de ética que autorregule el ejercicio de la profesión.

Más allá de la publicación de los 142 artículos que forman las “Normas de conducta y responsabilidad del profesional en derecho”, en las cuales esperan basar el citado futuro código, quienes impulsan esta iniciativa –“Ciudadanos al Día”:http://www.ciudadanosaldia.org/ y la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP)– buscan no solo recuperar el prestigio de la profesión. También crear un ambiente favorable para los negocios y, en suma, mejorar el índice de competitividad que posee el país.

La secretaria general de Telefónica del Perú, Julia María Morales, aseguró que ya existen varios estudios de abogados y gerentes legales de empresas locales y extranjeras que aplican las normas hoy propuestas para formar el código de autorregulación, razón por la cual considera que su implementación es algo viable.

“Yo tengo dilemas éticos prácticamente todos los días. La corrupción existe y siempre pone en juego montos elevados de dinero de la empresa. Es difícil, no lo niego, pero se puede decidir atendiendo a los propios valores o siguiendo los estándares que este código incluye”, afirmó al tiempo de invitar a sus colegas a poner en práctica las normas recomendadas.

MORAL Y RENTABILIDAD
“Hacer negocios no es incompatible con la moral”, afirmó ayer el decano del Colegio de Abogados de Lima (CAL), José Antonio Ñique de la Puente, intentando contradecir al novelista inglés Charles Dickens, quien creía que si no hubiera malos comerciantes no habría buenos abogados. Según Ñique de la Puente, el abogado debe ser el sacerdote del bien, el defensor de la justicia que sirve al cliente solo en la medida en que sirve al derecho y la justicia, y por esa razón respaldó la propuesta y ofreció las instalaciones de la CAL para realizar un foro en el que se discutan las normas propuestas. “El país no superará la etapa de crecimiento para llegar a una etapa de desarrollo si no consolida la ética en sus empresas”, advirtió.

Corregir las malas prácticas que afectan la imagen del país y de las mismas empresas –añadió Beatriz Boza, directora ejecutiva de Ciudadanos al Día– en un ambiente tan lleno de corrupción no será una tarea fácil, pero repercutirá positivamente en la economía del país y en cada una de las empresas involucradas. En el mundo moderno, en el ámbito internacional, ya se cumplen varios estándares de buenas prácticas que –dijo– también pueden y deben ser aplicados en nuestro país si queremos ser más atractivos para los inversionistas internacionales.

EL GRAN RETO
La iniciativa presentada ayer, que fue consultada a la mayoría de las facultades de derecho y a los abogados de firmas como Interbank, Backus, BBVA Banco Continental, Drokasa, Cementos Pacasmayo, BCP y la minera Yanacocha, no es el primer intento por lograr una autorregulación del medio. Tal como refiere Kela León, directora ejecutiva del Consejo de la Prensa Peruana, desde hace por lo menos cuatro años se debate la necesidad de una autorregulación similar a la que se vive en otros gremios como la prensa.

“Considero positiva la iniciativa, sobre todo porque parte de una autocrítica y una voluntad de cambio […] sin embargo, el reto está en lograr el consenso en todo el gremio para poder implementarla”, afirmó. Dado el nivel de corrupción existente en el ámbito jurídico –señaló– la tarea es complicada, pero no imposible.