Apristas acudieron al MEF para elevar el gasto público el próximo año

Parlamentarios y el primer ministro José Antonio Chang fueron a discutir el presupuesto con el titular de la cartera de Economía, Ismael Benavides. Ellos aseguran que la cita fue para “coordinar”

Ampay, compañeros. Congresistas apristas en el sótano del MEF. (Foto: Luis Choy / Video: Frecuencia Latina)

Por Luis Davelouis Lengua

Al mediodía de ayer, el presidente del Congreso, César Zumaeta el presidente de la Comisión de Presupuesto, José Carlos Carrasco Távara; el ex presidente del Consejo de Ministros y actual presidente de la Comisión Política del Apra, Javier Velásquez Quesquén el actual primer ministro, José Antonio Chang, y el congresista líder de la bancada y ex secretario general de ese partido, Mauricio Mulder, se reunieron en privado con el titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Ismael Benavides.

“Hemos venido a aclararle un poco las cosas al ministro porque está un poco confundido”, manifestó Carrasco, refiriéndose a la discusión del día anterior en el Congreso.

La noche del jueves se produjo una acalorada discusión en el Parlamento cuando se debatía la ley de presupuesto 2011, a medida que fueron apareciendo más de 80 puntos adicionales que no estaban en el proyecto original.

Ante ello, el ministro Benavides advirtió: “En ningún momento se debatieron estas propuestas y lo único que generarán es un grave problema fiscal”.

“Lo que se va a revisar son los adicionales [al presupuesto] para llegar a un consenso y que no se genere ningún tipo de desequilibrio en la política fiscal, así de sencillo”, explicó Zumaeta a su salida del ascensor en el sótano del MEF. Además, negó que la reunión se tratara de alguna presión política: “Es una reunión absolutamente… simultánea, espontánea, de coordinación que se hace todos los años”.

El primer ministro permaneció en el despacho de Benavides y Mauricio Mulder salió pocos minutos antes de que la prensa llegara, según contó Velásquez Quesquén. El Comercio trató de comunicarse con ellos y con el ministro Benavides para conocer sus impresiones de la cita, pero no obtuvimos respuesta.

Fuentes del MEF calcularon que el íntegro de las propuestas extras, entre las que se dejaría abierta la posibilidad para la contratación de personal en diferentes dependencias del Estado –500 trabajadores para el INPE y 150 para Sierra Exportadora, también en Petro-Perú y Essalud– y en que se pretendía incluir en la cédula viva a los congresistas jubilados (pedido de la bancada fujimorista), suma, aproximadamente, unos S/.10.000 millones. Esto es más del 11,3% del monto de presupuesto, que asciende a S/.88.461 millones.

Zumaeta aseguró que no había “hecho la sumatoria” y Carrasco tampoco tenía “los números a la mano”. Sin embargo, el primero de ellos dijo que el tema de la cédula viva ya estaba “absolutamente descartado” y aseguró que no se busca engrosar las planillas del Estado. “Eso no es así”, sentenció sin dar más explicaciones.

Carrasco insistió en que “los adicionales son de todos los congresistas” y “para el pueblo” y no solamente de la bancada aprista y negó rotundamente que se buscara “inflar” el presupuesto.

“De lo que se trata es de autorizar a las instituciones del Estado a gastar la plata que ya tienen, lo que significa que no se está aumentando el presupuesto”, aseguró. Sin embargo, cualquier autorización de gasto de esa naturaleza, incluso con cargo a los saldos no ejecutados del ejercicio anterior, en la práctica incrementa el gasto público.