Casas de disfraces y peñas esperan duplicar sus ventas el 31 de octubre

Ambos negocios hacen su agosto en octubre por las celebraciones de Halloween y el Día de la Canción Criolla

Casas de disfraces y peñas esperan duplicar sus ventas el 31 de octubre

IVÁN ÁLVAREZ / (@ialvareza)
Redacción online

¿Celebrar Halloween o el Día de la Canción Criolla? He ahí el dilema para muchos limeños. Sin embargo, lejos de representar una disyuntiva para los empresarios y sus respectivos negocios, el 31 de octubre es un día clave para incrementar sus ingresos.

TIENDAS DE DISFRACES
Relacionadas más con la fiesta de Halloween, las principales casas de disfraces de la ciudad ven incrementar sus ganancias ya sea por la venta o alquiler que demanda la población en esta fecha.

Según refiere la representante de ventas de la conocida tienda “Bombón Rojo”, sus ingresos debido al 31 de octubre se incrementan ya que sus trajes son muy solicitados.

“Si normalmente vendemos diariamente un total de 10 disfraces en cada uno de los cuatro locales, por Halloween las ventas suben aproximadamente a 50 por cada local”, precisa la representante, quien además asegura que para esta festividad ellos producen en promedio unos 40 mil disfraces.

Señala también que los trajes más pedidos son los de policía (en sus 20 versiones), Alicia, reina de corazones, bucamas, colegialas, enfermeras, entre otros atuendos.

“Por este mes, nuestras ganancias aumentan considerablemente porque la venta de los trajes crece en un 300%”, asevera la representante de Bombón Rojo, tienda que ofrece una colección de 60 productos que van desde los S/.100 hasta los S/.250.

Asimismo, la representante de la mencionada tienda afirma que en los últimos años el negocio de los disfraces se ha expandido al punto de que ya no solo se producen indumentarias en talla S, sino también M, L y XL debido a la creciente demanda.

Al igual que el “Bombón Rojo”, “El Reino del Disfraz” también tiene una “buena cosecha” el 31 de octubre. “Normalmente se vende entre 3 o 4 disfraces y se alquila también unos 3 o 4. Pero en esta festividad, llegamos a alquilar 10 disfraces y vendemos unos 6”, dice Ana Escurra, representante de venta.

“En Halloween el alquiler de disfraces sube en casi 50%, pero la venta solo sube a un 15% o 20%”, agrega Escurra, quien además dice que en su tienda se alquilan trajes para niños y adultos cuyos costos oscilan entre 40 y 60 soles, al tiempo que la venta de cada uno varía entre 150 y 200 soles.

“Ahora lo que está de moda para los adultos son los disfraces de la linterna verde, las princesas, policías, batichica. Mientras que para niños se venden los de Angelina Valerina, pitufina, Toy Story, Los superamigos, superman, etc.”, detalla.

Sin embargo, para la representante de esta tienda, la demanda respecto a años anteriores ha ido disminuyendo debido a la competencia que existe, sobre todo aquella que está concentrada en el Mercado Central, en el Cercado de Lima.

El crecimiento por Halloween también beneficia a La Casa del Disfraz, establecimiento que ve aumentar sus ingresos en un 80% por esta festividad.

“Cuando no hay festividades, la demanda baja en casi 40% sobre lo que es disfraces, pero como acá hacemos muñecos publicitarios, eso compensa el déficit”, cuenta Sonia Pantoja, quien menciona que las ganancias de su negocio se elevan entre un 80% y 90%. “Acá el alquiler cuesta entre 30 y 60 soles, y la venta va desde 90 a 300 soles”, asevera.

PEÑAS CRIOLLAS
El 31 de octubre también convoca a una buena cantidad de limeños para revalorar y festejar al ritmo del cajón, guitarra y buena sazón el Día de la Canción Criolla, situación que es muy bien aprovechada por las peñas de Lima, que en esta fecha presentan variados espectáculos.

“Para el 31 pusimos a la venta 100 entradas y estas se agotaron a los 3 días, pero el teléfono sigue sonando para solicitar reservaciones pero ya no hay sitio”, comenta Marilú de Vásquez, dueña de la peña “Don Porfirio”, quien agrega que para esta fecha duplican el precio de las entradas (normalmente cuestan S/.25).

De Vásquez comenta también que las ventas por bebidas y comidas se incrementan de manera considerable. “Acá en 31 duplicamos las ventas por comidas y bebidas. El plato más vendido es el lomo saltado y la bebida que está desplazando a la cerveza es el pisco porque cada vez crece más en la gente”, acota.

En la peña “Del Carajo” la situación no es muy distinta. Según refiere el jefe de marketing de este establecimiento, Iván Vilca, las entradas que pusieron a la venta por esta festividad ya están casi agotadas. “Las entradas las duplicamos de 30 a 60 soles, esto porque los artistas criollas cobran también el doble en estas fechas”, explica.

En cuanto a ingresos, Vilca señala que su local ve un ingreso de más de 50% por entradas, mientras que por venta de productos (piqueos y bebidas) supera un poco más ese porcentaje. “En comparación con años anteriores, diría que el ritmo de ganancias se ha mantenido con un aumento de casi 50%”, puntualiza Vilca, quien además dice que ahora también gente joven está optando más por los espectáculos de música criolla.

De otro lado, el administrador de la peña “De Rompe y Raja”, Iván Visconde, asegura que si normalmente reciben en la semana unas 600 visitas, en el Día de la Canción criolla esta cifra se eleva en un 40%. “De 800 entradas ya solo nos quedan 12”, refiere Visconde, quien agrega que por esta festividad las ganancias del local suben en un 30%.

“Lo que más se vende durante esa noche es lomo daltado, los anticuchos y los cocteles de pisco”, puntualiza.