Lo que la SBS debe hacer para que trabajadores independientes se afilien a una AFP

Expertos señalaron a Día_1 que la entidad tendrá que hilar fino para obligar a los trabajadores a aportar a un fondo de pensiones

Lo que la SBS debe hacer para que trabajadores independientes se afilien a una AFP

(Foto: Archivo El Comercio)

ALEJANDRA COSTA

Tras ampliar el plazo para el trámite de permanencia en la comisión por flujo de las AFP, el jefe de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), Daniel Schydlowsky, comentó que –más allá de las colas y las voces que pedían su salida– le era “grato constatar que por primera vez en los 20 años del sistema privado de pensiones (SPP) la ciudadanía ha cobrado consciencia de la importancia que tiene su cuenta de jubilación en su vida económica y familiar”.

Desde esa perspectiva, la incorporación de los trabajadores independientes menores de 40 años al sistema privado de pensiones –detallada por el reglamento de la Ley 29903 publicado por el MEF el 3 de abril– resulta una nueva oportunidad para que una mayor parte de la PEA corrobore la relevancia del sistema previsional.

El reglamento ha dado algunas luces sobre cómo se llevará a cabo este proceso, pero aún hay muchos cabos que la SBS tendrá que atar en una norma complementaria. ¿Cómo evitar que se generen inconvenientes que resten más legitimidad al sistema de las AFP?

LARGA DATA
La historia de la actual reforma muestra que la idea de incorporar a los independientes nació de la Asociación de AFP (AAFP), que veía en este nuevo abanico una oportunidad para ampliar la cobertura y su mercado, en un contexto en el que la licitación de afiliados cada dos años los podía privar de ello.

Por eso debe haber resultado angustiante para las AFP que analistas como Enrique Díaz, presidente ejecutivo de MC&F, y laboralistas como Percy Alache dedujeran del reglamento que estos eran nuevos afiliados y por lo tanto debían ser inscritos en la ganadora de la licitación: AFP Habitat.

Para su tranquilidad, pero también para su impaciencia, la SBS ha señalado que aún no hay nada decidido y que incluso se estudia que la obligatoriedad de aportes para este grupo empiece en la próxima subasta, a fines del 2014.

“Hay bastantes cosas por ver y vamos a tomarnos el tiempo para hacerlo bien. La incorporación de otros grupos poblacionales siempre es un desafío y nadie conoce el secreto de cómo hacerlo a la perfección”, declaró Schydlowsky a Día_1. “En la medida en que algo no funcione, haremos las correcciones, pero no quiero pronunciarme sobre ningún detalle aún”, comentó.

LENTO, PERO NO TANTO
La paciencia es saludada por Jaime Vargas, gerente de la división Comercial de Prima AFP, especialmente si el tiempo es aprovechado en una campaña informativa sobre las ventajas del SPP.

Sin embargo, indicó que sí esperan que se defina pronto si este nuevo mercado será libre o dependerá también de una licitación.

“Aún no tenemos claro cuál va a ser el nuevo escenario y cómo vamos a poder operar en él. Tenemos que ver las reglas que se van a dar para ver qué tan rentable es y cuán atractivo es este mercado, aunque nosotros ya llevamos un tiempo dedicados a atraer a independientes”, comenta.

Dando un paso hacia adelante, Giovanna Prialé, presidenta del Instituto de Finanzas Personales, propone que la SBS realice en el 2014 una segunda licitación de trabajadores independientes, en paralelo con la de los dependientes.

En este caso, sugiere, la ganadora no debería ser la que ofrezca solo la menor comisión, sino que se podría diseñar un indicador dinámico que incluya también variables como el número de agencias y canales para brindar servicios al afiliado –propias o a través de alianzas– y un plan de educación previsional para atraerlos.

“Durante el proceso de reforma hemos visto al Gobierno a un lado y a las AFP al otro. Creo que en este caso ninguno de los dos va a lograr sus objetivos si no desarrollan una estrategia público-privada creativa para captar a este nuevo mercado y si no hacen un estudio adecuado para ver qué buscan los independientes. Nunca hemos escuchado la voz de los usuarios”, critica Prialé.

De cara a estos nuevos afiliados –que la SBS calcula en 700 mil, pero que podría verse como un mercado potencial equivalente al 40% de la PEA– el método de cálculo del aporte podría causar complicaciones.

El reglamento ha establecido que la base para definir la retención sean los ingresos mensuales cuando, precisamente, los independientes no tienen un sueldo estable.

Asimismo, indica que a los que ganen menos de una y media remuneración mínima vital (RMV) –o S/.1.125 al mes– se les retenga un 5% de sus ingresos hasta el 2014, un 8% en el 2015 y un 10% desde el 2016.

“Podría resultar que en un mes un afiliado esté dentro de ese rango y, al otro, tenga que aportar 10%. Hay que buscar la manera de que esto no genere inconvenientes a los aportantes, que no deben alegrarse de ver reducidos sus ingresos”, señala el laboralista Ricardo Herrera.

En tanto, Prialé recordó que muchas veces este ‘sueldo’ incluye otros costos además de la remuneración.

DILEMA DE COMISIÓN
La aplicación de la comisión por saldo en este caso también es algo que debería evaluarse, de acuerdo con el ex presidente de la Comisión de Economía del Congreso, Luis Galarreta.

“La principal característica de este esquema es que no te conviene si vas a pasar temporadas sin aportar, porque se descuenta del fondo. Va a ser difícil convencer a los independientes de que el SPP les conviene”, explicó.

Y, lo más importante, la SBS tendrá que ser muy creativa para cerrar la puerta a los que quieran evitar el descuento. Como recuerda Herrera, algunos independientes llevan décadas desarrollando estrategias para evadir del Impuesto a la Renta. Podrían, por ejemplo, colocarse en una planilla ganando un sueldo mínimo, pues la norma exonera a los que aportan por la quinta categoría y la cuarta. En ese sentido, consideró que la Sunat debería participar de cerca en el proceso. En lo que todos coinciden es que el reto va a ser cómo comunicar este cambio para que no sea percibido como un perjuicio, sino como un beneficio a futuro.