Fiesta de la Candelaria dejará más de US$30 millones en ingresos a Puno

Cerca de 20 mil personas han llegado al destino altiplánico por la festividad que culminará el 18 de febrero

Fiesta de la Candelaria dejará más de US$30 millones en ingresos a Puno

Pese a la intensa lluvia que cae sobre Puno, la Fiesta de la Candelaria ha conseguido convocar a casi 20 mil personas hasta hoy, según su cámara regional de turismo. La cifra podría seguir creciendo, ya que las celebraciones se prolongarán hasta el próximo 18 de febrero.

“Esperábamos 12 mil visitantes a principios de año, pero ese número creció gracias al feriado largo de este último fin de semana, y a la campaña Febrero Viajero y sus paquetes turísticos con 65% de descuento”, comenta a El Comercio el presidente de la cámara, Manuel Quiñónez.

El 80% de los turistas que han arribado a la ciudad son peruanos de Tacna, Cusco, Arequipa y Moquegua, en la región sur, y de Lima, Trujillo, Chiclayo, Cajamarca e Iquitos, en el resto del país.

Para Manuel Quiñónez, la presencia de compatriotas de este segundo grupo de ciudades demuestra que la promoción de tarifas económicas ha permitido que la fiesta de la Candelaria deje de ser una celebración regional, como hasta el 2011, y se convierta en un evento de alcance nacional.

Esta circunstancia define el ingreso económico de las empresas en el destino altiplánico: de acuerdo con la Dirección Regional de Turismo de Puno (Dircetur), los negocios en la ciudad recibirán más de US$30 millones por la visita de cerca de 20 mil turistas, aunque no todos serán beneficiados en igual proporción.

MENOS LUJO
El que la mayor parte de viajeros sean peruanos, por ejemplo, explica por qué los hoteles de dos, tres y cuatro estrellas rozan el 100% de ocupación, mientras que los de cinco estrellas no superan el 60%.

Daniel Molero, gerente del hotel Libertador Puno (el más lujoso de la zona), señala que tras reducir sus tarifas de US$240 a US$170 por noche, consiguió que 80 de sus 123 habitaciones estén ocupadas, la mayoría por compatriotas.

“Cambiamos nuestra estrategia de negocio”, señala Molero. “Con la Candelaria apuntamos a tener más volumen con menos precio”, detalla.

El ejecutivo apunta que la campaña Febrero Viajero ha funcionado para el turismo interno, pero que en el caso del mercado receptivo hay poco interés por Puno, básicamente porque no hubo mayor promoción.

Después de la celebración, la ciudad seguirá con las ofertas de Sur Pone, hasta finales de marzo.