Final del Mundial es anestesia para una España en crisis

Con 20% de desempleo, recortes presupuestales, pugnas regionalistas y poca confianza en mercados financieros, los ibéricos afrontan el domingo un choque deportivo, pero la pugna contra la crisis no tiene fecha fija

Final del Mundial es anestesia para una España en crisis

La clasificación de España a la final de Sudáfrica 2010 no solo ha escrito una nueva página en su historia deportiva, sino también en la economía de la nación europea. Ello, a la luz de que este viene siendo un año miserable marcado por el alto desempleo y los problemas económicos.

La fiesta se desató en las calles en todo el país el miércoles por la noche, tras el triunfo 1-0 contra Alemania y la esperanza de ganar el título el domingo, frente a Holanda, ha borrado momentáneamente en los españoles el mal sabor de la crisis económica.

“¡Estamos muy orgullosas! Es una buena distracción de la crisis y del pésimo gobierno que tenemos. Esto levanta el espíritu de la gente”, dijo Loria Alejandrez, funcionaria de 63 años, quien vio el partido en la pantalla gigante colocada en el exterior del estadio Santiago Bernabéu.

España, con el índice de desempleo más alto de Europa y una creciente deuda tras una década de “boom” inmobiliario, ha introducido duras medidas de austeridad, incluido el recorte de los salarios de funcionarios públicos, en un intento por evitar un crisis de deuda que ya ha afectado a Grecia.

El juego sereno y sólido desplegado por la selección española contrastó con la intensa lucha política que persiguió los intentos del Gobierno socialista para imponer unas impopulares reformas bajo la presión de los mercados internacionales.

“Necesitamos algo para demostrar que podemos hacer cosas juntos en lugar de discutir todo el tiempo”, señaló Pedro Schwartz, economista en la Universidad San Pablo en Madrid.

AUDIENCIA ENORME
El partido fue seguido por 13,3 millones de espectadores, más del 80 por ciento de la audiencia de televisión del miércoles por la noche, según una consultora de medios.

El presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que había visto el encuentro muy nervioso junto a su esposa e hijas y que los jugadores habían dado a la nación una inmensa alegría en un momento difícil.

“En el fútbol ha llegado ahora nuestro momento y creo que esto nos va a venir bien para elevar la confianza y la autoestima en el país”, declaró el mandatario en una entrevista en una radio tras el partido.

La confianza de España en los mercados financieros se ha marchitado en los últimos meses, aumentando el costo de los créditos para el Gobierno.

CATALÁN PUYOL Y LA UNIDAD ESPAÑOLA
El hecho de que Carles Puyol sea catalán, el jugador que marcó el gol de la victoria, añade un impulso adicional a los sentimientos de unidad española, especialmente tras la sentencia del Estatut que los catalanes se disponen a contestar en una manifestación a favor de Cataluña como nación el sábado 10 de junio.

España está disfrutando de momentos de gloria en el mundo deportivo, con una reciente victoria en Wimbledon del tenista Rafael Nadal y con Pau Gasol ayudando a Los Angeles Lakers a conquistar el título de la liga estadounidense de baloncesto, la NBA, por segundo año consecutivo.

FEROZ DESEMPLEO
Sin embargo, la dura realidad del 20% de desempleo y uno de los niveles de deuda más altos de Europa, junto a las perspectivas de reducción de salarios y beneficios, hizo mantener la cabeza fría a los ciudadanos que guardaban cola en una oficina de desocupados.

“Es un caso de Pan y Circo. Cuando los cosas no iban bien en Roma, montaban un circo de comida gratis para que la gente se pusiera contenta y para aplacar disturbios. En cierto sentido, el éxito del equipo español es un poco así”, remarcó Julio Ramírez, un profesor de inglés desempleado de 34 años. “Así es como veo el fútbol”, añadió.