Grecia desmintió cesación de pagos para afrontar deuda

Ministro de Finanzas del país heleno, Evangelos Venizelos, advirtió también que meta revisada del déficit griego para este año aún sigue en riesgo

Grecia desmintió cesación de pagos para afrontar deuda

Tras anunciar que Grecia incumpliría su objetivo fiscal para este año, el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, defendió hoy el manejo gubernamental de la economía al afirmar que no se ha discutido sobre un cese de pagos de la deuda griega y culpó a la profunda recesión del fracaso en el cumplimiento de las metas de déficit.

“No hay discusión de default”, afirmó Venizelos.

La noticia de que el endeudado país tendrá un déficit de 8,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en vez del 7,6% previsto, pese a los fuertes recortes de gastos y alzas tributarias, puso en aprietos a las autoridades europeas que buscan evitar la moratoria.

Venizelos advirtió que la meta revisada de déficit para el 2011 seguiría requiriendo esfuerzos. Parte de los planes de reforma del Gobierno aún deben ser votados en el Parlamento. “Si los mecanismos estatales no funcionan y no tenemos la cohesión y solidaridad nacional necesaria, obviamente podríamos tener problemas con nuestra meta del 8,5%”, sostuvo.

AYUDA ECONÓMICA
Venizelos comentó que el Gobierno heleno podía esperar hasta mediados de noviembre para recibir el siguiente tramo de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque según declaraciones previas de las autoridades griegas, era urgente para este mes.

Informó que las severas medidas anunciadas por su Gobierno han cambiado el clima de las negociaciones por la deuda, y que sus socios europeos estaban más preocupados de ver reformas estructurales en la economía griega que medidas fiscales. “No necesitaremos más medidas, no son necesarias en la medida que seamos consistentes”, declaró.

El funcionario griego dijo también que se pondrá hasta 880 millones de euros en bonos como garantías para Finlandia, exigidas a cambio de que la nación finesa aporte al segundo rescate para Atenas, pero que creía que ningún otro país europeo pediría un trato similar.

De otro lado, los funcionarios europeos aún siguen presionando para que Grecia implemente las reformas necesarias. Ministros de Finanzas de la zona euro dijeron ayer que estaban evaluando que los acreedores privados asumieran más pérdidas por la deuda griega en su poder, un paso que acerca más a la moratoria y que hizo tambalear al euro ante los temores de que los bancos del bloque monetario puedan verse afectados.