En La Hora del Planeta apenas se ahorró 1,98% de energía

En total se dejaron de consumir 98 MW. En el 2009, cuando el Perú participó por primera vez en esa campaña, se ahorraron más de 500 MW

EL COMERCIO

La primera vez que el Perú participó en La Hora del Planeta fue en el 2009 y en esa oportunidad se dejaron de consumir poco más de 500 megavatios (MW) de energía, un 14% del consumo total de energía.

En el apagón voluntario del sábado último, entre las 8:30 p.m. y las 9:30 p.m., el Perú apenas ahorró 98 MW, lo que significa menos de la quinta parte de lo que se había logrado cuatro años antes.

Al respecto, el presidente del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES-Sinac), César Butrón, señaló que lo que se dejó de consumir apenas representa el 1,98% del volumen de producción total de electricidad, que es de aproximadamente 5.000 MW.

Desde el segundo año de la participación peruana, el ahorro de energía se ha reducido. En efecto, en el 2010 se dejaron de consumir 300 MW; en el 2011, 280 MW; y el año pasado, 180 MW.

El director de Eficiencia Energética del Ministerio de Energía y Minas, José Eslava, señaló que para este año su sector se había propuesto lograr un ahorro similar al obtenido el primer año en que el Perú se sumó a la campaña.

La Hora del Planeta se realizó por primera vez en el 2007 y es organizada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y por la agencia publicitaria Leo Burnett. Desde esa fecha, se acordó apagar por una hora las luces los últimos sábados de marzo, como una forma de llamar la atención sobre la necesidad de enfrentar el cambio climático y el ahorro de energía.

EL PERÚ Y EL CAMBIO CLIMÁTICO
Además de los deshielos de los glaciares, el cambio en la estacionalidad de algunos cultivos de la costa, sierra y selva y el incremento del nivel del mar, el Perú ya sufre las consecuencias del cambio climático.

Según los científicos, el aumento de lluvias, los oleajes anómalos y hasta las extrañas temperaturas que han llegado a 34 °C en Lima son consecuencias de ese trastorno del clima.