Juan Fernán Muñoz: "Hay que sincerar el precio del gas"

El decano del Colegio de Ingenieros del Perú considera que el mercado interno de gas en el país está abandonado

Juan Fernán Muñoz: "Hay que sincerar el precio del gas"

Por Mariella Balbi

¿Por qué el Colegio de Ingenieros del Perú tiene una posición contraria a la exportación del gas?
No tenemos nada en contra de la actividad exportadora, lo que sucede es que aún no se ha definido una política energética. Recién tenemos unos lineamientos, cuando debió ser definida en su momento. El gas se puede usar para muchas cosas, pero hasta hoy, en buena proporción, se ha venido quemando en centrales térmicas de ciclo abierto que son contaminantes e ineficientes y se les vende el gas a un precio irrisorio. Es cierto que se están promoviendo las plantas de ciclo combinado, pero requieren una mayor inversión. No olvidemos que el Perú es rico en caídas de agua. Al darles gas a las centrales de ciclo abierto se han parado las grandes inversiones hidroeléctricas.

¿Sabemos cómo será nuestra matriz energética en las próximas décadas?
Se quiere cubrir el 33% del consumo de energía con gas. Actualmente estamos en 20%. Pero podríamos tener todo con las hidroeléctricas. El Perú tiene más de 300 caídas de agua demostradas.

Pero con el cambio climático las lluvias son escasas. ¿No es bueno repartir las fuentes de energía?
Hay que estar preparados para el cambio climático. Lo cierto es que no contamos con una real política energética.

¿Y esa es la gran objeción para la exportación del gas?
Es una de las objeciones. La otra es el desabastecimiento del mercado íntegro. Gas hay, pero no se abastece toda la industria, lo cual nos resta competitividad.

Los industriales quieren que se les venda el gas a precio barato…
Eso es lo lógico, que lo vendan al precio de exportación. En qué beneficia al país exportar a 3 dólares y que al interno se le venda a 5. Hoy tenemos distintos precios, dependiendo del lote de donde provenga. Por qué voy a favorecer al extranjero, seguramente me dirán que es porque son contratos de largo aliento. Puede ser. Entonces, que los nacionales tengan también esos contratos largos. No se quieren precios subsidiados.

¿Sería mejor tener un solo precio para el gas y no que de algunos lotes se venda a menos de un dólar y de otros a más?
Tenemos que sincerar el precio al valor del mercado, como buen commodity que es. Al local le debe costar lo mismo que paga el exportador. Nosotros ganamos el margen de transporte.

Al final del gobierno de Toledo se permitió que se exportara el gas del lote 56. ¿Qué pensaron?
No hay explicación. Primero debe ser el mercado local, no solo de gas sino de petroquímica. Mire, Cachimayo, que está a 100 km del pozo, no tiene gas y, sin embargo, se está exportando.

¿Es un problema de transporte y no de falta de gas?
Lo cierto es que no llega al local. Hace dos años el presidente García dijo que enjuiciaría al presidente Toledo por haber permitido la exportación y luego cambió de posición…

¿Cómo se explica ese viraje?
Existe un facilismo, la exportación da dinero rápido al Estado. Pero el contrato dice que primero se requiere abastecer al mercado local y no se hace. Si pongo hoy un aviso que diga: “Aquellos industriales que deseen usar gas en su planta, sírvanse inscribirse en el Colegio de Ingenieros”, voy a tener una lista del tamaño de la guía telefónica. Para tener gas ahora la empresa tiene que entrar en una subasta, poniendo 10.000 que los pierde si no gana. ¿Quién va a entrar? Solo las grandes empresas, pero el 97% de nuestra industria son pequeñas y medianas que absorben la mayor cantidad de mano de obra. La subasta es totalmente discriminatoria, te saca del mercado. Estamos perdiendo competitividad. Lo que debería regir es que yo me anoto y me dan gas. Con la plata que ganaremos de la exportación tendría que abastecerse a empresas como Cachimayo y las industrias de la zona y también las de Lima.

¿Quién hace el ducto?
Le cobraremos el transporte, el ahorro sería considerable. El Estado asociado con la empresa privada debe promover una red suficiente. Lima solo tiene red para cinco distritos y no son los más populosos, pero sí pueden dar un pago a cuenta. ¿Por qué no hay gas en los grifos, si necesitamos más vehículos a gas, es menos contaminante?

No hay interés de los grifos en invertir en el sistema de gas.
Tampoco hay una política motivadora, se privilegia la exportación. Debería haber un apoyo para que se creen grifos de gas. Cálidda no ha avanzado lo suficiente en la instalación de redes en los distritos. No hay nadie que vea una política energética para el país, que incentive su utilización. En el mercado interno los precios son mayores, hay grifos que no abastecen, industrias que no pueden comprarlo y falta de redes.

La inversión de Pampa Melchorita es más de 3.000 millones de dólares.
Y le es rentable como empresa. No digo que no sea buena inversión, pero por qué no hace cabotaje para abastecer a Sider Perú, por ejemplo. No se lo exigieron en el contrato. La competitividad no se logra en una mesa de diálogo, eso es retórica. Ya está demostrado que hay gas, pero les debe llegar a todos.

¿El gasoducto al sur con Petrobras y Odebrecht fomenta la inversión privada?
Es bueno, pero tardío. No existe el fomento de la inversión en gas. Si cubren el mercado interno y quieren exportar, en buena hora.

¿Se debería renegociar el precio del gas que exporta Perú LNG?
Perú LNG ha sido un facilismo de los políticos de turno para conseguir ingresos y ha sido una empresa privilegiada, bienaventurado sea. Sí creo que se debería renegociar el precio del gas. Los contratos de exportación son inamovibles, pero se pueden poner condiciones para que haya inversión local, es lo más importante o si no se eleva el precio del gas que se exporta que es bastante bajo.

¿Por cuánto tiempo tendremos gas?
Por 25 o 30 años, de acuerdo con los informes. Lo más probable es que sigan apareciendo pozos y que tengamos gas por un tiempo mayor. Nos ha faltado una buena venta a través de Pro Inversión. Cuanto más se exporte, vendrán más a explorar. Y ahí hay otro tema: ¿por qué se han dado concesiones tan grandes?, hay extensiones que son más grandes que Bélgica. Las empresas no hacen una exploración agresiva.

¿Cuántas empresas de exploración tenemos?
Tengo entendido que son cerca de 13, un número relativamente pequeño para las posibilidades que hay. Se dice que han venido muchas empresas de segundo nivel. Nosotros no podemos espantar al inversionista sino recibirlo con los brazos abiertos.

¿Cómo los hemos espantado?
Porque no nos hemos puesto de acuerdo nosotros mismos y aún no tenemos una política clara, no sabemos qué queremos. No hay acuerdo, todo el sur está levantado.

La política del nacionalismo es ir en contra del Gobierno en este punto.
Esos políticos se prenden de esto para hacer un levantamiento. Pero, lógicamente, si no me llega el gas, no voy a estar contento. Yo estoy en contra de la agitación —el país necesita trabajo— aunque es una bandera de quien quiera levantarla. Tenemos una política de parches. El ministro ha dicho ya no más generadoras de ciclo abierto, pero ya quemamos mucho gas y desalentaron a las hidroeléctricas. Los inversionistas ven su rentabilidad, no el desarrollo del país.