Mercedes Aráoz descartó que el gasto público se esté desbocando

Ministra de Economía y Finanzas aseguró que se cumplirá con meta de déficit fiscal

Mercedes Aráoz descartó que el gasto público se esté desbocando

Por Luis Davelouis Lengua

Sigue el enfrentamiento entre el Banco Central de Reserva (BCR) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y ayer, la titular del MEF, Mercedes Aráoz, rechazó que hubiera un gasto desmesurado desde el frente fiscal o que estuviera creciendo de manera exagerada, como habría sugerido la semana pasada el BCR cuando presentó su reporte de inflación.

Así, la ministra defendió la posición de su despacho y aseguró que “si no hay inversión pública estaríamos frenando la economía innecesariamente”.

Sostuvo que si el BCR subiera más la tasa de referencia podría correrse el riesgo de atraer capitales de corto plazo que presionarían aún más el dólar a la baja. En ese contexto, explicó que su despacho alistaba en coordinación con el BCR la compra de US$100 millones para atender diversas necesidades del fisco.

También descartó que el alza de tasas fuera a afectar los créditos, pues “el sistema financiero está muy sólido, pero tampoco queremos que se creen burbujas financieras”.

LO QUE DICE LA PLAZA
“Me parece que este debate no debería producirse a través de los medios si no a puerta cerrada en las oficinas del MEF o del BCR […], no creo que haya ninguna razón para mantener la expansión del gasto este año con las variables económicas tan positivas […] solo si se tratara de gasto de inversión en marcha —como explicó el viceministro de Hacienda, Miguel Castillo— entendería que no se busque cerrar la brecha fiscal este año y que se mantenga la meta de 1,6% […] eso no es política fiscal contracíclica”, sostuvo Pablo Secada, economista principal del Instituto Peruano de Economía (IPE).

Para el analista en jefe del Banco de Crédito, Alonso Segura, el gasto público —en efecto— viene creciendo bastante fuerte, “pero sí se alcanzará la meta del MEF […]; sin embargo, debería buscarse cerrar la brecha del déficit fiscal en lugar de mantener el gasto, pero es difícil porque es un año electoral”.

Por otro lado, el ex superintendente de banca Juan José Marthans señaló que “estaría muy mal que se esté utilizando el gasto fiscal con fines políticos (las elecciones regionales son en octubre)”, pero aclaró que “me parece muy peligroso que se esté buscando desacelerar la economía en esa magnitud […], pienso que puede haber una recaída del contexto internacional en cualquier momento […], aún no se ha sincerado la situación […] y es mejor que tengamos un poquito más de inflación que estar desacelerando a destiempo […]; ya nos equivocamos una vez”.

No obstante ello, los demás economistas consultados coincidieron con Guillermo Arbe, del Scotiabank, quien explicó que “la política monetaria del BCR debería ir hacia la neutralidad y eso supone que la tasa de interés de referencia en términos reales debería estar alrededor de 2% por encima de la inflación […]; es decir, alrededor de 4,5% o 5%”.

“Por eso, la tasa del BCR cerrará el año alrededor de 3,25% o 3,5%”, agrega el analista del BCP.

Respecto al impacto en el tipo de cambio del movimiento de tasas mencionado por el MEF, Secada explicó que, para evitar presiones sobre el dólar, el BCR está elevando los encajes en moneda extranjera y en especial para los depósitos en dólares a plazos menores a dos años. Así, se encarece el costo de la operación que realizan estos inversionistas de corto plazo y se desincentiva su realización. Un incremento de 1% en el encaje equivale más o menos a un incremento de 0,25% en la tasa de referencia.

“Aún así, es complicado que el BCR mueva tasas y encajes porque el mensaje se complica para los inversionistas”, explica Secada.