"El petróleo y sus consecuencias", por Diego Marrero

En el mediano plazo, se debería esperar una subida del petróleo. Un precio cercano a US$30 es insostenible

"El petróleo y sus consecuencias", por Diego Marrero

Petróleo. Los principales países petroleros de la región se han visto muy afectados por la reciente coyuntura y buscan enfrentar la crisis de distintas maneras. (Foto: Bloomberg)

Uno de los principales factores que está generando volatilidad en los mercados financieros es la caída del precio del petróleo.

 

Luego de llegar a US$145 por barril en los meses previos a la crisis financiera del 2008 y de una caída estrepitosa hasta US$34 inmediatamente después, el precio se estabilizó luego en niveles cercanos a US$100; momento en el cual en EE.UU. se inicia la llamada revolución del shale-gas, lo cual, sumado a una mayor producción por parte de los países miembros de la OPEP, generó un crecimiento en la oferta mundial del crudo.

Esto no fue acompañado por un crecimiento de la demanda en la misma magnitud. Como consecuencia, la sobreoferta generó un colapso en el precio hasta llegar a un mínimo de US$26 en febrero de este año. 

El principal beneficio de un menor precio del petróleo es una transferencia de riqueza de los productores a los consumidores finales, lo cual debería tener un efecto positivo tanto en el consumo –como consecuencia de un mayor ingreso disponible–, como en los márgenes de las empresas que utilizan como insumo algún derivado del petróleo. 

Por otro lado, la caída del precio trae como consecuencia una disminución en la inflación, principalmente para países importadores netos de petróleo, lo que puede dejar espacio para políticas monetarias expansivas. 

En el mediano plazo, se debería esperar una subida en el precio del petróleo. Un precio cercano a US$30 es insostenible, pues este nivel está por debajo del costo de muchos productores; de mantenerse el precio, estos deberían salir del mercado, lo que eliminaría la sobreoferta.

Sin embargo, este ajuste podría tomar un tiempo, ya sea por la duración del ciclo de reposición de la producción o por razones geopolíticas. Las consecuencias negativas de la caída del precio del petróleo en la economía mundial son diversas.

Por un lado, cuando el precio cae a un nivel que está por debajo del costo de producción, muchas empresas dejan de ser rentables y su situación financiera se deteriora. Estas empresas por lo general tienen un alto nivel de endeudamiento a través de préstamos bancarios o bonos, por lo que su deterioro crediticio podría poner en riesgo al sistema financiero.

De otro lado, aproximadamente el 30% de la inversión en capital mundial está relacionado con la industria del petróleo, con lo cual se estaría poniendo en riesgo un tremendo nivel de inversión y ello podría generar una presión recesiva mundial. Finalmente, muchos países y mercados bursátiles dependen en gran medida de los ingresos derivados del petróleo. 

Hasta el momento, la caída en el precio del crudo se ha asociado principalmente a un exceso de oferta, pero el gran riesgo sería que a ello se sume una caída en la demanda mundial, principalmente de China, que está cambiando su modelo económico de uno basado en la manufactura con un sesgo exportador a uno basado en el consumo interno con énfasis en el sector servicios, con lo cual tendría una menor demanda de energía. En este escenario, es difícil que se compensen los beneficios que podría tener un precio bajo de la energía. 


Tags relacionados

Petróleo