Proyectos de ley "contraproducentes" encienden alarma empresarial

Al menos un tercio de los 72 proyectos de ley presentados en el Congreso afectarían el nivel de competitividad del país, afirma la Cámara de Comercio de Lima

MARCELA MENDOZA RIOFRÍO

En el marco legislativo, parece que la historia tiende a repetirse. Al cierre de la legislatura pasada, la Comisión de Economía del Congreso informó que, de los 770 proyectos de ley que se presentaron a ese grupo de trabajo, solo 172 se convirtieron en leyes y el 37% (290) se archivó porque iba contra el modelo de economía social de mercado que dispone la Constitución.

Y en la actual legislatura el panorama es parecido, porque alrededor de un tercio de los primeros proyectos presentados tiene un corte populista o estatista que es perjudicial para la competitividad. Así lo estimó el economista Óscar Chávez, quien realizó para la *Cámara de Comercio de Lima(CCL) una evaluación del nivel de competitividad que ofrecen las primeras 72 propuestas legislativas ingresadas al Congreso.

Luis Galarreta, presidente de la Comisión de Economía, confirmó que varias iniciativas archivadas en la legislatura pasada han sido resucitadas y nuevamente propuestas, en especial por la bancada oficialista de Gana Perú. “Estamos viendo varios proyectos que nos preocupan mucho”, afirmó.

“Entre las medidas desfavorables están el fortalecimiento de Enapu, el interés de crear una aerolínea de bandera y el deseo de regular las tasas de interés del sistema financiero a través de una disposición del código de consumo”, sostuvo Manuel Romero Caro, presidente de la Comisión de Competitividad y Reforma del Estado de la CCL.

“La inversión empresarial y el consumo privado explican más del 80% del crecimiento de la economía peruana. En la última década, el PBI aumentó en más de 53% y la pobreza cayó 23,5% gracias al aporte de las empresas privadas. Por eso consideramos que, si bien la inversión pública es importante para generar infraestructura, aumentar las inversiones y el campo de acción del Estado, no tiene un impacto tan sustancial en el PBI como sí lo tiene la facilitación de la inversión privada. Si queremos lograr la inclusión social y la reducción de la pobreza, lo mejor es facilitar la inversión privada y no generar leyes que vayan contra la competitividad y productividad en estos sectores, tal como sucede en las propuestas citadas”, explicó Romero Caro.

SER COMPETITIVOS
Para los analistas del Instituto de Economía de la CCL, las propuestas que pretenden fortalecer al Estado como empresario son contrarias a la competitividad y nos harían retroceder puestos en el ránking del World Economic Forum. Sin embargo, Piero Morosini, experto en competitividad de Centrum Católica, considera que el problema no es que el Estado sea empresario, sino que no se cuente con los niveles gerenciales adecuados para tener empresas estatales eficientes.

“Las empresas son un medio, no un fin. En el Perú estamos bien en la mayoría de pilares, excepto en infraestructura física, uso de herramientas tecnológicas y educación gerencial. El Estado no es malo ni bueno, depende de quién lo maneja. Por eso creemos que lo que faltan son leyes a favor de la capacitación ejecutiva y la inversión en tecnología”.