¿Por qué aprender de los que brillan en nuestro trabajo?

La reconocida administradora Inés Temple nos explica lo importante que es contar con personas exitosas en el entorno laboral

¿Por qué aprender de los que brillan en nuestro trabajo?

Por: Inés Temple
Administradora

Trabajando con personas exitosas uno aprende a reconocer los factores que contribuyen a su éxito y satisfacción profesional. Por lo general, son personas que se toman el tiempo para reflexionar sobre su proyecto de vida y definir lo que quieren lograr en su carrera. Toman conciencia plena de su capital humano (experiencia, habilidades, conocimientos, fortalezas) y se focalizan en sus metas, logros y resultados.

Saben que el retorno de su capital humano depende también de su capital social (relaciones de confianza, imagen, credibilidad y reputación) y mantienen una línea ética, entendiendo que las fallas éticas son imperdonables para quienes apuestan por sí mismos a largo plazo. Actúan con integridad para merecer la confianza de quienes los refieren, sabiendo que lo que hacen o dejan de hacer comunica el valor y el carácter de su marca personal.

Se preocupan de sus relaciones interpersonales y atesoran una extensa y variada red de contactos, especialmente cuando les va bien. Saben que buscar a sus contactos cuando los necesitan —por ejemplo, cuando buscan trabajo— sin haber generado una relación de confianza, es como intentar retirar de una cuenta sobregirada. Desarrollan contactos de todo nivel sin caer en el error de restringirlos solo a pares o superiores.

Ahora también se preocupan de tomar control de su identidad digital, anticipándose a potenciales problemas de reputación en la web. Con frecuencia actualizan su perfil en redes sociales profesionales para liderar la información que los buscadores muestran de ellos. Son propietarios de dominios con su nombre (correo y web) y tienen una dirección de correo personal seria —¿Confiaría en lacobra_78x@…?— para estar siempre comunicados con sus contactos, sabiendo que su dirección laboral puede cambiar de un momento a otro.

Vale la pena aprender de los que brillan e invierten tiempo y energía en desarrollar su capital humano y social. Ellos, sabiendo de lo que son capaces, se muestran al mundo con transparencia y seguridad. Hacerlo les permite balancear mejor su energía y sentirse más motivados, productivos y satisfechos. ¿No es eso lo que todos queremos?