¿Para qué y dónde utilizan principalmente las tablets los limeños?

El último estudio realizado por Ipsos Perú muestra que el número de hogares en Lima que poseen una tablet creció de 5% a 14% entre el 2012 y el 2013

¿Para qué usan las tablets los limeños? ¿Qué herramientas se han dejado de lado ahora que se tiene acceso a estas nuevas tecnologías? ¿Su condición móvil es verdaderamente aprovechada o los usuarios nunca la sacan de casa?

Javier Alvarez, gerente de Cuentas y Estudios Multicliente de Ipsos Perú, destaca que su último estudio sobre el uso de dispositivos móviles en el Perú, muestra que el 14% de hogares en Lima tiene un tablet, nueve puntos porcentuales más que el 5% que registró Ipsos el año pasado.

“Lo que hemos encontrado en esta categoría es que las tablets son más de uso familiar que personal. El promedio de edad de los usuarios es de 28 años, un poco más hombres que mujeres y son personas que trabajan o estudian”, señaló Alvarez, que presentará todos los hallazgos del estudio en el II Congreso de Negocios en la Era Digital (NED) que organizan Seminarium y IAB el 14 y 15 de noviembre en el Hotel Los Delfines.

Según el estudio, realizado entre setiembre y octubre, el 82% de los limeños la usa para navegar en Internet, el 64% para redes sociales, el 55% en juegos y correos, 48% para leer noticias, 45% toma fotos y graba videos, entre otras actividades.

Un hallazgo interesante es que, pese a que se considera un dispositivo móvil, el uso es más parecido al que se le da a una computadora portátil, pues la gran mayoría la usa dentro de los hogares. “Un 36% la usa fuera de casa: en el trabajo, centro de estudios, café, restaurante. El porcentaje sigue siendo bajo a pesar de que es un dispositivo portátil”, indicó.

OPORTUNIDADES DE NEGOCIO
Alvarez considera que el creciente uso de estos dispositivos podrían generar diversas oportunidades de negocios y en diversos sectores. En primer lugar, señala que existe una necesidad por parte del usuario de ser informado.

“En general, el usuario de la tecnología está desinformado. De hecho, en nuestros estudios, uno de los elementos claves cuando la gente va a comprar un producto es la necesidad de asesorarse con alguien”, señaló.

Segundo, el estudio menciona que existe un público que está dispuesto a pagar por aplicaciones en temas de salud. Y en tercer lugar, afirma que la banca debería hacer un esfuerzo para desarrollar aplicaciones más amigables y con mayor seguridad para los usuarios.

“En temas bancarios y financieros, los usuarios siguen teniendo temor a los cajeros automáticos, tarjetas de crédito, todo aquello que puede ser clonado o sustraído”, dijo.

CELULARES
El representante de Ipsos asegura que la penetración de celulares ha subido un punto porcentual a nivel de personas en el Perú. Sostiene que en el 2012 la cifra era de 75% y este año se ha registrado un 76%.

“De ese 76% de universo de celulares, el 21% tendría un Smartphone. Aún siguen siendo la minoría. El promedio de usuarios sigue teniendo un teléfono estándar tradicional, aunque la penetración de teléfonos inteligentes va mejorando en los niveles alto y medio”, apuntó.

GUÍA PARA NEGOCIOS
En primer lugar, sostiene que es importante dejar en claro el número de usuarios tanto en celulares como en tablets. “Es determinante para poder realizar buenas estrategias comerciales, poder dimensionar esta población y establecer por que medio se va a trabajar”, comenta.

Un segundo mensaje, señala Alvarez, es que la compra de tablets está promovida por la naturaleza aspiracional de nuestra sociedad. “Estamos creciendo enormemente cada año con la tendencia de estos dispositivos, pero no necesariamente estamos acompañados de buena información. Por lo tanto, tenemos que hacer un esfuerzo por informar mejor al consumidor o usuario”.

Y en tercer lugar, considera que la inseguridad y la dificultad de adaptación son las principales barreras para que más usuarios pasen al mundo móvil. “Hay muchos ejemplos en las redes de personas que han sido estafadas por el inadecuado uso de las tecnologías. Eso genera inseguridad, y mientras no se rompa esa barrera la gente no apostará por las nuevas tecnologías”, concluyó.