Con reforma del Ejecutivo se elevarían límites de inversión de las AFP

Creación de inversiones alternativas liberaría hasta en 15% el espacio en las categorías de renta fija y renta variable, indicó la SBS

Con reforma del Ejecutivo se elevarían límites de inversión de las AFP

LUIS DAVELOUIS LENGUA

“El tema de ampliar la inversión de las AFP en el exterior es una decisión que depende del BCR, en la cual la SBS solo tiene una opinión no vinculante; es decir, puede tomarla o no”, afirmó el jefe de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), Daniel Schydlowsky.

El funcionario dio estas declaraciones en respuesta a los comentarios del presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, quien dijo estar de acuerdo con que se eleve el mencionado límite, pero explicó que no se hacía porque se requería la opinión favorable de la SBS o tener completo el directorio del banco.

“En el caso de ampliación de límites, se requiere la opinión del superintendente que ha manifestado su oposición. No comparto sus argumentos, tal vez habría que discutirlos más seriamente con él, pero en todo caso, cuando uno se opone a la decisión de alguien que tiene que dar una opinión previa, uno requiere contar con el directorio completo”, explicó el presidente del ente emisor.

“Allí hay un tema que resolver”, afirmaba preocupado el presidente de la Asociación de AFP, Luis Valdivieso.

Trascendió que la responsabilidad de fondo del mencionado punto muerto recae en el Congreso de la República, al que no le bastaron 10 meses para nombrar a sus tres directores en el banco central. Velarde, en todo caso, estaría comprando tiempo hasta que se complete su directorio para tomar la decisión, pues es altamente probable que el elevar los límites operativos de las AFP en el extranjero no sea bien visto o pueda ser usado políticamente en el Legislativo, demorando aún más el nombramiento de los directores faltantes o, peor, designando a personas que lejos de aportar, obstaculicen las políticas del BCR.

PERO SÍ SE PUEDE
El argumento que esgrime Valdivieso es impecable: “Las AFP tenemos ingreso de recursos por US$250 millones mensuales –más los dividendos e intereses– que están correteando inversiones que no suman a US$250 millones al mes. Entonces, si todos compiten por las mismas pocas inversiones, estas suben y estamos generando una burbuja”, sostuvo el lunes en entrevista a El Comercio, coincidiendo un poco con lo que señaló Velarde en la misma oportunidad en la que dijo discrepar con la SBS.

Michel Canta, superintendente ajunto de AFP de la SBS, explicó que con la reforma que se viene preparando (en términos de reglamentación), en la práctica, las AFP van a tener más espacio para invertir y, en consecuencia, ello equivaldría a una ampliación de límites de inversión sin que todavía se hayan elevado de manera oficial.

“Hoy ya existen algunos vehículos alternativos de inversión que las AFP pueden comprar, pero que califican dentro del –vamos a decir– ‘cajón’ de renta fija o renta variable; cuando creemos el nuevo cajón de vehículos alternativos nada más, se libera automáticamente un 15% en esos otros dos cajones”.

Ese mismo lunes, Schydlowsky se refirió así al tema: “En comparación con lo que viene sucediendo en los mercados internacionales, que atraviesan una etapa muy incierta y volátil, en el Perú existen oportunidades de inversión rentables y de largo plazo –en infraestructura, por ejemplo– que no se están aprovechando por problemas de mercado”. Luego agregó que “está comprobado que una inversión de largo plazo en proyectos como infraestructura tiene un impacto positivo en la economía y genera mayor bienestar para todos, la población, las empresas, incluyendo a las AFP y al Estado”.

Algunos medios interpretaron las declaraciones como una suerte de estatismo disfrazado que pretendía usar los fondos de las AFP para solucionar sus propios problemas financieros y sus déficits, pero olvidaron mencionar que el superintendente, cuestionado en ese mismo sentido, explicó: “La decisión de inversiones del fondo privado de pensiones se debe dar libremente, en la búsqueda de un equilibrio entre la mayor rentabilidad y el menor riesgo, la misma que debe ser diversificada, colocando tanto en el país como en el exterior. Todo ello bajo un esquema de regulación prudencial por parte de la SBS que tiene que velar por los intereses de los afiliados”.

OBJECIONES DE LAS AFP
Aparentemente, las propias AFP no están todas de acuerdo con respecto a lo que les conviene más o menos, pero el presidente las representa a todas.

Por ejemplo, el que sea posible tercerizar los procesos sería muy positivo para aquellas AFP que tienen un banco dentro del grupo al que pertenecen, lo mismo que si se decidiera hacerlo con la fuerza de ventas; sería mucho más aprovechable por AFP ligadas a bancos con grandes redes de puntos de contacto u oficinas. Pero el que se liciten las afiliaciones afecta el valor de mercado de las administradoras porque solo una podrá realizar afiliaciones por dos años. “Si quieres vender, no te conviene porque te castiga el precio”, comentó una fuente cercana al sistema que prefirió no ser citada.

De hecho, ello es perfectamente consistente con lo mencionado por Valdivieso, en el sentido de que cada AFP tiene una estructura de costos diferente y que la medida que se tome para mejorar la competitividad habrá de afectar a cada AFP de distinta manera.

“Ojalá –dicen en la SBS– que los ahorros sean transferidos a los afiliados”.