Reglamento del Código de Consumo resguardará ofertas de pasajes aéreos

Ejecutivo emitirá un decreto para atenuar los efectos del nuevo régimen ante reclamo de aerolíneas

Reglamento del Código de Consumo resguardará ofertas de pasajes aéreos

Por Marcela Mendoza Riofrío

Contrariamente a lo especulado, el código de consumo no fue promulgado por el Poder Ejecutivo al día siguiente de ser recibido en Palacio de Gobierno, sino que recién será promulgado hoy o mañana (dos semanas después), confirmaron ayer a El Comercio congresistas allegados al oficialismo.

Una de las observaciones que demoró la promulgación del código fue el reparo presentado en el Consejo de Ministros –como ha señalado Enrique Cornejo, ministro de Transportes y Comunicaciones– a la posibilidad de cambiar la fecha de un viaje o al titular del boleto aéreo con 24 horas de anticipación.

La oposición de las líneas aéreas fue secundada por el titular del sector. Según Cornejo, esta medida creará un mercado negro, desincentivará la oferta de pasajes económicos y afectará al 40% de los pasajeros que viajan usando dichas ofertas.

En un primer momento, los ministros propusieron que el texto fuera observado y regresara al Congreso. Sin embargo, el presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor, José Luna Gálvez, dijo que eso ocasionaría la revisión de la mayoría de puntos controversiales y terminaría con la elaboración de un nuevo texto mucho más populista. Es por eso, añadió, que el Ejecutivo habría optado por dar luz verde al texto y acto seguido promulgar los decretos supremos que enmienden los efectos contraproducentes de la norma.

Fuentes cercanas a Palacio de Gobierno añadieron que el citado decreto incluirá un reglamento en el que se limitará, los posibles vacíos de la norma que favorecían la existencia de un mercado negro.

Asimismo, el reglamento establecerá cuándo son viables las penalidades (cobros extraordinarios por modificaciones de pasajes en temporada alta) y se indicará qué beneficios tendrán los paquetes promocionales. “Se establecerán dos tipos de pasajes –normal y en oferta– y se precisará cómo operarán en cada caso. De esta manera, se ayudará a que las aerolíneas y los pasajeros puedan seguir usando pasajes económicos”, informaron.

LIBRE MERCADO
Según los miembros de Aspec, la polémica medida –incluida en el inciso 7 del artículo 66 del código– servirá para controlar las prácticas poco convenientes que rigen en el mercado aéreo.

En el Perú –indicaron–, la competencia se encuentra limitada en lo referente a vuelos nacionales, porque una sola aerolínea concentra el 83% del mercado nacional, otra opera en una sola ruta y una tercera tiene un número de pasajeros muy reducido que no genera mayor competencia.

La llegada de otro competidor que contribuya a la reducción de tarifas, según Aspec, pasaría por la eliminación o reducción de impuestos aéreos y la ampliación de acuerdos de cielos abiertos que favorezcan la creación de rutas a una mayor cantidad de destinos.

De acuerdo a las investigaciones de Aspec, las líneas aéreas que operan en todo el país tienen las tarifas(precio ordinario) más altas de la región por kilómetro recorrido. Sin embargo, si se observan las tarifas promocionales propuestas por las aerolíneas este año –tal como informó el ministro Cornejo– se puede apreciar una tendencia constante a la reducción en los precios y la vigencia de promociones por hasta un 50% de descuento (US$49 por ida y vuelta en las rutas más populares), las cuales dejarán de existir si no se modifica o reglamenta bien el citado artículo del código de consumo.

TRANSPORTE TERRESTRE
Luis Miguel Siccia, presidente de transportes Civa, resaltó que la postergación o endoso de pasajes propuesta en el código no perjudica a las empresas que transportan pasajeros por vía terrestre.

Según explicó, alrededor del 50% de las compras de pasajes se realizan el mismo día de viaje y quienes compran en forma anticipada siempre han tenido la opción de poder cambiar la fecha de viaje si lo comunican con anticipación.

La demanda de pasajes en el sector terrestre, aclaró, funciona de manera diferente al sector aéreo y por eso es usual que cuando se compran boletos a último momento el precio sea más económico y no más elevado, como ocurre en las aerolíneas o durante fechas específicas (en Fiestas Patrias los pasajes por tierra de última hora sí son más caros).

“Nosotros queremos un cliente satisfecho y esta norma es en beneficio de nuestros clientes. No nos perjudica. a quienes sí molesta es a las aerolíneas, porque ya no podrán seguir publicitando grandes ofertas o descuentos”, afirmó.