Scotiabank: Costo de los créditos bajaría en dos o tres meses por encaje

Mario Guerrero explicó que decisión del BCR se traduciría en menores costos, mayores fondos prestados y un aumento en la demanda de créditos

RICARDO SERRA

Los préstamos del sistema financiero se dinamizarán y las tasas de interés se reducirán dentro de dos o tres meses, debido al recorte de las tasas de encaje bancario que dispuso ayer el Banco Central de Reserva (BCR).

“Habrá, por un lado, tasas de interés algo menores por efecto de estas medidas de encaje, pero sobre todo habrá mayor disponibilidad de liquidez para poder prestar. Eso debería traducirse en mayores fondos prestados, un aumento en la demanda de créditos y un mayor impulso para la economía”, manifestó Mario Guerrero, analista del Departamento de Estudios Económicos de Scotiabank Perú.

BALANZA COMERCIAL
De otro lado, señaló que la balanza comercial podría mostrar cierta recuperación hacia finales del año debido a una mayor producción minera, pues varios proyectos de ese sector entran a la fase de producción. “Eso podría compensar parte de la caída de los precios [de los metales]”.

Además, indicó que actualmente el dólar debería cotizar en S/.2,72, considerando el movimiento de las monedas de los principales pares peruanos, como Chile y Colombia.

“Hoy el tipo de cambio no está en ese nivel porque muchas empresas locales tomaron financiamiento del exterior y estuvieron descalzando sus riesgos cambiarios. En las últimas semanas han estado tomando posiciones para reducir esos riesgos y eso ejerce una demanda adicional de dólares en el mercado”, dijo Guerrero.

Ante ello, estimó que dentro de tres o cuatro semanas terminará esa demanda extra y se vea una mayor apreciación del sol.

Agregó que, considerando los fundamentos y la dirección de la apreciación del sol, el tipo de cambio podría cerrar el año en S/.2,66.

EMPRESAS MÁS AFECTADAS
Refirió que las empresas que más han sufrido por el alza del tipo de cambio de las últimas semanas fueron aquellas que tienen ventas en soles y que empezaron a endeudarse en dólares sin contar con una adecuada política de cobertura de riesgos financieros.

“Con la volatilidad que ha habido, esos riesgos se han materializado y han tenido un efecto negativo sobre sus balances. En adelante suponemos que este tipo de empresas, básicamente orientadas a servicios, comercio y a algunas industrias, van a internalizar de una mejor manera el comportamiento de los riesgos financieros. Podrían seguir tomando financiamiento en dólares, pero acompañándolo de instrumentos financieros de cobertura para mitigar esos riesgos”, concluyó.