Se busca que los turistas se queden un día más en Lima con el relanzamiento del MALI

Mincetur aportó S/.6 millones para mejorar el Museo de Arte de Lima. También invertirá en la iluminación de 8 huacas para incentivar turismo

Se busca que los turistas se queden un día más en Lima con el relanzamiento del MALI

Turismo y cultura parecen sinónimos cuando el Perú surge como destino para el exterior. ¿Pero, qué pasa cuando la única imagen que reúne ambos conceptos son las ruinas de Machu Picchu? “Se pierden otros recursos potenciales [en la visita de turistas del extranjero], como el de los museos limeños que, con medio día o 24 horas más en el itinerario de los turistas, serían un atractivo interesante”, sostiene Natalia Majluf, directora del Museo de Arte de Lima (MALI).

Mañana, este museo abrirá sus puertas al público tras casi dos años de obras de remodelación en el antiguo edificio del Palacio de la Exposición. Fueron inaugurados el primer piso con salones para obras precolombinas, arte contemporáneo y la exposición Portraits del fotógrafo peruano Mario Testino. La labor entre el Estado —a través del Plan Copesco Nacional del Mincetur— y la empresa privada —vía Patronato del museo— busca aumentar no solo la cantidad de visitantes sino revertir su tipo: hacer que el 10% de extranjeros que visita el museo se incremente.

Y eso será posible haciendo de Lima un punto turístico, más allá de un lugar de paso. Para alcanzar esta meta, el Mincetur aportó 6 millones de soles y el patronato otros 3 millones de soles más, con los que se renovaron 6.000 metros cuadrados del primer nivel.

PROYECCIONES
Según el proyecto de inversión pública para la ampliación y acondicionamiento del MALI, se deben articular esfuerzos entre las agencias de viajes y las estrategias de difusión del Mincetur para lograr que el 18% de turistas que llegan a Lima vaya al museo. “Una vez terminada esta primera etapa [el primer piso] se pasará a remodelar el segundo piso, con miras a superar los estándares internacionales de este tipo de infraestructura, lo que hará de este museo el más moderno de América Latina”, señaló el titular del Mincetur, Martín Pérez.

Según las cifras preliminares del proyecto, se calcula que en los 312 días que atiende el MALI cada año, se pueden ofrecer 385 circuitos turísticos diarios (de una hora de duración). Esto equivale a 120.120 circuitos al año. Esta oferta se verá largamente optimizada tras la remodelación, que elevará el número de circuitos a 715 por día.

Para Majluf, la puesta en valor del MALI no es un capricho. Por su ubicación céntrica, muy cerca de la Estación Central del Metropolitano y a pocas cuadras del centro comercial Real Plaza, supone la reconfiguración de visitantes. “Más del 75% de los ingresos del MALI se sustenta por servicios que prestamos al público de los sectores C y D. No queremos cambiar esto, porque demuestra que tampoco se puede subestimar el interés del público local por la cultura”.

INSPIRACIÓN
Para Armando Andrade, miembro del Patronato del MALI, el gran ejemplo sobre las nuevas formas del turismo limeño viene de la mano del “boom” gastronómico. La profesionalización en el MALI y la gestión cultural entendida como empresa (y no como cúmulo de saber en vitrina) serán las anclas que harán sostenible esta inversión.

Dentro de 10 meses se iniciará la segunda fase, con un aporte de 10 millones de soles del Mincetur y 2 millones de soles de aportes privados, para hacer del MALI una empresa cultural con rango internacional.

Puesta en valor del arte
Dentro de los planes que tiene el Mincetur con el Plan Copesco figura la iluminación de ocho huacas en Lima, para ponerlas en valor. Entre ellas figuran Pachacámac y Mateo Salado.

En el caso del Museo de Arte de Lima, su directora Natalia Majluf y el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo se han propuesto aumentar las 250 mil visitas anuales (cifra previa al cierre) al doble o triple en el mediano plazo.