LA CORRUPCIÓN AL DESCUBIERTO

Acelerado trámite de documentos hace sospechosa la compra de pertrechos

Inusitado ajetreo administrativo se produjo el 18 de julio de este año

Por Alfredo AlÍ Alava. Unidad de Investigación

El 18 de julio del 2007 podría ser recordado en la historia de la administración pública como "el sorprendente día de la velocidad estatal". No se tiene conocimiento de otra fecha en que la burocracia haya actuado con tanta celeridad como ese día, en que el ministro del Interior, Luis Alva Castro, decidiera, mediante compra directa, adquirir pertrechos antimotines para la Policía Nacional del Perú (PNP). Una sospechosa compra, aparentemente sobrevaluada, por 3'220.000 dólares.

Se trata de la adquisición (exonerada del proceso de licitación) de 20 mil balas de goma, 35 mil granadas lacrimógenas triples y 50 mil cartuchos lacrimógenos triples. La compra, según algunas denuncias, habría tenido un injustificado sobreprecio de, por lo menos, un millón y medio de dólares.

En lo que respecta a la inusitada prontitud estatal se puede señalar que, al amparo de una serie de documentos, ese 18 de julio los funcionarios de la PNP y del Ministerio del Interior desplegaron sus máximas energías para declarar el desabastecimiento inminente, la exoneración del proceso de selección y otorgar, 24 horas después, la buena pro a un proveedor que resultó siendo Combined Systems Inc.

En efecto, en aquella fecha, la División de Abastecimiento de la Dirección de Logística de la PNP, a cargo del coronel Armando Mendoza García, aprobó el cuestionado estudio de mercado que declaró como proveedor único a la empresa antes mencionada.

La decisión se tomó el mismo día en que la referida división recibiera las cotizaciones de los intermediarios Aerojet Inc, Infinite Trading Corp y de la fabricante Combined Systems. Sin embargo, también es necesario señalar que, igualmente, sorprendió la velocidad con que estas empresas respondieron al pedido de cotización que les hiciera llegar, apenas un día antes, el coronel Mendoza.

Otras sorpresas no dejan de llamar la atención. El mismo 18 de julio, el indicado jefe de la División de Abastecimiento emitió el informe 13-2007-Dirlog-PNP-Divaba-Jef, a través del cual sugirió gestionar la exoneración de proceso de selección por la causal "desabastecimiento inminente".

Igualmente, le remitió el oficio 105-2007-Dirlog al director de Planeamiento Estratégico y Presupuesto del Estado Mayor General de la PNP, pidiéndole que le informara si existía dinero en el presupuesto para la adquisición de los pertrechos.

Ese mismo día, el jefe del Estado Mayor General de la PNP, general Julio Coa Mariño, respondió la consulta mediante el oficio 1354-2007-EMG.

En dicho documento, decía que sí había disponibilidad presupuestal hasta por un monto de cinco millones de soles.

Sin embargo, como se requerían diez millones de soles para las compras mencionadas, aquel 18 de julio, Gonzalo Matta Paredes, director de la Oficina de Presupuesto de la Oficina General de Administración (OGA), mediante el informe DP 357, le preguntó al jefe de esta oficina, Niamey Balcázar Ramos, si tenía dinero en el presupuesto para la compra del material antimotines.

Balcázar, como impulsado por un resorte respondió, a través del oficio 1749-2007, dirigido a la secretaria general del ministerio, Nelly Rodríguez Cuzcano, que, en efecto, existían los recursos económicos suficientes como para realizar dicha compra.

El asunto no quedó allí. Ese mismo día, el general Dalmacio Zambrano Risco, jefe de Logística de la PNP, remitió a la secretaria general del Ministerio del Interior el oficio (2889-2007), en el que le hizo conocer la "urgente necesidad" de adquirir el material. Pero le pidió, además, que se gestionara la exoneración del proceso de licitación.

El documento, aparte de la firma de Zambrano, tiene el visto bueno y la firma del general Julio Vergara Herrera, director de Economía de la PNP.

Del mismo modo, en dicha fecha, la directora general de la Oficina General de Asesoría Jurídica del Ministerio del Interior, María Elena Juscamaita Arangüena, le informó a Nelly Rodríguez Cuzcano que sí era posible declarar el "desabastecimiento inminente" de pertrechos antimotines. Esta era una condición ineludible para justificar la compra directa exonerada de licitación.

Horas antes, el jefe de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Dirección de Logística de la PNP, coronel Noé Espinoza Vivero, le había remitido un informe técnico-legal al general Zambrano Risco recomendándole que se gestionara, igualmente, la exoneración de dichas compras.

Y como era de esperarse, ese día, con todas las opiniones a favor, el ministro Alva Castro firmó la Resolución Ministerial 0563-2007-IN/PNP, que declaró el "desabastecimiento inminente" de pertrechos antimotines y, en consecuencia, determinó que la compra de ese material se hiciera en forma directa, sin licitación.

Lo demás es historia conocida, pero vale la pena recordarla: al siguiente día (19 de julio) se otorgó la buena pro a Combined Systems, coincidentemente, el mismo día en que Consucode había oficializado su inscripción en el registro de proveedores del Estado.

Este hecho ahora ha sido cuestionado por haberse detectado algunos trámites irregulares en el proceso.

EL DATO
Lo esperan
La Comisión de Fiscalización, que preside el congresista Alberto Escudero (UPP), espera que el ministro Luis Alva Castro concurra este miércoles a esa instancia para que absuelva algunas preguntas aún no aclaradas.