Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

¡Crisis, pero de nervios...!

Punto de vista

Por Luis Felipe Arizmendi. Economista

El lunes 21 de enero del 2008, con un feriado no laborable en Estados Unidos, las bolsas en el mundo se derrumbaron (Tokio: -3,86%; Hong Kong: -5,49%; Shangái: -5,14%; Bombay: -7,4%; Fráncfort; -7,16%; Londres: -5,48%; Lima: -8,35%) ante el miedo de que la desaceleración en la primera economía del planeta pueda ser mayor a la esperada. ¿Pero de dónde surge este pánico global? ¿Acaso todo se desbarata ante nuestra mirada atónita?

En mi modesta opinión, han sido tres los factores que han desencadenado esta situación: 1) el constante empleo del término "recesión" durante las últimas dos semanas en los medios de comunicación; 2) la debilidad de la propuesta de impulso fiscal esbozada por el presidente Bush, junto con la frase desafortunada del presidente de la Reserva Federal (FED) de ese país, Ben Bernanke, de señalar que "si van a hacer el plan (de impulso) que lo hagan rápido", lo que convirtió la sensación de gravedad de la crisis hipotecaria en urgencia; y 3) la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones primarias e incluso de la elección presidencial en EE.UU., dado que ni la señora Hillary Clinton ni los señores Barack Obama, John Edwards, Mitt Romney, John McCain o Michael Huckabee, ya sea por el lado del Partido Demócrata o por el del Partido Republicano, pueden descartarse para ser, cualquiera de ellos, el próximo presidente. Aunque ninguno parece estar a la altura del cargo.

¿Pero provocan estos factores un cambio radical en la situación económica concreta y cotidiana? La respuesta es no, indudablemente.

Todo lo que ha pasado en los últimos días está íntimamente ligado a la percepción, al estado de ánimo de los inversores y a la sensación de lo que podría ocurrir. Y con ello viene la crisis de nervios, se toman decisiones súbitas de venta de valores, como si fuera el último día en que se puede salir de las bolsas y el mundo se acabase mañana.

Calma, calma, señores. La economía de Estados Unidos posiblemente solo crecerá entre 1,5% y 2% en el 2008 y para ello se requerirá que la FED siga bajando la tasa de interés, incluso por debajo del 3,5%.

El paquete de estímulo fiscal se hará y, millones más o millones menos, será del orden de los US$145 mil millones aproximadamente. Pero no entrará en recesión. China e India seguirán creciendo entre 7% y 10% por año. Los precios de los metales básicos y otras materias primas cederán un poco durante el 2008, pero aún se mantendrán por encima de los niveles en que estuvieron hace cuatro años. La economía de Europa seguirá firme y en lo suyo.

Esa es la reflexión fría, analítica. Por ello, no se asuste si hoy, cuando usted lea esta columna, la Bolsa de Nueva York abre con pérdidas fuertes y arrastra nuevamente a la BVL. Si desea vender, hágalo, sin desesperarse. Si quiere comprar y tomar una posición de largo plazo, también es una buena decisión, pues la BVL ya está un 25% abajo desde inicio de año. Pero haga las cosas sabiendo lo que quiere para usted. En el resumen de la jornada del lunes 21 de enero podemos decir que la psicología le ganó a la economía, y por goleada. Crisis de nervios en la hinchada bursátil.

PRESIDENTE DE PRO CAPITALES Y DEL GRUPO PRIVADO DE INVERSIONES.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook