Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
UNA BUENA OPCIÓN DE ENTRETENIMIENTO PARA PADRES E HIJOS

El Museo de la Imaginación abre sus puertas para disfrutar la ciencia

Los visitantes tienen un papel activo en cada una de las atracciones. Se ha organizado talleres de verano dirigidos en especial a los más pequeños

¿Sabía usted que en Lima hay un lugar en el cual acostarse sobre una cama de clavos las veces que quiera, experimentar un choque de electricidad, perder la orientación, presenciar un terremoto o sentir que puede volar y girar como si estuviera en el espacio, entre otras cosas, está al alcance de todo el mundo y de una manera divertida? Todas estas experiencias se sienten y realizan en el Museo Interactivo de Ciencia y Tecnología Parque de la Imaginación, el lugar ideal para que padres e hijos puedan divertirse, compartiendo experiencias y aprendiendo un poco más.

NETAMENTE PERUANO
Ubicado entre el parque de Las Leyendas y la Universidad Católica, en San Miguel, abrió sus puertas en julio del 2006, luego de que a un par de empresarios peruanos se les ocurriera hacer un museo diferente, que rompiera con el esquema convencional y con una nueva modalidad de divulgar la ciencia y la tecnología. Con esta propuesta, a través del juego y de la interacción los visitantes pueden comprender los principios básicos de la ciencia en forma divertida, al participar de manera activa en los diversos experimentos.

A diferencia de los museos latinoamericanos, donde los módulos suelen ser comprados en Europa, los del parque limeño han sido elaborados por científicos y técnicos peruanos. El museo cuenta con un taller propio y dos mecánicos permanentes para el mantenimiento y reparación de los juegos.

Actualmente funcionan seis áreas: energía, biodiversidad, ilusión, vida, ciencia y mecánica. En ellas están repartidos 90 módulos, cada uno con su explicación científica en un lenguaje claro y sencillo.

Hay tres ambientes adicionales: uno para los más pequeños con rompecabezas, desde gigantes a pequeños; otro exclusivo para leer; y el último, para los más grandes, tiene dos computadoras con juegos educativos.

Hugo Espinoza, jefe de educación del parque y profesor del taller Ciencia Creativa, comenta que el recorrido completo al parque toma unas tres horas. "Después se puede permanecer todo el tiempo que desee en el recinto", agrega.

Y como se trata del Parque de la Imaginación, usted puede visitar el museo de la manera que prefiera: puede empezar por el módulo que más le llame la atención o acercándose a alguno de los 15 jóvenes guías correctamente uniformados para hacer una visita asistida. Todo depende de su imaginación.

SE APRENDE JUGANDO
Una de las atracciones más populares es la silla eléctrica, con la que se demuestra la transformación de la energía. Consta de una bicicleta estacionaria conectada a una silla plateada con varios focos en su contorno. Mientras un niño se sienta a pedalear, otros dos toman con una mano un extremo de la silla y luego sujetan de las manos a otras personas formando un círculo. Al estar tomados de las manos, los presentes experimentaran un choque eléctrico de entre 8 y 10 voltios. La energía mecánica, generada por el pedaleo, se transforma en energía eléctrica que pasa por los cables y por las personas tomadas de las manos, y esta en energía luminosa que enciende los focos.

De otro lado, usted puede comprobar que la presión, fuerza y superficie están totalmente relacionadas en la cama de clavos. Aquí una persona se echa sobre una superficie plana y de pronto más de 6.400 clavos empiezan a subir hasta alcanzar una altura máxima de 8 centímetros, sin dañar a la persona. La explicación es que al haber muchos clavos del mismo tamaño el peso se reparte en ellos, eliminando el nivel de presión y el dolor.

Estos son solo algunos de los diversos atractivos que tiene este museo. Atrévase a descubrir que la ciencia sí puede ser divertida con un poco de imaginación.

Vida y Futuro. Observe un interesante video y obtenga más información sobre este interesante museo.

Talleres para niños
Por primera vez, el Parque de la Imaginación ofrece talleres de verano de ciencia recreativa. "En este espacio los niños elaboran experimentos divertidos, manipulando los elementos; viven lo que es la ciencia", destaca Hugo Espinoza.

Asegura que es la mejor manera para que el niño aprenda la teoría y el funcionamiento de cada fenómeno científico, pero sobre todo que se divierta en el proceso.

El taller se inició el 15 de enero, pero las inscripciones siguen abiertas. Está dirigido a niños de entre 6 y 12 años. Los materiales están incluidos en la cuota mensual de S/.80. Hay dos grupos: uno de los lunes y miércoles, otro de los martes y jueves.

En el curso la teoría se hace a partir de los experimentos creados por cada alumno en clase. Además, el menor, junto a un acompañante, puede disfrutar de las instalaciones el tiempo que desee sin ningún costo adicional.

Espinoza adelantó que en breve anunciarán el inicio de un taller similar, pero dedicado a la robótica.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook