Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
UN DIÁLOGO CON ALFONS MARTINELL

Sobre una subvención de la Cooperación Española

Por Enrique Hulerig

Alfons Martinell es uno de los más importantes conferencistas españoles en materia de gestión cultural. Es director general de Relaciones Culturales y Científicas de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y su experiencia como promotor de proyectos culturales es enorme. Hace poco estuvo por Lima para entregar una subvención de un millón de euros al INC, por fortuna estrictamente vigilados, como parte del acuerdo bilateral del Programa de Cooperación Hispano Peruano. ¿Está la actual gestión del INC capacitada para trabajar a este nivel?

¿Cuáles son los criterios que maneja la Cooperación Española para definir la colocación de recursos en América Latina?
-La Cooperación Española tiene un plan director, del 2005 al 2008, en el que establece prioridades geográficas de acuerdo a criterios que tiene España sobre dónde le interesa llegar, sea por tradición o lo que fuere. Entre esos países está Perú. Además hay una relación bilateral que se negocia a través de un acuerdo, expresado en una comisión mixta que establece puntos a cooperar: Perú dice en qué puntos busca la cooperación y España en cuáles le interesa. Hay ahora el compromiso de cooperar en cultura y desarrollo. Ese es el marco en que coinciden nuestras estrategias y las demandas de Perú. Cuando hay una demanda por un proyecto lo que hacemos es un trabajo de identificación del proyecto, y cuando se lo ha identificado, la ayuda se concreta. El INC hizo una demanda a la Cooperación Española para rehabilitar un museo de sitio afectado en el terremoto y nosotros identificamos que podíamos intervenir. Manifestaron también su interés en hacer un plan de reformulación de políticas culturales. Esa es la metodología que ahora estamos poniendo en marcha. Hubo un trabajo de identificación de un año aproximadamente.

Ha trascendido que el monto de la ayuda en otros países de la región ascendería a sumas igual de significativas a la del Perú. Está el caso del Ecuador, que busca consolidar su Ministerio de Cultura.
 -Es una cantidad similar, aunque se debe tomar en cuenta, además del monto de la ayuda, todo lo que representa mantener un Centro Cultural en Lima, cosa que Quito no tiene. Así, la inversión en cooperación cultural en Perú es superior, pero esto oscila de un año a otro por variables como el momento político o la renta per cápita de cada país. A veces hay condiciones para hacer una cosa y a veces no. No es cuestión de repartir mecánicamente la ayuda. Van apareciendo acercamientos, se negocia, se establecen los acuerdos y luego se concretan los proyectos.

No se han llegado a conocer los resultados del diagnóstico de AECID respecto a la situación del INC y el sector cultural en el Perú. ¿Podría darnos un alcance?
-Nosotros no hemos hecho un diagnóstico.

¿El convenio no establece que una delegación de técnicos de AECID visite el INC para establecer un diagnóstico sobre el manejo de la cultura?
-Nosotros visitamos el INC y se han planteado diferentes cosas, como que el INC tiene una idea concreta de lo que quiere hacer en el museo de sitio de Paracas. En ese caso ofrecemos la colaboración, pero no decimos lo que tiene que hacer Perú con sus museos. Identificamos lo que nos solicitan y establecemos una necesidad. Sobre esta necesidad se hace un proceso de identificación real y factible y eso se concreta. No emitimos una opinión sobre la cultura ni sobre la situación del INC, porque eso es algo que tienen que hacer los peruanos. Nosotros solo recogemos opiniones y vemos, por ejemplo, si se quiere hacer un proceso de reflexión y reformulación de políticas culturales y si existen condiciones para hacerlo, pero quienes van a hacer esa reformulación son los peruanos.

Se utilizó la palabra donación, pero es una subvención.
-Así es. En la legislación española no puede haber subvención de Estado si no hay un acuerdo entre dos países. Y esto forma parte de un acuerdo. Pero este dinero se controla aisladamente a las cuentas del INC. Nosotros controlamos la ayuda y se tendrán que presentar los justificantes de los gastos a la administración española porque este es un dinero de la ciudadanía española, entregado con una transparencia total en la gestión. No es una donación para hacer lo que se quiera.

Del millón de euros nada menos que un 50% se destinará a la reconstrucción del museo de Paracas, del que, según informes preliminares, se ha dañado básicamente el muro perimétrico. En un enorme contrasentido -en el que la Cooperación Española no tiene nada que ver-, el INC, extrañamente, le ha retirado en estos días el calificativo de patrimonio monumental al Santuario de Luren así como a la Catedral de Ica (siglo XVIII), para que así pueda procederse a la demolición de ambas. No ha tomado en cuenta la opinión de arquitectos especializados que aseguran que estos bienes no han sufrido daños irreparables. ¿El INC no presentó el caso de estas dos iglesias? ¿No se contemplaron en las conversaciones los daños ocasionados por el terremoto de manera integral?
-No conozco el caso de estas iglesias. En cultura siempre es opinable el criterio de restauración: tienes una cultura antigua como Paracas o una iglesia más contemporánea. Esto habría que preguntárselo al INC. Nosotros hemos intervenido en un aspecto concreto.

¿Cómo piensan controlar el dinero?
-Ese dinero se controla y se justifica, de lo contrario se devuelve a España. Nosotros lo hemos dado con toda transparencia. Tenemos una entidad encargada de hacer respetar eso. Hemos previsto una metodología de control de la subvención como la hay en otros campos. Eso está clarísimo. Habrá un control riguroso, estricto, transparente, para que se justifique a España en qué se ha gastado. Por eso no es una donación, es una subvención que gestionamos conjuntamente. Nuestra embajada y nuestra oficina técnica de cooperación velarán por cada uno de los aspectos del acuerdo.

¿El acuerdo es un tema de gobierno?
-Para mí son temas de países y los países están más allá de los gobiernos. AECID representa al gobierno español y a los españoles, que están pagando sus impuestos y le dedican un tanto a la solidaridad. No hay una alianza política con un gobierno. Como tampoco es a partir de los entresijos de la política local que vamos a trabajar, cada institución tiene su gente a favor y en contra. Acá hay un alto porcentaje en contra. Este INC ha logrado ese consenso. -A nivel internacional quienes dialogan son los países.

En su conferencia del 21 de enero en el C.C. de España usted establece un alcance novedoso: que la cultura genera valores intangibles como construcción ciudadana, cohesión social, gobernabilidad, identificación con el espacio público, vale decir, representaciones simbólicas de la democracia y a la vez factores que definen las condiciones de desarrollo de un país. ¿Cómo podemos incorporar conscientemente estos valores a un trabajo referido a la cultura o una política cultural?
-La cultura aporta valores que tienen que ver con la vida social y política, la generación del bienestar y el desarrollo económico. Si un país tiene una vida cultural rica y un capital social firme, tiene más potencialidad de desarrollo. Si está fraccionado, tiene menos posibilidades. La cultura agrupa personas más allá de sus creencias e ideologías y es generadora de sentimientos de pertenencia. Cuando la cultura funciona y es respetuosa de la libertad de expresión y de la creatividad, entonces uno tiene autoestima. Los valores intangibles son los que configuran la manera de presentarnos al otro. Las diferencias no nos pueden dividir, más bien nos tienen que enriquecer.

En España el trabajo cultural reposa en los ayuntamientos, con el 85% del presupuesto. Con su 15%, ¿el Ministerio de Cultura es el que realiza el planeamiento?
-Los recursos públicos en materia de cultura están muy descentralizados. Las municipalidades y las regiones son los motores de la vida cultural pública. El ministerio tiene un papel diferente: es el ente que aglutina todo. Las regiones tienen sus propias competencias, sus propias leyes de cultura. Y tienen más dinero que el propio Ministerio de Cultura.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook