Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

PREOCUPACIÓN EN LOS BALCANES

Kósovo vive una tensa calma tras declarar su independencia de Serbia

Belgrado y Moscú desconocen a nuevo Estado y consideran nula su autonomía. EE.UU. y la UE piden calma y responsabilidad a los albanokosovares

Por Erik Struyf Palacios. Corresponsal

BRUSELAS. Hasta muy tarde en la noche, pese al frío glacial que azota la región, miles de personas celebraron ayer el nacimiento de la nueva República de Kósovo. No se produjeron estallidos de violencia, con excepción de incidentes menores en Mitrovica, la ciudad del norte habitada por una mayoría serbia. Las calles de Prístina, la capital, fueron escenario de júbilo y celebraciones. Belgrado, como estaba previsto, confirmó que jamás reconocerá al nuevo Estado y exigió, apoyada por Rusia, una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

"A partir de ahora, Kósovo ha cambiado de posición política. A partir de ahora somos un Estado independiente, libre y soberano", sostuvo el presidente del Parlamento kosovar, Jakup Krasniqi frente a los diputados, que por abrumadora mayoría votaron ayer, pasadas las 3:30 de la tarde, la independencia unilateral de la provincia Serbia en una sesión extraordinaria.

Un emocionado primer ministro, el ex guerrillero Hasim Thaci, dijo al Parlamento: "Hemos esperado este día durante mucho tiempo, nuestros sueños son ilimitados, se nos presentan muchos obstáculos en nuestro camino, pero nunca nos alejaremos de nuestra causa. Estamos haciendo historia y todo el mundo nos mira".

Kósovo ha optado por la secesión unilateral, total y definitiva de Serbia después de casi nueve años de vivir en el limbo legal internacional, como protectorado de las Naciones Unidas y la OTAN, y después de por lo menos dos años de intensas, pero improductivas negociaciones con Belgrado para obtener una autonomía aprobada por el Consejo de Seguridad.

La otrora provincia consideró cancelado su futuro como parte del Estado Serbio desde que, a finales de los 90, el gobierno de Belgrado acometió una limpieza étnica contra la mayoría albanokosovar que la habita. Fue necesaria la intervención de la OTAN para poner término a una guerra que se considera uno de los capítulos más atroces de la historia reciente de Europa.

"El día de hoy significa el fin de todas las pretensiones de que Belgrado mande en Kósovo", sostuvo el primer ministro, en alusión al empecinamiento de Serbia por seguir controlando su antes provincia del sur, en la que viven alrededor de 100.000 serbios. En referencia a ellos Thaci aseguró: "Todos los kosovares, sin distinción de etnia, serán ciudadanos iguales. Estamos construyendo un país en el que todos disfrutarán los mismos derechos".

REACCIÓN AIRADA
Apenas el Parlamento kosovar aprobó la declaración de la independencia, el presidente serbio, Boris Tadic, hizo público un comunicado condenando la secesión, pero confirmando que su Gobierno no hará uso de la violencia para restablecer el status quo: "Serbia nunca reconocerá la independencia de Kósovo. Serbia ha reaccionado y reaccionará recurriendo a todos los medios pacíficos, diplomáticos y legales para revocar este acto perpetrado por las instituciones de Kósovo".

Por su parte, el primer ministro Vojislav Kostunica arremetió contra Estados Unidos y algunos países europeos a quienes responsabilizó de forma directa de la independencia de Kósovo: "El presidente de Estados Unidos (George W. Bush), que es responsable de esta violencia, al igual que sus partidarios europeos, quedarán en la historia de Serbia en letras negras", dijo en una declaración transmitida por la radio y televisión.

Rusia, aliada incondicional de Belgrado, reclamó la anulación de la independencia de la provincia y pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad. Pese a la presión que ejerció la diplomacia rusa, la máxima instancia de la ONU no alcanzó un consenso para pronunciarse sobre la decisión unilateral de Kósovo.

"Ningún país apoyó la propuesta de Rusia de declarar nula e improcedente" la proclamación de independencia de Kósovo dijo el embajador británico ante la ONU, John Sawers.

El presidente ruso, Vladimir Putin, calificó la semana pasada de 'inmoral e ilegal' cualquier apoyo a una independencia 'unilateral' de Kósovo y aseguró contar con "respuestas preparadas" para enfrentarse a ella.

FESTEJO MASIVO
Hasta el cierre de esta edición, cientos de miles de albanokosovares bailaban en las calles y ondeaban banderas de Albania, EE.UU., y los países europeos que apoyaron sus ambiciones independentistas. Además de las multitudinarias celebraciones en el centro de Prístina, hubo festejos en las vecinas Albania y Macedonia.

Pese a la aprehensión de las autoridades kosovares, los festejos no fueron empañados por actos de violencia, con excepción de un atentado ocurrido en Mitrovica que no dejó víctimas. En esta ciudad, habitada por una mayoría serbia, manifestantes lanzaron granadas de mano a los edificios de la ONU y la Unión Europea (UE) sin causarles daños significativos.

Sin embargo, por la noche varios cientos de jóvenes serbios que protestaban por el apoyo de Washington y la UE a Kósovo se enfrentaron con la policía en Belgrado frente a las embajadas estadounidense y de Eslovenia, que en enero asumió la presidencia semestral rotativa del Consejo de la UE. Los incidentes dejaron decenas de heridos --entre ellos, muchos policías y periodistas-- y daños a los edificios.

CLAVES
Un país con retos aún por enfrentar
A La novel República de Kósovo está habitada por 2,1 millones de personas repartidas en 11.000 kilómetros cuadrados. Un 95% de la población es albanesa.

B La nueva bandera de Kósovo será de fondo azul con un mapa rodeado de seis estrellas blancas.

C Pero la bandera por la que los albanokosovares lucharon durante el último siglo sigue siendo la albanesa, de color rojo con el águila bicéfala negra.

D Los ultranacionalistas serbios convocaron a una manifestación para este jueves en Belgrado, bajo la consigna de "enfrentar a los ocupantes y separatistas albaneses".

E Las fuerzas de la OTAN, presente en la región desde 1999, permanecerán en Kósovo para garantizar la seguridad.

La comunidad internacional pide calma
BRUSELAS
[EL COMERCIO / AGENCIAS]. Mientras el presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, invitó a la comunidad internacional a "establecer relaciones diplomáticas normales" Kósovo, la Unión Europea y EE.UU. llamaron a la calma y la responsabilidad de las autoridades del nuevo Estado para que estén a la altura de las circunstancias.

El Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, pidió calma y responsabilidad, asimismo subrayó que la estabilidad en Kósovo y toda la región es esencial.

Entre tanto, se espera que en las próximas horas o días EE.UU. y los cuatro grandes de la UE (el Reino Unido, Francia, Italia y Alemania) expresen oficialmente su reconocimiento al nuevo Estado. Pese a todo, el primer apoyo explícito a la novel república llegó de Tirana, la capital de Albania. Su primer ministro, Sali Berisha, felicitó a los albanokosovares por la proclamación de la independencia: "Vivimos como albaneses el momento más solemne de la nación, su verdadero nacimiento", aseveró el jefe de Gobierno en un discurso televisado.

A su vez, el ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Luis Amado, adelantó que en la UE ha habido aceptación implícita de la independencia de Kósovo desde el 2006, cuando se aprobó el plan de independencia tutelada del ex presidente finlandés Marti Athisaari, quien lideró una misión de la ONU para definir el estatuto de la ex provincia serbia.

Por su parte, el presidente de EE.UU., George W. Bush, aseguró en Tanzania --una de las etapas de su gira africana-- que Washington cooperará con sus aliados para evitar la violencia en la zona.

Hasta el cierre de esta edición, Irlanda tomó la delantera a sus pares europeos, al anunciar inmediatamente su intención de reconocer a Kósovo como Estado. Igual intención manifestó Turquía, cuyas autoridades afirmaron que solo esperan el pronunciamiento de EE.UU. y la UE. El Gobierno de Estonia se pronunció en el mismo sentido.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook