Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LA IMPUNIDAD SE SALE CON LA SUYA EN SESIÓN RESERVADA

Apristas y fujimoristas habrían salvado a Tula Benites de acusación constitucional

Parlamentaria retomó ayer sus labores y dijo que se trató de un voto por la verdad y la justicia

Eran las 6:05 de la tarde cuando la congresista Tula Benites (Apra) entró al hemiciclo del Palacio Legislativo y tomó asiento en su curul. Minutos después, a mano alzada, votaba a favor de la nómina de la comisión que seguirá la implementación del TLC con Estados Unidos.

Benites asistía a una sesión plenaria del Congreso después de más de seis meses. Un día antes se había vencido la suspensión de 120 días que le impuso la Comisión de Ética Parlamentaria por la presunta contratación de un asesor fantasma.

CAPÍTULO FINAL
Coincidentemente, en la sesión de ayer, se votaría la acusación constitucional en su contra por este mismo hecho.

El pleno del Parlamento se disponía ya a debatir la acusación cuando el parlamentario aprista Mauricio Mulder hizo vislumbrar lo que se venía y pidió pasar a sesión reservada. "A igual razón, igual derecho", dijo aludiendo al caso de Elsa Canchaya (UN).

Tal afirmación no se ajustaba a la verdad, pues la sesión en la cual se votó la acusación constitucional contra Canchaya fue pública.

INVISIBLE IMPUNIDAD
Fueron 94 los congresistas presentes en la plenaria en ese momento. Los apristas y fujimoristas negaron que Benites hubiera cometido el delito de peculado.

La actitud del oficialismo no dejó de sorprender, pues cuando el tema se votó en la Comisión Permanente del Congreso los seis apristas que ahí estaban votaron a favor de la denuncia contra Benites Vásquez.

Lo que habría trascendido fue que entre los 'compañeros' existía el acuerdo de votar en bloque a favor de la sanción, pero a última hora Mauricio Mulder dio la disposición de que la votación fuera libre. Así, algunos apristas (Jorge del Castillo, Javier Velásquez Quesquén, Aurelio Pastor, entre otros) se habrían inclinado en favor de la denuncia, pero el grueso de la representación oficialista lo hizo en contra.

Los fujimoristas habrían planteado que los tres delitos imputados a la representante de La Libertad (peculado, colusión y falsedad genérica) se votasen por separado. Pero la propuesta no prosperó.

Entonces se pasó a la votación. Momentos antes habían abandonado el hemiciclo los integrantes que votaron el informe en la Comisión Permanente. Aquellos 21 estaban prohibidos por reglamento a pronunciarse nuevamente en el pleno.

Se necesitaban 48 votos, pero solo 39 congresistas habrían apoyado la acusación constitucional, 16 se habrían expresado en contra (incluida Benites), 19 se habrían abstenido y un número no precisado habría decidido no pronunciarse.

Así las cosas, Benites dejó el Parlamento a trompicones y con una frase de antología: "Ha sido un voto de conciencia. Un voto en atención a la verdad y la justicia".

Yonhy Lescano (AP) señaló finalmente que se pedirá la nulidad de la votación de anoche.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook