Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

LA ZONA DE CHAVÍN

Salida de mucho placer

EL CALLEJÓN DE CONCHUCOS ESTÁ PARALELO AL CALLEJÓN DE HUAYLAS, SOBRE ÉL SE ENCUENTRAN CHAVÍN DE HUÁNTAR Y ALGUNOS DESTINOS POCO VISITADOS, PERO CAUTIVADORES

Por Jack Lo Lau

No es el más visitado. No es el más conocido. Tampoco es complicado llegar a él. A pesar de ello, hay decenas de adjetivos positivos que le quedan bien al Callejón de Conchucos. Los que lo han visitado quedan encantados por todo. Desde la comida tradicional, los coloridos paisajes, hasta la gente, que se caracteriza por ser bastante hospitalaria. "Es un lugar alucinante, como para sacarle pica a nuestros amigos", comenta uno de sus más acérrimos promotores, Rafo León.

Está ubicado en la zona centro-oriental del departamento de Áncash, al noreste de Pallasca. Limita por el norte con Pampas, por el este con el río Marañón y la provincia de Pataz, ubicada en la región La Libertad. Por el oeste con Lacabamba y Huandoval y por el sur con la provincia de Sihuas. Su capital es Huari y se encuentra a 3.820 m.s.n.m. Si empieza a parecerle conocido el nombre, remóntese a los libros del colegio, tome imaginariamente el de historia y ubique Chavín de Huántar, la cultura más antigua del Perú. ¿Se acordó? Sí, la misma de las cabezas clavas.

En medio de este magnífico callejón encontrará de todo. El templo de Chavín; el pueblo de San Marcos, en donde podrá comer el fresco cebiche de tarwi (o chocho) y ver flores preciosas como la magnolia; Carhuayoc y sus pintorescos tejedores; la imponente laguna de Purhuay, bella y cristalina, como para recostarse al lado y seguir soñando; caminar sobre el Camino Inca, el gran Qhapaq Ñan y hasta podrá ver las huellas de dinosaurios que descubrieron hace poco y que posiblemente tengan casi 130 millones de años. ¿Se imagina algo similar? Posiblemente, pero no hay nada como verlo en vivo y en directo, sin interferencias. Descúbralo usted mismo.

Es verdad que el Callejón de Huaylas es espectacular. Pero este, junto con el de Conchucos (paralelo a Huaylas) son incomparables. Cada uno proporciona una energía diferente. Lamentablemente, el de Conchucos no ha sido tan explotado ni promocionado como el de Huaylas. Su población es pequeña, apenas roza los 8 mil habitantes. Los pueblos de Chacas (si va en agosto, no se puede perder cuando sueltan a los toros por la Plaza de Armas y empiezan los correteos por las calles, como parte de sus festividades locales), Piscobamba (visita recomendable y casi obligatoria a su Plaza de Armas, donde ubicará un impresionante eucalipto australiano y una rústica iglesia con un convento administrado por curas italianos) o Pomabamba (que lo encandilará con la elegancia y simpleza de sus calles).

A muchos no les gustan que les repitan las cosas, pero este caso es especial, visite el Callejón de Conchucos, un lugar que lo sorprenderá día a día con las maravillas que ofrece la vida.

ALLÁ VAMOS
Recomendaciones: Vaya con ropa abrigada para la noche y ligera para el día, repelente, bloqueador y mucha agua. Dónde dormir: Conchucos Tambo Trek. Con los ingresos becan a jóvenes de la zona en profesiones relacionadas con el turismo. Arman paquetes turísticos.

DEL CONSULTOR
"Visite Conchucos" *
Desde que uno parte hacia allá, todo es alucinante. Eso sí, salga temprano de Lima para que disfrute de los paisajes y llegue --apro-ximadamente a las 11 de la mañana, a la altura de Pativilca-- en el cruce de la Panamericana Norte con el desvío a Huaraz. Acá podrá relajarse un poco. Tome la carretera de penetración y no pare hasta Conococha, donde verá una de las lagunas más bellas del país.

Más adelante, en Huaraz, si es un amante de la naturaleza, estará maravillado. Tiene que visitar el templo de Chavín. No importa si ya lo conoce. Recárguese de energía en la portada de las Falcónidas. También, según mi entender, un punto de paso obligatorio es el pueblo de San Marcos. Acá crecen los cautivantes arbustos de magnolia, que es una inmensa flor blanca de origen precolombino, muy parecida a una sopera de espuma y muy olorosa. Después, conocer los talleres y a los talladores de piedra de Chavín será fantástico. Hacen trabajos que lo sorprenderán.

Le recomiendo que visite esta zona del país que concentra mucho de nuestro pasado y un presente cautivante.
* Rafo León. Periodista

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook