Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LAMBAYEQUE. DAÑOS COLATERALES

Desbordes dañaron minas de sal y yeso en el desierto de Mórrope

Los comuneros de San Pedro piden ayuda, pues se han quedado sin trabajo

Por Wilfredo Sandoval Bayona

Cada metro cúbico de agua que discurre por el desierto de Mórrope se transforma en pérdidas económicas para los integrantes de la comunidad campesina de San Pedro de Mórrope, quienes no pueden hacer nada para contener los caudales de los ríos La Leche, Motupe y Salas, que en las últimas semanas han cubierto las gigantescas minas de yeso y sal, ubicadas a la altura del kilómetro 848 de la Panamericana Norte.

La actividad minera que se desarrollaba diariamente ha cesado casi por completo, para dar paso a un escenario dominado por las aguas, que cada hora avanzan incontenibles debido a que no pueden ser derivadas al océano, ya que la zona se encuentra en una hondonada distante, a unos tres kilómetros del mar.

Para Gastón Villamonte Reyes, presidente de dicha comunidad, el desborde de los ríos es motivo de mucha preocupación porque las aguas amenazan con cubrir el 100% de las 75.000 hectáreas que ocupan las minas de yeso y sal. Hasta el momento, se han perdido 40.000 toneladas de yeso y unas 25.000 toneladas de sal que se encontraban listas para la comercialización.

A medida que recorría los diferentes frentes de trabajo, donde los precarios campamentos han quedado inundados, Gastón Villamonte reveló que el fenómeno perjudica a 3.000 comuneros, que actualmente se encuentran desocupados, pues la explotación de estos minerales es su única fuente de ingreso familiar.

"Lo único que estamos haciendo es levantar pequeños montículos de arena para salvar unas treinta hectáreas de yeso que aún no han sido cubiertas por las aguas", contó el dirigente comunal, quien agregó que la situación empeorará porque el agua tardará medio año en secarse y dejar las minas listas para reanudar la explotación.

Se estima que las pérdidas superan los S/.500.000, monto que dejarán de percibir los 16.800 integrantes de la comunidad de San Pedro de Mórrope, cuyas familias ya sufren los estragos de los desbordes de los ríos, que hasta ayer presentaban caudales significativos.

Debido a que la materia prima ha sido dañada por las inundaciones, todos los compradores (unos 50 molineros de Mórrope y otros de La Libertad y del Ecuador) se encuentran desabastecidos de yeso y sal.

El presidente de la comunidad recordó que problemas similares se registraron en 1983 y 1998, años en los que las mismas minas quedaron bajo el agua por el enorme caudal que registraron los ríos La Leche, Motupe y Salas.

"Hace varios años hemos presentado un proyecto para que se construya un reservorio en el que se almacene toda el agua que no puede discurrir hasta el mar, pero no hemos tenido ninguna respuesta del Ministerio de Agricultura", comentó muy preocupado Villamonte.

Frente a esta situación de emergencia, el primero en acudir con ayuda fue el alcalde de Mórrope, Alejandro Castillo Santamaría, quien dispuso que hoy, sábado, se debe empezar a construir un dique para evitar el avance de las aguas hacia lo poco que queda de dichas minas.

Sugirió al Gobierno Central incrementar el presupuesto del programa Construyendo Perú, y así permitirles a las familias de los comuneros acceder a empleos temporales.

Cae huaico en Chanchamayo
Un huaico que se produjo la noche del miércoles mantiene incomunicados a los habitantes de treinta centros poblados de la margen izquierda del río Perené, en el distrito de Pichanaki (provincia de Chanchamayo).

"La mayoría de los afectados son productores de cítricos que se encuentran en plena cosecha", manifestó el alcalde de Pichanaki, Zósimo Cárdenas Muje.

El huaico cayó en el sector del puente Shimpitinani sin afectar el viaducto, pero cubrió más de 50 metros de la carretera de acceso a las comunidades de Boca Huachiriki, Miraflores, Magonari, Esmeralda, Villa Sol, Huantinini, Autiki, Bajo Paucarbambilla, San José Anapiari, Belén Anapiari, Chinchaysuyo, Río Blanco, Alto Unión, Nazarategui, Valle Nazaret y otras.

Maquinaria de la municipalidad de Pichanaki y trabajadores de la comuna trabajan en la limpieza del lodo y piedras que cubren la plataforma de la vía a fin de restablecer el tránsito.

Los campesinos producen principalmente cítricos y café y en esta época del año se encuentran en plena cosecha por lo que se requiere abrir la carretera con urgencia.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook