Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LOS MISTERIOS DEL CEREBRO HUMANO

Británico dibuja de memoria mapas aéreos de ciudades

Es autista y tiene el síndrome del sabio, que le da capacidades extraordinarias. Solo le bastó verlas unos minutos para dibujar Roma, Londres o Tokio

¿Sería usted capaz de recordar en este momento cuántas casas hay en su cuadra y dibujarlas con exactitud en una hoja de papel? Probablemente no. Sin embargo, para el británico Stephen Wiltshire, no es problema. Él ha sido capaz de reproducir en gigantescos lienzos y con gran detalle la vista aérea de ciudades como Roma, Hong Kong, Fráncfort, Madrid, Dubái, Jerusalén y Londres. Solo le bastó sobrevolar por algunos minutos esas ciudades para memorizar sus paisajes y empezar a dibujar.

Stephen nació hace 34 años en Londres. De pequeño no hablaba ni se relacionaba con la gente. A los 3 años le diagnosticaron autismo. Dos años más tarde ingresó a una escuela londinense para niños con necesidades distintas, en donde descubrieron su habilidad especial para el dibujo. Hizo de esta actividad su manera de comunicarse: animales, automóviles (sus preferidos) y edificios dibujados al detalle hablaban por él. Recién a los 8 años empezó a hablar, cuando sus maestros le escondieron momentáneamente sus artículos para dibujar y él se vio obligado a pedirlos. Su primera palabra fue 'papel'.

EN CUESTIÓN DE HORAS
La primera vez que se dio a conocer el trabajo de Stephen fue en 1987, gracias a un reportaje de la BBC sobre personas con habilidades superiores a las normales.

Años más tarde, en el 2001, el joven apareció en otro documental de la BBC. En esa oportunidad lo hicieron sobrevolar por algunos minutos Londres y luego completó, en tres horas y de manera detallada, una ilustración aérea a escala que incluía 12 hitos históricos y unos 200 edificios de la ciudad. Dos años después hizo lo propio en Tokio y desde entonces ha ido visitando distintas ciudades para repetir la experiencia. En febrero de este año visitó Madrid, en abril Dubái y hace unos días Jerusalén.

El 2006 fue un año especial para el artista: primero, la reina Isabel II lo nombró miembro de la Orden del Imperio Británico, en reconocimiento a sus servicios en el mundo del arte (sin hacer referencia a su autismo), y luego abrió su galería permanente en la sede de la Royal Opera Arcade en Londres.

Sus dibujos están disponibles en su página web: www.stephenwiltshire.co.uk.

SÍNDROME DEL SABIO
Sin embargo, lo que hace que Stephen posea una memoria envidiable es que también tiene el síndrome del sabio o savant, descrito científicamente por primera vez en 1789. Se trata de una condición en la que personas con desórdenes en el desarrollo (entre las cuales se encuentran los autistas) demuestran brillantez o gran habilidad en algún campo del conocimiento, contrastando con sus limitaciones individuales. Quienes la tienen destacan por sus capacidades para el arte, la música, el cálculo matemático y la memoria fotográfica.

Es más común en hombres que en mujeres y se presenta en una de cada 2 mil personas con problemas cerebrales, pero aún no se sabe a ciencia cierta qué lo origina.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook