Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LAS INVESTIGACIONES SE REALIZAN CON SOSPECHOSA LENTITUD

Acusan a autoridades de la universidad de Huacho de graves irregularidades

Fiscalía, ANR y hasta comisión del Congreso conocen las denuncias

Por Javier Ascue Sarmiento

Las denuncias contra las autoridades responsables del manejo de la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión de Huacho aparecieron hace dos años, pero hasta ahora nadie ha sido sancionado.

El clamor para que se realice una investigación seria y profunda al interior de los claustros de la universidad huachana crece cada día más. Las instituciones y parte de los miembros de la Asamblea Universitaria también han realizado marchas y mítines, tal como ocurrió el jueves pasado, para llamar la atención de la opinión pública y las autoridades. "Por actos de corrupción que se vienen sucediendo uno tras otro en el interior de la universidad", señala uno de los pronunciamientos.

LAS DENUNCIAS
Según los pronunciamientos públicos de delegados de 18 organizaciones de la provincia de Huacho, las principales denuncias contra las autoridades universitarias se refieren al robo sistemático, por un monto de S/.986.443,70, presuntamente cometido por cuatro trabajadores administrativos. Este hecho fue descubierto en agosto del 2007 al cambiar el sistema de cómputo de la caja central. El antiguo software había sido instalado en 1998 y no registraba los montos reales.

El fiscal Remy Pachas solicitó la detención de los implicados en el desfalco a la universidad, pero el juez de la provincia, Luis Alberto Vásquez Silva, declaró nulo el pedido argumentando que el escrito adolecía de vicios procesales y graves errores gramaticales. En este caso se ha puesto en tela de juicio la acción de varios fiscales y magistrados de la corte pues son catedráticos nombrados por las actuales autoridades universitarias.

Otro caso es la compra de la planta de producción de cerveza, en junio del 2005, por S/.188.466,30. Según el informe del Órgano de Control Institucional (OCI) de la universidad, el monto aprobado fue de S/. 171.333 y este debió ser cancelado cuando la planta estuviese operativa. Pese a que nunca funcionó, los jefes de almacén, logística y el decano de la facultad de Química, Máximo Salcedo Meza, firmaron el acta de recepción favoreciendo al postor en perjuicio de la institución.

Un especialista hizo las investigaciones y comprobó que el sistema de molienda es artesanal; uno de los motores funciona de forma deficiente; las paletas de la paila de cocimiento están defectuosas, así como los quemadores a gas. Además, el especialista concluyó en que los equipos no pueden ser utilizados por estar incompletos. Actualmente permanecen bajo siete llaves en el campus universitario.

A pesar de las recomendaciones del Órgano de Control Interno, las autoridades no han efectuado acción legal contra los proveedores que han estafado a la universidad.

LOS NOMBRAMIENTOS
La manipulación de concursos de cátedra, nombramientos y contratos de personal constituyen otra de las denuncias.

De acuerdo al Informe N° 006-2007-2-0212 del Reglamento del Concurso Público convocado para nombramiento y contratación de docentes 2006-1, se habría permitido el ingreso de familiares directos, amigos, entorno político y otras personas supuestamente con documentos fraguados. El concurso de docentes fue para 117 vacantes, pero al final, el Consejo Universitario aprobó contratar a 172 personas.

Finalmente, también se cuestiona la entrega en concesión, por 20 años, del cafetín de la universidad a un allegado del rector.

El Comercio hizo un seguimiento a estas denuncias ante el Ministerio Público, Asamblea Nacional de Rectores (ANR) y la Comisión de Educación, Ciencia y Cultura del Congreso de la República. En estas dependencias confirmaron haber recibido documentos que señalan irregularidades en la universidad huachana. Informaron que evalúan los casos para dar una respuesta de acuerdo a las investigaciones y pruebas.

Entre los que piden investigar estos casos de encuentran catedráticos, dirigentes de trabajadores y organizaciones civiles.

CLAVES
Versión de las autoridades
A. El Comercio
viajó a Huacho con el fin de conocer la versión de las autoridades denunciadas, pero el rector Carlos Chuquilin Terán no pudo recibir a este Diario.

B. Quien atendió a nuestros periodistas fue la vicerrectora administrativa, Aurora Alejandrina Ríos Colán, quien aceptó que existen algunas denuncias, pero "ninguna tiene sustento y mucho menos pruebas".

C. Ríos Colán reconoce que sí existió el robo sistemático de las arcas de la universidad, pero dijo que fue el mismo rector quien denunció el caso.

D. En el caso del robo sistemático se comprobó que los trabajadores implicados aún trabajan en la universidad.

E. La vicerrectora afirma que las denuncias son hechas por enemigos del actual rector.

ENFOQUE
Dos caras de una misma realidad  (*)
El domingo pasado, en un espacio similar, hacíamos hincapié en la importancia que tiene la educación para darle sustento y continuidad al desarrollo económico que actualmente muestra nuestro país.

Decíamos en esa ocasión que si ahora no nos preocupamos por mejorar nuestro sistema educativo, en los próximos años tendremos graves problemas para lograr trabajadores competentes que se encarguen de echar a andar las empresas que quieran desarrollarse en el país.

En estas páginas presentamos las dos caras de una misma realidad. Por un lado, la modernidad y profesionalismo que demuestran diversas instituciones al educar a nuestros hermanos nativos y, por el otro, la triste realidad llena de irregularidades que invade una casa superior de estudios.

Llama la atención cómo en el segundo caso son las mismas autoridades las que entorpecen la buena administración de justicia, a pesar de las voces, cada vez más mayoritarias, que reclaman transparencia en el manejo de los destinos de la universidad. Las casas superiores de estudios tienen la responsabilidad de terminar de formar a las nuevas generaciones y no puede ser posible que una de ellas siga enfrascada en escándalos que solo entorpecen el fin para el que fue creada.

Felizmente no todo en la educación es malo, sino que lo digan aquellos niños que reciben educación bilingüe en la comunidad indígena de Nueva Betania, en Ucayali. Gracias al esfuerzo de buenos profesionales y el apoyo extranjero, los niños de aquella zona pueden integrarse a la sociedad occidental, sin perder las raíces, y eso es básico para reforzar su identidad.

Los invito a alegrarse con los éxitos de nuestra educación, pero también a preocuparse e interesarse por solucionar los problemas que se presentan en otros planos.
(*) Martín Huancas. Editor de la sección Perú

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook