Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
PRONTO SERÁN CHATARRA QUE PASARÁ POR LA FUNDICIÓN

Más de 20.000 vehículos públicos deben ser retirados

Representan el 75% del sector, tienen más de 15 años y son contaminantes. Gobierno aún no ha otorgado las partidas para incentivar el cambio. Municipalidad de Lima necesita US$54 millones para bonos de chatarreo. Renovación del parque automotor podría tardar 40 años por falta de fondos

Al mismo ritmo de un ómnibus viejo y en mal estado se mueve la política pública que apunta a renovar nuestro aún pequeño pero mortal parque automotor. Todos los programas de chatarreo en América Latina han empezado por la flota del servicio de transporte público urbano, por ser el principal medio de movilidad de la población. Si se aplicara un plan dirigido a este sector y se partiera por aquellos de más de 15 años de antigüedad, un total de 20.466 unidades ('combis', microbuses y buses) que circulan en la capital estaría dentro de la categoría contemplada, según la Gerencia de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima. Es decir, el 75% de la flota de transporte público en circulación (ver cuadro).

No obstante, el Perú tomó otra ruta: el Decreto Supremo 213 del Poder Ejecutivo, aprobado en diciembre del año pasado, promueve bonos de chatarreo para los autos que tengan más de diez años de antigüedad. No lo dice, pero por las características señaladas en el texto (autos que usan diésel, de ocho asientos y 1.600 centímetros cúbicos) se comprende que el beneficio se dirige principalmente a los taxis.

UNOS 120.000 VEHÍCULOS
La Asociación de Representantes Automotrices del Perú (Araper) calcula que 120.000 vehículos con estas características en Lima podrían ser candidatos para beneficiarse con el esperado programa de chatarreo. El monto de 50 millones de dólares planteado por el Gobierno alcanzaría para sacar de circulación unos 20.000 vehículos en tres años si aprueba un bono equivalente a 2.500 dólares por unidad, según Gustavo Navarro, director general de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas. Lo cierto es que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) estudia aún su financiamiento.

Carlos Álvarez, gerente de Transporte Urbano de Lima, sostiene que la municipalidad diseñó un plan de chatarreo vehicular para la ciudad que al mismo tiempo racionalice la sobreoferta vehicular de 27.000 unidades a 10.000, aproximadamente, para el año 2012. Se formuló un proyecto de ordenanza que precisa una reducción del límite de antigüedad de los vehículos de transporte público de 35 a 15 años entre el 2008 y 2012, pero se requieren 54 millones de dólares para financiar el programa con bonos de entre mil y tres mil dólares.

Si no se ha seguido adelante, dice Carlos Álvarez, es por dos motivos: la falta de financiamiento y el costo social, ya que para un sector de transportistas el bono no es un incentivo suficiente para dejar ese negocio y dedicarse a otra actividad.

PUEDE TARDAR 40 AÑOS
Aunque la importación de vehículos nuevos va en aumento (el 2007 se vendieron en el país 51 mil unidades y este año se colocarán 80 mil), la importación de autos de segunda continúa superando la de los nuevos (ver gráfico). Esto genera que aparezcan constantemente más carros en las calles, sin que los más antiguos, aquellos que están en peores condiciones, salgan de circulación.

En las actuales condiciones, advirtió Armando Negri Piérola, presidente de la Asociación Automotriz del Perú, se necesitarían 40 años para renovar el parque automotor. En Santiago de Chile y Bogotá, antes de implementar los programas de chatarreo se prohibió la importación de vehículos usados.

Juan Carlos Dextre, coordinador del área de Transporte Público de la Pontificia Universidad Católica, sostiene que en estos dos países los planes tuvieron dos objetivos fundamentales: reducir la sobreoferta de unidades de transporte público (especialmente las de tamaño inadecuado como las 'combis' y las de mayor antigüedad) y promover que algunos operadores entreguen dos o tres vehículos para comprar uno nuevo y formen empresas a través de una agrupación.

José Luis Díaz León, presidente de la Asociación de Empresas de Transporte Urbano del Perú (Asetup), plantea que el Ministerio de Energía y Minas coordine con la Municipalidad de Lima para incluir el transporte público en la entrega de bonos de chatarreo. En este gremio son 580 los transportistas interesados en renovar su flota.

Díaz León añade que el bono y la exoneración del Impuesto General a las Ventas (IGV) para la adquisición de ómnibus a gas incentivaría la renovación de la flota del transporte público. Actualmente, un bus a diésel cuesta 110 mil dólares y uno a gas 150.000 dólares.

Desde el 2007 hasta la fecha, la Gerencia de Transporte Urbano de Lima ha retirado de circulación 311 ómnibus de 35 años de antigüedad para cumplir con la Ordenanza 954, aprobada en julio de 2006. Estos vehículos no entraron a un programa de chatarreo, sino que se les retiró las tarjetas de circulación, el único documento que autoriza el tránsito de un vehículo del servicio público.

Hay tres empresas de autos inscritas
Para participar en el programa de bonos de chatarreo, los vendedores de autos nuevos de hasta 1.600 centímetros cúbicos y convertidos para ser utilizados alternativamente a gas natural vehicular (manteniendo la garantía del fabricante) deben inscribirse en el Ministerio de Energía y Minas (MEM) y pasar una supervisión.

De diciembre a la fecha, tres empresas se han inscrito y han sido aprobadas: KIA Import S.A.C., Ital Motors y Altos Andes. Además, el expediente de Hyundai ya está en trámite, señala Gustavo Navarro, director general de Hidrocarburos del Ministerio de Energía. Son necesarias 10 empresas para el desarrollo del programa de renovación del parque automotor y cambio de la matriz energética.

Al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) le corresponde autorizar los centros de chatarreo donde se dirigirán los interesados en participar en el programa para ser evaluados. Hicimos la consulta al ministerio sobre esta tarea pendiente, pero no hubo respuesta hasta el cierre de esta edición.

LAS CIFRAS
17
Años es el promedio de antigüedad del parque automotor en el país.

76%
De los accidentes de ómnibus es causado por vehículos con más de 10 años de antigüedad, según estudios del Centro de Investigación y Asesoría del Transporte Terrestre (Cidatt).

12.000
Combis forman parte del parque automotor de Lima. Son vehículos de poca capacidad que congestionan las vías y contaminan el medio ambiente, de acuerdo con la Municipalidad de Lima.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook