Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
DOBLE HOMENAJE A GASTÓN GARREAUD

El vuelo de la memoria

Por Carlo Trivelli

"No quisiera que nada de esto se pierda". Esas fueron las palabras con que Lucrecia Lostaunau le propuso a Enrique Planas escribir un libro sobre su marido, el artista y aviador Gastón Garreaud, fallecido hace poco menos de tres años. Con ese mandato y una ruma de papeles viejos, Planas comenzó su investigación. "Conocí a Lucrecia por mi taller de narrativa. Mi contacto más cercano con Garreaud fue a través de ella, pues Gastón ya había fallecido. Estoy seguro de que Lucrecia llevaba ese taller porque quería escribir un libro sobre su marido. Pero nada, creo que tiró la toalla, y por eso me llamó a mí".

El resultado de la investigación, que supuso revisar documentos y realizar numerosas entrevistas con amigos y colegas del artista, es Lecciones de vuelo, ultraligera memoria de Gastón Garreaud. No se trata propiamente de un libro de homenaje, aunque esa sea claramente su intención, sino, como el título anuncia, una memoria de un personaje digno de ser recordado. Como dice la propia Lucrecia, "He vivido 45 años con él. Era tan original, que valía la pena hacerlo conocer".

Garreaud fue un artista autodidacta. Abandonó los estudios de arquitectura que su familia le pagaba en Roma por el simple placer de dibujar. Y por lo que los dibujos, vendidos en cafés en la capital italiana, le permitían costearse: lecciones de vuelo. Así, cuando ya no pudo ocultarlo más, tuvo que confesarle a sus padres: "me he hecho piloto".

De regreso al Perú, tras una estancia parisina de dos años, se conectó con los que serían para él sus maestros, Ricardo Grau y Sabino Springett y se hizo parte del círculo de artistas del IAC, influyente galería de arte, marcada por su credo modernista. Fue así como, junto a los dibujos, libres e imaginativos que él solía regalar, comenzó a aparecer el trabajo más 'serio' enfocado en la abstracción geométrica que lo convertiría en un referente de esa escuela en nuestro medio.

Es eso, precisamente, lo que rescata Augusto del Valle, curador de la retrospectiva que estos días le dedica el Icpna: su opción por la abstracción geométrica pero con referentes locales. Su trabajo era "muy diferente a toda esta onda informalista o vinculada a la abstracción gestual, que toma lo precolombino y lo coloca dentro de la pintura", explica del Valle, quien ve en este Garreaud al epítome de una veta de la modernidad artística que, en los últimos tiempos, ha sido postergada por la crítica, a favor de la fotografía o la performance.

El libro de Planas nos revela a Garreaud a través de un planteamiento posmoderno: recrea monólogos del personaje a partir de sus declaraciones en entrevistas a los medios de prensa, pero también se sitúa él mismo como una suerte de detective que va contándole al lector el avance de sus pesquisas. "Yo quería hacer un libro de reportaje, pero siempre la chamba de escritor se me va a meter por algún lado. Entonces quise jugar con una especie de desdoblamiento y compartir la creación de un narrador con el lector", explica Enrique.

Así, se abren ante nosotros las obsesiones de Garreaud: la primera: su admiración por Jorge Chávez (aviador y dibujante como él), que lo llevaría a repetir la hazaña del pionero que cruzó por primera vez los Alpes entre Suiza e Italia en un pequeño aeroplano. La segunda, su vocación por Vallejo, que lo llevó a producir innumerables dibujos y monotipias del poeta, pintadas, muchas veces, con café en vez de acuarela. Y, ambas, una sucesión de aventuras aéreas, ideales políticos, spaghetti a la carbonara, alegrías, fracasos y excentricidades dignas de ser contadas.

PRESENTACIÓN
El libro se presentará el lunes 22 de setiembre en la librería Ksa Tomada (Conquistadores 1238, San Isidro) a las 7:30 p.m.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook