Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
CINE

Andando a tientas

DE PRÓXIMO ESTRENO EN LIMA, LA ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA DE ENSAYO SOBRE LA CEGUERA DEL NOBEL PORTUGUÉS JOSÉ SARAMAGO HA GENERADO REACCIONES ENCONTRADAS: UN ÉXITO ROTUNDO EN BRASIL Y UN FUTURO INCIERTO, CON PROTESTAS INCLUIDAS, EN ESTADOS UNIDOS

Ensayo sobre la ceguera es, sin duda, uno de los libros que más impacto ha generado en la última década. No solo motivó que se le otorgara el Nobel a Saramago, sino que se convirtió en un bestseller a pesar de constituir un reto para muchos lectores de ficción más ligera y de ser de esas historias que, por su crudeza, nos agarran del cuello y nos dificultan la respiración.

El proyecto de llevar al cine esta historia de una epidemia de ceguera instantánea y sus terribles consecuencias, tuvo en Saramago un primer gran escollo. El mismo autor ha declarado: "Siempre me resistí, porque es un libro violento sobre la degradación social y yo no quería que la historia cayese en las manos erróneas". Sin embargo, luego de hablar con los productores, el autor dio su consentimiento. "Creo que Saramago estaba receloso de que un estudio transformara la historia en una película de zombis y perdiera el fondo político que contiene el libro", diría luego Niv Fichman, el productor, quizá sin saber, como veremos, lo que le esperaba.

La producción encontró en Fernando Meirelles (Ciudad de Dios y El jardinero fiel) al director adecuado para enfrentar el reto que representaba la cinta: "Este filme no tenía una base", ha dicho el director. "Es todo inventado -una ciudad genérica con personajes que no tienen ni nombres ni pasado, que se contagian de una enfermedad que no existe. Luego de que me involucré en la producción, me dije a mí mismo: ¡Esto es como una trampa!".

Para enfrentar el asunto mismo de la enfermedad que ataca a los personajes, los actores se sometieron a prácticas de ceguera, para interpretar con naturalidad a personas que acaban de perder la vista. "Experimentar la ceguera también nos ayudó a entender más la historia. En aquellos laboratorios, éramos lanzados, con los ojos vendados, a una calle de una gran ciudad con otros 20 extraños, con solo un sonido de campana para guiarnos. Lo que pasa es que todo el mundo comienza a sujetarse, todos se apoyan unos en otros y se mueven en grupo. Inmediatamente se crea una confianza en la comunidad y creo que de eso trata, parcialmente, la historia de Saramago", cuenta el director.

Pero la ceguera de los personajes no era solo un problema de actuación, pues ponía en jaque el lenguaje cinematográfico mismo, en el que habitualmente el hilo de la historia está construido a partir de lo que los personajes ven. ¿Cómo hacer algo así en un filme lleno de invidentes? La respuesta fue intentar poner a los espectadores en un mundo igual de ciego: "a veces la imagen está lavada, otras está fuera de foco, en ocasiones el encuadre está todo mal, deliberadamente. También trabajamos separando el sonido de la imagen" explica Meirelles.

PROBLEMAS DE RECEPCIÓN
El resultado fue aprobado por Saramago, pero no recibió buenos comentarios cuando se presentó en Cannes, en parte por lo que parece ser una brecha cultural que la cinta no puede salvar. A pesar de que en Brasil ha sido un éxito rotundo, los miedos del productor Niv Finchman parecen haberse hecho realidad: el marco de lectura desde el que la ven en Estados Unidos es el de las películas de catástrofes, las de zombis incluidas. Para muestra, un botón de Terrence Rafferty, del "New York Times": "Es arriesgado para Meirelles hacer una película apocalíptica que no externalice nuestros miedos en la forma de zombis o vampiros o monstruos gigantes (.). La epidemia de ceguera tiene el efecto de volver a la gente hacia su interior, donde es más difícil luchar contra los demonios". Y todo ello en medio de protestas por parte de la National Federation of the Blind, cuyos miembros organizaron un protesta en unos 21 estados de la unión porque la premisa del filme les resultaba ofensiva para los invidentes y -por presentarlos como incapaces de valerse por sí mismos- perniciosa para su lucha por la igualdad de oportunidades laborales. Esperemos que entre nosotros tenga mejor suerte. (CT).

CEGUERA EN LIMA
La adaptación cinematográfica de Ensayo sobre la ceguera del premio Nobel de literatura José Saramago, protagonizada por Julianne Moore, Mark Ruffalo, Danny Glover, Alice Braga, Yusuke Iseya, Yoshino Kimura y Gael García Bernal, se estrenará en Lima el próximo 23 de octubre.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook