Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

La amnistía posible

Rincón del autor. Debe amnistiarse a los militares de la operación Chavín de Huántar y a los que lucharon lícitamente contra el terrorismo. Los asesinos no pueden ser favorecidos

Por Hugo Guerra

Cuidadoso lector, a propósito del 'Petrogate' y del 'chuponeo' ha quedado en el tintero la propuesta presidencial de amnistiar a los militares procesados por presunta violación de los derechos humanos.

En el Congreso se ha presentado un proyecto esencialmente dirigido a beneficiar a los efectivos que participaron en la operación Chavín de Huántar, que permitió recuperar la residencia japonesa asaltada por el MRTA en diciembre de 1996.

En este extremo estoy de acuerdo, a desgaire de quienes nos insultan por discrepar ideológica y jurídicamente. Gracias a dicha intervención, considerada como una de las más eficientes en la historia contemporánea, se salvaron más de 100 compatriotas que fueron vejados por un puñado de terroristas a quienes la historia juzgará con dureza.

Es cuestión de principios: no se puede tratar injustamente ni seguir persiguiendo a militares decentes. Tampoco se debe permitir que so pretexto de proteger los derechos humanos se aliente la destrucción progresiva de nuestras FF.AA.

Seamos claros: en el tema humanitario hay personajes y organizaciones de todo pelaje. De un lado están quienes con convicción defienden los derechos del ser humano; pero están también quienes manipulan la noble causa por razones tanto políticas como pecuniarias. Y son identificables los extremistas que buscan horadar la respetabilidad de todo lo militar, al desconocer los conceptos elementales de patriotismo, soberanía y defensa nacional.

Pero la amnistía no puede ser para todos y por cualquier causa. Aparte de los que intervinieron en la residencia japonesa, están quienes cumplieron órdenes y participaron en las acciones represivas dentro de una justa guerra contrasubversiva, en la que hubo episodios complejos hasta para evaluar; y están, cómo no, los otros que formaron parte de organismos paramilitares cuyo norte fue el del asesinato premeditado y vesánico.

En el primer caso, la amnistía es viable porque no se puede sancionar a aquellos que utilizaron las armas del Estado para luchar contra el genocidio organizado por las bandas de Sendero Luminoso y del MRTA.

En el segundo grupo no cabe ninguna forma de perdón u olvido jurídico porque, como bien lo dice la CIDH, "los Estados no pueden sustraerse del deber de investigar, determinar y sancionar a los responsables de crímenes de lesa humanidad".

En cuanto a la polémica en torno, es democrática la discrepancia entre los que alentamos la reconciliación nacional y aquellos que insisten en posiciones judicialistas. Pero deben quedar fuera los extremistas que carecen de argumentos racionales y se basan únicamente en el odio y la diatriba, parapetándose en el anonimato (como el de la Internet), sin suscribir sus posiciones.

Y, aunque suene paradójico en esta cuestión, parafraseemos a Mao Tse Tung en discusión sobre si es procedente la amnistía para los militares: dejemos que florezcan mil flores bajo el sol y compitan por su belleza. Esto es por la calidad de los argumentos que se expongan.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook