Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

SOCIEDAD

Afirmación del sentido de pertenencia

Un ministerio de cultura. La actual coyuntura, marcada por la gran producción cultural y los profundos cambios sociales, es el escenario apropiado para la creación de un ente promotor.

Por Manuel Pantigoso

Lo que caracteriza al hombre es el espíritu. La cultura lo expresa. La historia del hombre como historia de la cultura indica el proceso de la maravillosa transformación y firme permanencia del ser humano.

Ortega y Gasset afirmaba que la cultura es "un movimiento natatorio" () "un bracear del hombre en el mar sin fondo de la existencia con el fin de no hundirse" () "una tabla de salvación por la cual la inseguridad radical y constitutiva de la existencia puede convertirse provisionalmente en firmeza y seguridad".

La política en marcha hacia la creación de un ministerio apunta, sin duda, a promover la cultura en sus dimensiones más vastas y concretas, sin parálisis ni encuadramientos, por ser ese posible ente gubernamental un valor de garantía para el progreso individual, social y nacional. Un pueblo culto es capaz de afrontar su identidad como un legado ancestral, en su propia ebullición, sin uniformizar los valores y conservando su riqueza espiritual y artística.

La cultura como conjunto de rasgos distintivos, intelectuales y afectivos, tiende a enfrentarse a aquellos esquemas que tergiversan nuestros valores, tradiciones y creencias por causa del papel que están jugando algunos medios de comunicación social. Lo imaginario, la fantasía, la creatividad, están en riesgo por la influencia de la imagen y de la dosis de consumo de mensajes de pobre calidad; es la invasión de la cultura de masas que no ayudan a los grandes objetivos de paz, diálogo intercultural y desarrollo que el país necesita.

Todo lo foráneo se quiere incrustar y liberalizar por la presión de los intereses políticos y económicos. Se lesiona a cada paso la sensibilidad humana; hay la tendencia al enrocamiento del espíritu y a hacer invisible lo que más estremece: la miseria del alma racional, como pobreza extrema. Un antídoto es la cultura que intensifica los horizontes, amplía los caminos hacia lo correcto, ilustra y amortigua desazones, alienta el ánimo por la ruta del esfuerzo. Por eso, promoverla y difundirla --como lo haría un correcto ministerio-- es liberar al ser humano y a la sociedad de la barbarie grupal que está cerniéndose amenazante. Es un deber de humanismo y sincero sentido patriótico velar por la conservación de nuestra cultura ancestral y vigorizarla cada día para asegurar, de veras, el sentido de pertenencia.

La gran producción cultural y la rapidez de las mutaciones sociales, económicas y tecnológicas son un desafío y una ocasión excepcional para las entidades que trabajan en este campo. Hay que potenciar los efectos prácticos que producen las tecnologías en constante evolución, pero es necesario considerar también los peligros de la fabricación automatizada en la producción a gran escala. Ella busca, muchas veces, obtener con el menor costo el mayor beneficio posible.

Haciendo honor a los nobles propósitos de la creación de un ministerio de cultura, las personas encargadas de tomar el timón tendrían que estar decididas a desterrar toda posible manipulación, que obstaculiza la libertad mental y permite el facilismo. Esto deformaría la verdadera imagen del ser humano. Es bueno reiterar que la cultura es, siempre, un autoconocimiento, porque --como decíamos al comienzo-- ella es "el habla del espíritu".

+ info
El debate en torno a la creación de un ministerio de cultura se avivó tras el discurso del presidente Alan García, el 28 de julio pasado, cuando propuso al Congreso contemplar la creación de este organismo.

España, Colombia, Cuba, Brasil, Ecuador, Guatemala, Venezuela, México, Paraguay, Chile cuentan con ministerios de cultura.

En Colombia, este sector fue creado hace once años. Entre sus objetivos está la promoción y la difusión de manifestaciones culturales tanto nacionales como internacionales.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook