Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

MÚSICA

Vaquero crepuscular

Los archivos de Bob Dylan. El cantautor acaba de publicar "Tell Tale Signs", una cuidada revisión de rarezas y cortes inéditos de su último período creativo.

Por Francisco Melgar Wong

La gran diferencia entre la última colección de canciones inéditas de Bob Dylan y las entregas previas de las legendarias "Bootleg Series" está en la etapa creativa que se presenta en la nueva recopilación. Esta vez no se trata de un trabajo arqueológico destinado a reconstruir el pasado musical del celebrado cantautor, sino más bien del retrato de su más reciente encarnación: la del vaquero crepuscular que ha vivido lo suficiente como para entregarse al júbilo y al dolor apenas estos aparecen en su camino; un camino, vale la pena decirlo, lleno de bandidos, novias fugitivas y fantasmas; una suerte de cruce musical entre los relatos de Eudora Welty y los 'westerns' de Sam Peckinpah.

El punto de partida de esta recopilación titulada "Tell Tale Signs" se encuentra en las sesiones que Daniel Lanois organizó para la grabación de "Oh Mercy", disco lanzado por Dylan en 1989. De allí provienen "Most of the Time", "Dignity", "Everything is Broken", "God Knows" y "Born in Time", todas en versiones que evidencian la sobreproducción a la que Lanois sometió el disco oficial. El resultado no deja de ser revelador. Pero eso es solo el comienzo.

Al igual que Borges y Bioy Casares, quienes tradujeron y antologaron sus relatos policiales preferidos para que sus lectores disfrutaran más de la obra que se disponían a escribir, Dylan preparó su gran regreso de 1997 con dos discos de viejos temas de country y blues: "As Good as I've Been To You" y "World Gone Wrong". De esas sesiones "Tell Tale Signs" rescata "32-20 Blues", un clásico de Robert Johnson cuya historia de infidelidad y asesinato prefigura el lenguaje sardónico y dramático que Dylan luciría en sus próximos tres discos: "Time Out of Mind" (1997), "Love and Theft" (2001) y "Modern Times" (2006).

El magistral "Time Out of Mind" está representado por seis temas. Dos de ellos son versiones de una canción que aparecería posteriormente en "Love and Theft": "Mississippi"; los otros cuatro son "Marching to the City", "Dreamin' of You", "Can't Wait" y la joya de la recopilación, "Red River Shore", desarmante monólogo de un hombre condenado a vivir como un fantasma de su primer y único amor. No creo exagerar si digo que la profunda elocuencia de la melodía y la intensidad de cada verso hacen de esta canción una de las mejores de todo el catálogo de Dylan. Las versiones en concierto de los temas de "Love and Theft" constituyen una contundente muestra del poderío rítmico que la banda de Dylan ha alcanzado en estos días y las versiones alternativas de las canciones de "Modern Times" hablan de la gran variedad de estilos que Dylan guarda bajo la manga para hacer sus arreglos.

En resumen: "Tell Tale Signs" confirma que a los 67 años Dylan ha alcanzado un nuevo pico creativo, fácilmente comparable al de su gran trilogía de los años sesenta: "Bringing it All Back Home" (1965), "Highway 61 Revisited" (1965) y "Blonde on Blonde" (1966). La notable diferencia es que este nuevo momento de lucidez lleva más de diez años de duración. Y a estas alturas del camino no creo que Dylan se permita dejarlo pasar tan fácilmente.

Dylan escritor
"Tarantula", el primer libro de Bob Dylan, fue escrito entre 1965 y 1966, aunque su publicación oficial no llegó sino hasta 1971. El estilo de esta extensa prosa poética guarda gran similitud con las notas que Dylan escribió para las contratapas de sus discos a mediados de los años sesenta: una extraña síntesis de los surrealistas más cercanos a la escritura automática (Crevel, Péret, Aragón) y la imaginería 'beatnik': carreteras, cafés, estaciones de servicio, mujeres mexicanas, policías y la presencia fantasmal de distintos personajes de la historia universal. Como se sabe, en el momento de su publicación Dylan se desentendió de "Tarantula", argumentando que su representante lo había obligado a escribirlo.

El gran salto hacia adelante llegaría con "Crónicas Vol. 1", la estupenda autobiografía que Dylan publicó el 2004. Distante, elegante, socarrón y en ciertos momentos profundamente conmovedor, el estilo de "Crónicas Vol. 1" está más cerca de los reportajes de James Agee que de las frases apasionadas de Jack Kerouac o de los cadáveres exquisitos de André Bretón; sus historias, todas relacionadas con el trabajo como fuente de dignidad, están escritas con una exquisita e irresistible mezcla de arrogancia y nostalgia. No es un libro que será olvidado muy pronto.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook