Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

Narcoterroristas atacaron comisaría de Ocobamba con cohetes Instalaza

Asesinaron a oficial a cargo del puesto policial con un tiro de gracia en la cabeza. Ministro Alva Castro viajó hacia la zona y dispuso incremento de miembros PNP

Por Javier Ascue. Enviado especial

ANDAHUAYLAS. El ataque narcoterrorista a la comisaría del distrito de Ocobamba fue brutal y los delincuentes actuaron sin compasión. Unos 60 sujetos armados, varones y mujeres, utilizaron tres cohetes Instalaza para destruir el local del puesto policial y luego liquidar, con un tiro de gracia en la cabeza, al comisario teniente PNP Héctor Zegarra Bernaola, mientras agonizaba por las heridas causadas por las explosiones.

También quedaron heridos los sargentos Rigoberto Cruz Hidalgo, Rubén Nina Robles y Ramiro Villagaray Arévalo, quienes fueron atendidos en la posta de este distrito de la provincia de Chincheros, Apurímac.

El ataque se inició el miércoles a las 11:45 de la noche y duró dos horas.

"Cuando comenzó el ataque no podíamos salir por temor a ser asesinados. No querían que les miremos sus rostros ni su armamento. Fue atroz", dijo una aterrorizada vecina que pidió mantenerse en el anonimato.

Los efectivos de la comisaría repelieron el ataque con una defensa que el jefe de la División Policial de Andahuaylas, comandante Edwin Pereira, calificó de heroica. En respuesta a esta férrea resistencia, los asesinos lanzaron cohetes Instalaza contra el techo del local y uno a ras de tierra. Así destruyeron el local policial, ubicado en la plaza de armas de este poblado de tres mil habitantes.

Se supo que los criminales se llevaron tres fusiles FAL y que los atacantes conocían a sus víctimas, tanto así que, según testimonio de algunos pobladores, durante el ataque llamaban a los policías por sus nombres.

Los pobladores de Ocobamba se encuentran asustados y permanecen en las calles. Informaron que los narcoterroristas ingresaron al pueblo por distintas calles y que coordinaron el ataque en quechua y utilizando transmisores. Según ellos, las mujeres eran las más belicosas, pues lanzaban arengas contra la policía y el Gobierno. "Que mueran los gringos perros, mueran los explotadores, muera la policía", fueron las frases que más utilizaban durante el ataque.

ANTECEDENTES
Las autoridades de Ocobamba informaron que esta columna narcoterrorista estuvo actuando en la zona desde hace varios meses. Dijeron que son los que protegen el transporte de la droga desde la selva del valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE).

Es plenamente conocido que esta localidad se ha convertido en la nueva ruta del narcotráfico y que se viene utilizando a jóvenes como mochileros, a los que les pagan entre 400 y 500 dólares por cargar de 10 a 20 kilos de droga. Bajo la misma modalidad, denominada por los lugares como 'cargacho', también transportan los químicos para la elaboración de las pasta básica de cocaína. La policía de la provincia de Chincheros conoce este tráfico del narcoterrorismo, informaron los vecinos, pero sin dar sus nombres por temor a ser asesinados por los delincuentes.

También se supo que esta misma columna de 50 narcoterroristas pretendió realizar un paro armado el 8 de octubre pasado. Hicieron un recorrido por los demás distritos de Chincheros y exigieron a los pobladores obedecer el paro. Realizaron numerosas pintas y lanzaron volantes con lemas subversivos.

Hace dos semanas también asaltaron la posta médica del distrito de Pumachuco a unos 40 metros de Ocobamba, de donde se llevaron todo el medicamento, luego de haber amenazado de muerte al médico que vive en el local de salud. Fue durante la noche. Despertaron a los pobladores para que participasen en una asamblea popular y les pidieron su apoyo para continuar la lucha armada. Sin embargo, no precisaron si eran de Sendero Luminoso. Esto probaría que son los mismos narcoterroristas que protegen a los cárteles de la droga del Huallaga central y del VRAE. Tanto las amenazas contra las autoridades y la policía, así como el robo de los medicamentos, fueron informados en su momento al comando de la policía de Andahuaylas, Chincheros y de Abancay. Incluso el ataque a Ocobamba estaba anunciado, así como a la comisaría de Huaccana y Pumachuco. Estas dos delegaciones recibieron una mayor dotación de policías, lo que dejó de lado a Ocobamba.

El comando de aniquilamiento que viene recorriendo Chincheros estaría comandado por el terrorista 'Demetrio' y estaría compuesto por los elementos más sanguinarios del narcotráfico.

REFUERZOS
El jefe de la división policial de Andahuaylas, Edwin Rolando Pereira, llegó aproximadamente a las 7:00 a.m. al mando de dos patrullas de 40 efectivos de las provincias de Andahuaylas y Chincheros, para reforzar la seguridad y empezar la ubicación de los asesinos.

"El personal se defendió heroicamente, pero los ataron desde diferentes frentes y en mayor número", sostuvo Pereira.

El jefe policial deslizó la hipótesis de que este ataque podría ser una respuesta al trabajo efectuado por la policía, que concluyó recientemente con la incautación de unos 82 kilos de pasta básica de cocaína. El oficial confirmó que no hubo entrega de volantes y que tampoco los atacantes congregaron a la población, como acostumbraban a hacer los terroristas en otras épocas.

Dos horas y media después, hasta el lugar de los hechos llegaron Roberto Castillo, de la fiscalía penal de Andahuaylas; Dimitrov Gallegos, fiscal antidrogas de Andahuaylas y Chincheros; y Carmen Navarrete, fiscal mixta de Chincheros. Con la presencia de los representantes del Ministerio Público se procedió al levantamiento del cadáver.

Había pedido que le enviasen refuerzos
Basilio Zegarra, hermano del teniente PNP asesinado, informó ayer que el oficial había solicitado a sus superiores, en reiteradas ocasiones, refuerzos, dado que la zona era ruta del narcotráfico.

Por ello responsabilizó a los jefes policiales, pues los pedidos no fueron atendidos.

El ministro del Interior, Luis Alva Castro, dijo que entendía el reclamo del hermano del policía asesinado: "Vamos a investigar", respondió a la prensa.

Por su parte, el presidente regional de Apurímac, David Salazar, indicó que desde hace tiempo han informado que la zona de Ocobamba es ruta del narcotráfico, pues esta parte de Ayacucho, del VRAE, hacia Cusco y Puno.

"Ocobamba está pegado a Oreja de Perro, zona de Ayacucho que limita con Apurímac y ahora se ha constituido en la ruta de salida del narcotráfico hacia la costa y Bolivia", dijo la autoridad regional a la agencia Andina.

DEL CONSULTOR
Sendero protege el narcotráfico* 
Este ataque de Sendero Luminosos (SL) marca un cambio importante en su capacidad operativa militar. Pasaron de emboscar convoys policiales a atacar de modo distinto.

Por el nivel de planificación, el número de hombres y las armas empleadas, estamos ante un nuevo escenario. Sin embargo, siendo superior en el plano militar, sigue en la misma línea de las demás acciones, porque atacan blancos policiales que han efectuado controles antidrogas. La incautación de PBC explica el ataque. Las últimas acciones de SL también están motivadas por lo mismo. ¿Por qué lo hacen? Porque uno de los papeles de SL en el VRAE es liberar de todo control policial las rutas de la droga. SL busca convertirse en la fuerza que garantice a las firmas del narcotráfico seguir con el negocio. Quieren demostrar a los narcos que buscan acabar con cualquier control en las múltiples rutas de salida de la droga.

Esta acción también responde a los enfrentamientos ocurridos el 16 y 28 de octubre, en los que habrían caído nueve narcoterroristas. Con esta acción están diciendo "con nosotros no fue ese enfrentamiento. No hemos caído allí". Le dicen al Ejército que se enfrentó con mochileros protegidos por sicarios, no necesariamente senderistas. Otra cosa que intenta demostrar SL es que no busca un enfrentamiento abierto con el Ejército sino atacar a la policía, que es la encargada del combate antidrogas. Tampoco podemos descartar que en algún momento se enfrenten con el Ejército.

SL está especializando su función en la zona. Estamos advertidos. Ya no son rezagos pequeños. Es una organización con capacidad de acción militar. No hay que subestimar al enemigo y hay que tener en cuenta que SL no es el enemigo principal, sino el narcotráfico, que lo financia.
* Jaime Antezana. Sociólogo

REACCIONES
LUIS GONZALES POSADA. PRESIDENTE DEL CONGRESO
"En este tema hay una clara línea divisoria, los que están con la democracia y quienes están con la violencia. Por eso, el Perú no dará marcha atrás la lucha contra el narcoterrorismo."

LUIS GIAMPIETRI. PRIMER VICEPRESIDENTE
"El Gobierno responderá enérgicamente el ataque a la comisaría de Ocobamba. Las ideologías han quedado un poco de lado, y se utilizan como cobertura en una zona de tránsito de drogas."

MARTÍN PÉREZ. CONGRESISTA UN
"Es cierto que hay una asociación entre narcotraficantes y terroristas, en ese sentido yo no me opongo a que se estudie la posibilidad de afinar las leyes para castigar debidamente esta figura.".

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google