• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Galería: Encerrada en un sótano durante 24 años

17:40 | La policía de Austria mostró varias fotos del lugar donde Josef Fritzl mantuvo cautiva a su hija con quien tuvo siete hijos producto de violaciones

Amstetten (dpa) - Una gris vivienda familiar, paredes sucias, cercos altos e impenetrables: son las primeras impresiones que ofrece el exterior de la "casa del horror" en Austria, en la que un hombre mantuvo cautiva a su hija durante 24 años, la utilizó como esclava sexual y tuvo siete hijos con ella.

Adentro, sin embargo, la situación es aún peor: las fotos dadas a conocer por la policía de Austria revelan la dimensión del crimen y la tragedia humana que implicó.

En el sótano, una enorme puerta de cemento reforzado con acero esconde la mazmorra donde Elisabeth Fritzl, hoy de 42 años, permaneció encerrada durante 24 años con tres de los siete hijos que le dejaron los abusos de su padre. Sin luz solar. Y sin esperanza alguna de huir.

Otra pequeña puerta escondida detrás de una estantería llevaba a las habitaciones, que en total conforman una estancia de 60 metros cuadrados. La puerta de acero solo podía abrirse a control remoto con un código conocido únicamente por Josef Fritzl, técnico retirado de Amstetten.

Un corredor de cinco metros de largo permitía a Fritzl acceder al lugar, de cerca de 1,7 metros de altura, con instrumentos de cocina y aseo. En el lugar se encontraron unos pocos dibujos infantiles y un elefante de juguete.

Un televisor, unos videos y una radio constituían las únicas ventanas al mundo de los cautivos. Pero no había acceso alguno a luz o aire fresco del exterior.

Kerstin, de 19 años, Stefan, de 18, y Félix, de cinco, pasaron toda su vida en esas habitaciones encerrados por quien era su padre y abuelo a la vez.

Jamás habían salido a la superficie ni asistido a la escuela, como sus otros tres hermanos, robados a su madre al nacer. Josef explicó que la joven había huido con una secta y que había dejado a los niños en la puerta de la casa.

El séptimo hijo, según la declaración del propio padre, murió poco después de nacer y fue incinerado en una caldera.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com