• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Víctimas de secuestro en Austria podrían recibir una nueva identidad

8:20 | Los seis niños, que Josef Fritzl tuvo con su hija Elisabeth, a quien secuestró por 24 años, no han sido anotados en el registro civil

Viena / Amstetten (Agencias).- Los niños que Josef Fritzl tuvo con su hija y que mantuvo encerrados en un sótano podrían recibir una nueva identidad que les permita una vida libre de la persecución de los medios, aseguró este martes en una entrevista con la radio ORF el jefe del gobierno de distrito de Amstetten, Hans-Heinz Lenze.

"En estos momentos se está  analizando una solución con la familia. Pero hay que hacerse a la idea de que introduciremos un nuevo nombre", dijo el político, que no aclaró si eso incluye también a Elisabeth, de 42 años, cuyo padre la mantuvo encerrada 24 años.

Lenze recordó que los seis niños no han sido anotados en el registro civil y que por tanto no son aún ciudadanos austríacos. Sin embargo, se trata de una mera formalidad. "Lo más importante es pensar ahora en la formación escolar de los tres que permanecieron toda su vida bajo tierra", afirmó.

Elisabeth y cinco de sus hijos se encuentran en una clínica donde son atendidos por médicos y psiquiatras, explicó, y añadió que el estado de su hija mayor Kerstin, de 19 años, sigue siendo crítico. Ella está en la unidad de cuidados intensivos del hospital de Amstetten, con respiración artificial, un tratamiento con antibióticos y diálisis.

Los niños 'más tranquilos' vivieron con Fritzl
El estado de salud y su inclinación a llorar eran los criterios por los cuales el violador austríaco Josef Fritzl escogió a tres de los seis hijos que tuvo con su hija para adoptarlos junto con su esposa.

Así lo afirmó hoy Leopold Etz, inspector jefe de la Oficina regional contra el Crimen de Baja Austria, en base a los primeros interrogatorios de Fritzl.

Según Etz, el destino de los tres niños más tranquilos fue permanecer con su madre en el sótano, sin ver la luz natural hasta ser liberados el sábado pasado.

Fritzl había subido del calabozo a tres bebés de pocos meses de edad en los años 1993, 1994 y 1997, alegando ante su familia que la hija, supuestamente desaparecida en una secta, los había depositado delante de la puerta de su casa.

Estos niños crecieron en la casa familiar como si fueran nietos y luego fueron adoptados por Fritzl y su esposa Rosmarie, quien al parecer no sabía nada de los crímenes cometido por su marido.

Y mientras que los tres menores disfrutaron de una educación ejemplar, incluyendo instrucción musical y deportiva, los otros tres hermanos malvivieron en el calabozo de unos 60 metros cuadrados y 1,70 metros de altura.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com