• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

La crisis ayudó a confirmar a Timothy Geithner como secretario de Tesoro

14:49 | Al genio de las finanzas se le cuestiona por no haber pagado sus impuestos en años pasados, pero igual sería respaldado por el senado de EE.UU. para que ocupe el cargo

Washington (AP).- La confirmación de Timothy Geithner como secretario del Tesoro es un indicio de la severidad de la recesión y la voluntad del Congreso de EE.UU. a otorgar al presidente Barack Obama el beneficio de la duda y hacer la vista gorda ante las violaciones fiscales del funcionario.

La votación en el pleno del Senado podría tener lugar el lunes, pese a persistir las dudas sobre la idoneidad de un funcionario que no pagó en tiempo y forma los impuestos por el salario que ganó en el 2001 cuando trabajo en el Fondo Monetario Internacional (FMI), omisión que repitió en los tres años siguientes.

"En otros tiempos mejores, habría sido rechazado sin miramientos", afirmó el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Rutgers, Ross Baker, quien  además sugirió que contribuyeron a la confirmación de Geithner la crisis financiera, la buena voluntad inicial con el nuevo presidente y la reputación de Geithner como genio de las finanzas.

Baker mencionó a manera de ejemplo varios precedentes: "Abraham Lincoln estuvo dispuesto a ignorar el excesivo consumo de alcohol de Ulysses S. Grant por ser un genio en el campo de batalla".

Dada la severidad de la presente crisis, el gobierno y los legisladores de ambos partidos parecen dispuestos a otorgar a Geithner una salvedad. Mencionan como razón su enorme experiencia como gobernador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York y su trabajo en el Departamento del Tesoro bajo tres presidentes.

Obama ha respaldado sin reservas la candidatura de Geithner, e insistió en que el Senado lo confirme pese a sus "errores inocentes".

Geithner tiene el mandato de sacar a la economía de una profunda recesión y, para ello, convencer a los legisladores que deben aprobar cuanto antes un plan de estímulo de 825.000 millones de dólares -o más- diseñado por Obama. Como aval para esa tarea cuenta con su experiencia en el diseño del plan de estímulo económico por 700.000 millones de dólares bajo la presidencia de George W. Bush.

"No son estos tiempos normales", aseveró el senador demócrata Kent Conrad.

De ser rechazado, la elección de un sustituto podría demorar semanas en un momento en que Obama necesita sin más tardanzas un secretario del Tesoro con amplia experiencia.

"Creo que todo el mundo aceptó al candidato, pese a las profundas reservas, para poder encarar cuanto antes la situación de los mercados bursátiles, que andan de capa caída, además de contar con alguien en la Tesorería que defienda el plan de estímulo", dijo el profesor de servicios públicos de la Universidad de Nueva York, Paul Light. "Es considerado demasiado inteligente para fracasar" en el empeño, agregó.

Para algunos senadores renuentes, esa presunción requerirá grandes dosis de fe.

Pese a sus antecedentes y reputación de ser un analista minucioso, Geithner reconoció que no ejerció el cuidado debido en la preparación y pago de sus impuestos, pese a su meteórica carrera en el mundo de las finanzas.

SUS PROBLEMAS CON LOS IMPUESTOS
Se confundió al utilizar un popular programa cibernético en la preparación de su declaración de la renta, utilizado sin problema alguno por millones de personas. No leyó debidamente las advertencias anuales del FMI sobre sus obligaciones en el pago de los impuestos a la Seguridad Social y el seguro médico Medicare, pese a que firmó las declaraciones indicando que las comprendió y aceptó en su totalidad. Después contrató los servicios de un contador que, según sostuvo, tampoco descubrió los errores de sus declaraciones fiscales.

Y por si fuera poco, Geithner dedujo erróneamente el coste de los campamentos veraniegos de sus hijos.

Además, pagó los impuestos atrasados, con intereses, del 2003 y el 2004, solamente tras sufrir una auditoría del Servicio de Recaudación de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés). Empero, no pagó los impuestos que debía de los años 2001 y 2002 pese a que cometió esos mismos errores en sus declaraciones -hasta el cuarto trimestre del año pasado, poco antes de ser postulado por Obama como secretario del Tesoro. Fueron en total unos 34.000 dólares.

Joseph Stiglitz: Economía de EE.UU. puede estar peor que la de Gran Bretaña

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com