plaza vea reto del chef

Con Diego Alcántara

¿Sabes cómo elevar el coeficiente intelectual de tus hijos?

El desarrollo cerebral de tu hijo es igual de importante que su talla. Expertos nos dan consejos para lograrlo con éxito.

¿Sabes cómo elevar el coeficiente intelectual de tus hijos?

La salud afectiva es fundamental para el coeficiente intelectual. Por ello, el niño debe crecer en un ambiente donde se sienta seguro y amado.

“Toma tu caldo de cabeza de pescado, te hará más inteligente” solían decirnos nuestras madras y abuelas cuando éramos pequeños. Pero, ¿sabemos realmente cuáles son los alimentos que ayudan a elevar el cociente intelectual (CI) de nuestros pequeños? Claudia Agüero, nutricionista de Solidaridad Salud nos resuelve esta pregunta y nos indica cuáles son estos alimentos.

 

✔ Pescado
Linaza
 Algas marinas (yuyo, cochayuyo)
Chía
 Yema de huevo

Agüero indica que un niño necesita consumir hierro, omega3, zinc y colina, que son los principales neuronutrientes. “El omega 3, por ejemplo, al ser un tipo de grasa poliinsaturada debe evitarse ser sometida a calor para que los nutrientes no se pierdan. Por ello, el pescado frito no sería la mejor opción. Las preparaciones frescas (cebiches), sancochadas, guisos y al vapor son la mejor alternativa”, precisa la especialista. Además, señala que si hay que agregar un alimento más a la lista, sería la sangrecita.

En cuanto a la linaza y la chía, lo más sencillo es preparar emolientes o refrescos con ambos. Puedes agregarle piña, canela y clavo para hacerlo aún más agradable y aromático. Ahora que llega el invierno, tu pequeño te lo agradecerá.

¿COCIENTE O COEFICIENTE?

Por un lado, Luis Miguel Milla, neurólogo pediatra de la Clínica Delgado, nos explica qué es el Cociente Intelectual (CI). “Es una medición numérica de un tipo específico de habilidades cognitivas. Refleja solo una parte específica de la inteligencia. Se le llama cociente (en vez de coeficiente) porque en sus inicios este puntaje se obtenía de dividir la edad mental (obtenida a través de un test o prueba) entre la edad cronológica”, precisa.

Por otro lado, según el Diccionario de la Real Acamedia Española (RAE), el término coeficiente intelectual también puede ser denominado como cociente intelectual. Concepto que lo define como el "número que expresa la inteligencia relativa de una persona y que se determina dividiendo su edad mental por su edad física y mutiplicado por 100".

Sobre la buena alimentación, el especialista agrega y afirma que la etapa de la vida en donde el desarrollo cerebral se da con mayor fuerza es durante el embarazo y todo el primer año de vida del niño. “Por ello, debemos hacer énfasis en alimentar a la madre (con adecuados niveles de hierro, ácido fólico, DHA incluso previo al embarazo) porque ella a través de la placenta primero y después de la leche materna, es la que le va a proveer de los nutrientes que necesita el niño durante este periodo crítico del desarrollo”, destaca el neurólogo pediatra.

Además, señala que es en esta época cuando se realiza el establecimiento de las conexiones entre las neuronas. “Estas conexiones son como las ramas de un árbol, que van creciendo, ramificándose y fortaleciéndose poco a poco. Mientras más frondoso sea el árbol mejor”, finaliza el especialista.

PARA UNA MAYOR NUTRICIÓN

Si tienes un hijo deportista, las habas son una gran opción para incluirlas en su dieta. Estas legumbres, al igual que las lentejas o los garbanzos, aportan muchos beneficios nutricionales. Por ejemplo, son ricas en proteína vegetal, lo que las convierten en un gran alimento durante la etapa de crecimiento y para aquellas personas que realizan tareas con gran desgaste muscular, como los atletas. 

Asimismo, las habas poseen hidratos de carbono que nos dan energía, fibra que nos ayuda a regular el tránsito intestinal. Por estas razones, no te puedes perder mañana una receta con estas deliciosas legumbres en El Reto del Chef, microprograma presentado por El Comercio y patrocinado por plazaVea.

EL DATO -> Además de una buena nutrición, cabe señalar que el aspecto socio-emocional es igual de importante para el pequeño y su CI. Después del nacimiento, las experiencias que tiene un bebé son vitales para el desarrollo de las conexiones entre sus neuronas: el canto de mamá, las caricias del papá, escuchar música, los olores, sentirse protegido y reconfortado en sus necesidades.