El dominical

El potencial turístico del Museo de Los Descalzos

Existe en Lima, al pie del cerro San Cristobal un refugio en medio de la paz monacal.   

El potencial turístico del Museo de Los Descalzos

RAÚL MENDOZA C.

Lima tiene una gran riqueza cultural en sus museos. Uno de ellos es el Museo del Convento de los Descalzos, ubicado en el Rimac, al final de la Alameda de los Descalzos. Fue construido en 1595 y pertenece a la orden de los Franciscanos. Los visitantes pueden deleitarse con una mirada histórica acercándose a ambientes como la pinacoteca, la imprenta, la enfermería, la botica, la capilla de la Vírgen del Carmen, la sala de Nuestra Señora de los Ángeles, el patio ayacuchano, el refertorio, entre otros. 


Es imprescindible conocer la valiosa colección de pinturas de las escuelas de Lima, Cusco y Quito. Quinientos lienzos reposan en sus interiores. Es de verse la obra de Bartolomé Esteban Murillo Diego Quispe Tito, Leonardo Jaramillo, Angelino Medoro y Bernardo Bitti.
Miguel Grau rezó en su capilla antes de partir a Angamos, Mariátegui se inspiró en su recinto, la cruz de San Cristóbal se vincula con un hecho de su historia. Los que gusten del saber histórico pueden saciarse en su interior. Para los que busquen escapar de la asfixiante urbe, en sus patios se respira la paz monacal.


Todo museo virreinal, como lo es Los Descalzos, lucha contra los siglos y requiere de los auspicios que le ayuden a potenciar su riqueza.  Una opción es su promoción como un punto estratégico del circuito turístico. Conocer Lima es también cruzar el puente, asistir al museo taurino, conocer las estatuas marmóreas de la Alameda (cada una de ellas representa un signo zodiacal) y, por supuesto,  ingresar a los reconfortantes espacios del Museo. Un tramo clave sería concluir el paseo en la cumbre de San Cristóbal. Todo turista aspira a ver la ciudad en pleno y la altura de la gran cumbre de Lima ofrece esa posibilidad. Lima conventual, la vieja Lima en su integridad desde una panorámica aérea, Lima bajopontina.


Muy cerca y en la ruta de salida asoma la calle Capón  y sus delicias culinarias orientales, gran cierre para una provechosa jornada cultural.


El turismo cultural debe abrirse a nuevos circuitos y diversificar los puntos de atracción. 
Si quiere saber más: https://www.facebook.com/museodelosdescalzospaginaoficial?fref=ts

 

Tags relacionados

Museos

Los Descalzos

Rimac