El dominical

Rodrigo Moreno del Valle: "Las pequeñas cosas te transforman"

Una charla con Rodrigo Moreno del Valle, director y coguionista de la película nacional [Wi:k], a estrenarse el 20 de abril.

Rodrigo Moreno del Valle: "Las pequeñas cosas te transforman"

Rodrigo Moreno del Valle, director y coguionista de la película nacional [Wi:k], a estrenarse el 20 de abril. (Crédito: Alonso Chero)

Luego de estrenarse en el Bafici [Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente] el año pasado, proyectarse en el Festival de Cine de Lima, participar en festivales en Brasil e Italia, y ganar una mención especial en el Festival Internacional de Cine de Iquique, la película peruana [Wi:k] llegará en abril al C. C. PUCP, a la sala Robles Godoy del Ministerio de Cultura, a los Cineplanet de Risso y San Miguel, y al Cine Medium (en el Centro de Lima). Conversamos con Rodrigo Moreno del Valle sobre lo que buscaba lograr con esta película y su llegada a un circuito más amplio.

¿Por qué decides centrar la película en tres protagonistas veinteañeros, sin dirección en la vida, abúlicos?
Por un sentir que hoy ya no es igual que hace 15 años. Entonces, cuando yo estaba iniciando mis veintes, se sentía esta atmósfera donde todo lo nacional estaba devaluado. Había una sensación general de que no había un futuro, pero esos eran problemas inventados por un chico clasemediero que no tenía que preocuparse por trabajar o estudiar en serio. En realidad, no había por qué renegar, y eso daba paso a reflexiones medio existenciales. Al final uno recuerda qué pasaba a los veinte años, y para mí hay algo clave que hemos buscado reproducir en esta película: un coming of age de lo cotidiano. En los veintes comienzas a cambiar tu personalidad, a madurar, a partir de que ocurren pequeñas cosas. Normalmente no se funda en un momento determinante. En las películas usualmente se recurre mucho a eso, como la muerte de una madre o un divorcio, y se dejan de lado las pequeñas cosas que también te transforman, que acumuladas forman también tu identidad.

¿Qué diferencias notas entre la juventud de ahora y la de hace 15 años? ¿Crees que esas diferencias tengan que ver con el posconflicto que se vivía en el país?
Para mí el cómo se cuenta la película tiene que ver con estos hijos del posconflicto, con esa generación que ya no es la de ahora, que es mucho más activa. Las generaciones anteriores a la que vivió su juventud en el 2000 eran también más combativas, eran perseguidas, tenían que hacer las cosas por debajo. Pero hay un gap, un momento en el que surge cierta generación que, realmente, no ha tenido por qué luchar, de quién esconderse. Es una generación medio apática, desalentada. Hemos sido hijos de una dictadura que acallaba todo tipo de protesta y que filtraba la información, evitando que estuviéramos tan conectados con la realidad de nuestro país. Entonces, ¿qué pasaba con nosotros? Lo que le pasa a los chicos de [Wi:k], que están en la nada, metiéndose en conflictos insignificantes.


"Cuando yo estaba iniciando mis veintes, se sentía esta atmósfera donde todo lo nacional estaba devaluado."(Crédito: Arrebato Cine)

¿Cómo nace el proyecto de [Wi:k]?
El proyecto nace de un guion que teníamos con Illary Alencastre. El trabajo con actores comenzó a partir de otro proyecto, un intento de serie web que al final no sucedió, para el que nos habíamos puesto en contacto con el grupo de improvisación teatral Colectivo Imprología. Cuando tuvimos una primera versión del guion listo, convocamos a tres actores del colectivo y empezamos a trabajar con ellos. Luego llamamos a Dupla Producciones, que son amigos nuestros, y ahí ya comenzó a materializarse la película.

 

La película entonces empieza como un proyecto autogestionado, porque el apoyo de las productoras y del Estado llegó después…
Sí, de hecho. Al inicio, estuvimos trabajando por lapsos de siete días, luego la gente se iba a hacer su chamba. Yo trabajaba en ese entonces haciendo comerciales de publicidad. Filmaba algún comercial o algo durante tres semanas y luego, cuando ya había algo de plata, volvía a convocar al equipo y a continuar el rodaje. Con ese material hicimos un primer corte y postulamos al premio de la DAFO del Ministerio de Cultura para posproducción. Felizmente, ganamos el fondo y pudimos terminar la película, ya trabajando con una agenda mucho más profesional.


Foto del proceso de filmación de [Wi:k], que se llevó a cabo el 2014. (Crédito: Arrebato Cine)

¿Cómo te sientes ahora que la película llegará a un público más amplio? ¿Tienes alguna expectativa?
Prefiero no hacerme de expectativas. Sí tengo un poco de ansiedad, entiendo que es una película bastante particular en su forma de ser contada, pero también creo que es una película que no termina siendo muy densa y que puede llegar a cualquiera que pueda identificarse con ese sentimiento veinteañero de no saber qué hacer, no ingresar a la universidad, no tener trabajo, que tus viejos no te entiendan. La persona que se ha sentido así, sin norte, puede conectar fácilmente con la película, porque de hecho es como una oda al hueveo. O sea, una oda a rescatar el sentir de barrio de clase media, de estar afuera de la bodega tomando una gaseosa.


"Había una sensación general de que no había un futuro, pero esos eran problemas inventados por un chico clasemediero que no tenía que preocuparse por trabajar o estudiar en serio." (Crédito: Arrebato Cine)

Tags relacionados

Cine