El dominical

"Es lo que hay"

"Disculpen la pequeñez", la columna semanal de Jaime Bedoya

"Es lo que hay"

La inevitable polarización en las postrimerías de la campaña electoral está sacando lo mejor y lo peor de la gente. En el caso del poeta casmeño Dennis Angulo, lo mejor de él salió cuando le extrajeron las cuatro muelas del juicio. Desde entonces se dedica a la poesía.
    Redundando en su cansina poética inspirada en la estéril  política nacional, esta vez Angulo presenta una plaquette intitulada "Es lo que hay" (editorial TEUM, 2016). El título es ya una declaración.
    Esto se evidencia en el primer poema dedicado a uno de los dos candidatos, donde camufla su gerontofobia bajo falsa ternura y con añadido homenaje al malogrado cantautor británico David Bowie:

Ground Control to PPK
Pedro Pablo, despierta: te toca tu gelatina
Pollito, anís, alverjitas,  puré de papas tiernitas.
Te traigo tus alpargatas y todas tus medicinas:
Para el potito pomadas, para el corazón aspirinas.
Así no vienen papanatas a recetarte vitaminas
Al momento que te toca responderle a la China.

Retoma el brío, respira hondo
Enciende bien tus motores pues reposa sobre tus hombros

Temores y admoniciones
Por esa tendencia cleptómana al borde del cataclismo,
La clara escuela pirómana propia del fujimorismo

Pedro Pablo, ¿me escuchas?
Levanta los dos bracitos
Es hora de que te hidrates.
No te me engrías, Pablito
No llegues tarde al debate
Pedro Pablo, qué relajo
¡Despierta en una, carajo!

Es justo reconocerle equidad al emprender luego contra la otra candidata, esta vez en defensa del canon poético peruano personificado en el decimista Nicomedes Santa Cruz.

Nicomedes Dignidad
Cómo has cambiado piernona,
Cisco de gendarmería
Te has vuelto demócrata mona 
De cara a la fiscalía.

Nadie sabe ni entiende
Quién pagó tus estudios
la verdad nunca ofende:
Tal vez te ligó la tinka,
¿vendiste casa en suburbios?
¡Heredaste bella finca!
¡Donaciones por legiones!
Así disfrutaste en pleno
Un año de vacaciones.

Deja ese estilo bellaco
Vuelve a ser la misma de antes
Cuando no te daba asco 
Un ambiente clandestino
Siendo hija del presidente
Y sobrina de Montesinos.

Angulo pretende retomar la seriedad al repasar la egoísta postura de los candidatos eliminados en la primera vuelta.

Hubieras votado por mí
Te lo dije, yo era el correcto
El ideal, el adecuado
Imagino tu desazón, tu modo insurrecto
De por mí no haber votado.
Tu seguro servidor, el díscolo Joven Morado.

Te lo dije, yo era la firme.
La dulce, la que no jode
La que cobija en invierno, la que protege del mal
Ahora llora, mortal,
no haber sido un Verolover 
eterno, franco y leal.

El autor finaliza destilando anomia ante la modestia del debate ideológico, optando por el escapismo audiovisual ofrecido por la transnacional del entretenimiento HBO, salpicado de tonos plagiados a García Lorca:

Llanto por Hodor
A las siete de la tarde
Eran las siete en punto de la tarde 
PPK dormía, Fujimori rugía.
A las siete de la tarde.

Encendían los micrófonos
No acababan las mentiras
La decencia, ni por asomo
A la siete de la tarde.

Pasado el tiempo, subido el tono
Me puse a ver Juego de tronos
Ellos seguían hablando 
Y a Hodor seguían matando.
A las siete de la tarde.
Hodor, estás presente.
Hodor, que Dios te guarde.
Hodor, mi presidente.

 

La presentación es este viernes 3 a cargo de los escritores Yosip Ibrahim y el doctor Tomás Angulo (no hay parentesco). Será en el Instituto del Pie de la calle Bolognesi en Miraflores, justo frente a la librería El Virrey, lugar por el cual Angulo guarda afecto pero en donde prefieren no verlo.