*

26
Servicio de mudanza
TOSCANOS - [VIDEO]

Los agentes especializados para mudarte a otro espacio

En los últimos cuatro años, el sector inmobiliario en el Perú atravesó el menor crecimiento de la economía y por eso la venta de departamentos toma hoy más tiempo que antes. Los precios de las viviendas en Lima casi no se han movido de un año a otro, como sí ocurría hasta el 2012. El año pasado, según la Cámara Peruana de la Construcción, se vendieron cerca de 10 mil viviendas, la mitad de lo que se colocaba antes. Mudarse se volvió una costumbre menos frecuente.

 

El negocio de mudanzas depende de cuánto crece el PBI y cómo suben las expectativas de los ciudadanos. Porque mientras más personas se decidan a comprar viviendas o cambiar de departamento, más se requerirá este servicio. Lo mismo ocurre con el alquiler o la compra de oficinas. Uno se pregunta si es momento de hacer una inversión o de endeudarse, en esta disyuntiva muchos han preferido seguir esperando.

 

Sin embargo, el mercado inmobiliario se mantiene activo, desarrollando formatos más pequeños de una habitación para solteros o parejas jóvenes. Y menos condominios multifamiliares. Más inmuebles en los sectores de ingresos medios, menos en los otros segmentos. Buscando la manera de que los proyectos continúen en un escenario económico distinto. Las familias se establecen, pero los jóvenes se independizan y se siguen mudando a espacios propios o alquilados, y lo mismo pasa con las empresas que cambian de ambiente para seguir creciendo.

 

En el negocio de las mudanzas en Lima, hay en el público poco conocimiento de marcas dedicadas a esta actividad. Por ello, para destacar, una nueva empresa puede ganarse un lugar en el mercado si difunde bien su marca, destacando su servicio al detalle y mostrando su propuesta de valor. También hay poca competencia formal, lo que más abunda son negocios que al tener un camión disponible se dedican a la mudanza unos días, pero en otro momento cargan otras cosas. Lo mismo sucede con los cargadores, los contratan por horas según el trabajo. Y estos traslados no cuentan con un seguro (como si lo tienen las empresas formales), por lo cual los riesgos para las pertenencias del cliente son mayores. Las formales, en cambio, se han vuelto más especializadas y suman a su servicio el alquiler de almacenes.

 

En el extranjero, el negocio de mudanzas también se tuvo que adaptar a un nuevo escenario con la lenta recuperación del mercado inmobiliario en Estados Unidos como sucedió luego de la crisis internacional del 2008. Un estudio de la consultora First Research indica que la rentabilidad de las empresas en este mercado depende de una buena comercialización, ya que los servicios son básicamente los mismos.

 

"Las grandes empresas tienen economías de escala en la comercialización y en la posibilidad de consolidar cargas en trayectos largos, mientras que las pequeñas empresas pueden competir con las grandes mediante la especialización en los mercados locales", afirma la consultora. Según First Research, en Estados Unidos las 50 empresas más grandes de mudanzas tienen aproximadamente el 45% de un mercado con ventas anuales de US$15 mil millones.

 

Algunas de las principales compañías de mudanzas de Estados Unidos son UniGroup (propietaria de United y Mayflower), Atlas Van Lines, Bekins, Wheaton World Wide Moving y Graebel. Y en el mundo están Crown Worldwide (Hong Kong), Grospiron (Francia) y Pickfords (Reino Unido). Aunque también en EE.UU. hay ahora alternativas para pedir un camión de mudanza como se pide un taxi por una app. Entre estos emprendimientos tecnológicos están Ghostruck, Dolly, Burro y Bellhops. 

Toscanos
Toscanos
Marco Toscano

Hoy Marco Toscano dirige la compañía logística llamada Toscanos que tiene más de 100 camiones para carga de productos y seis unidades de negocio. Pero, en el 2006, cuando notó que los primeros camiones que había comprado al crédito no siempre estaban circulando entró en un dilema. Tenía que hacerlos trabajar más porque en algún momento se podía frenar el pago de sus cuotas. Fue así como se le ocurrió hacer mudanzas. Era una actividad secundaria para que sus camiones que trasladaban mercadería estén más tiempo ocupados y generen dinero. Desde entonces se mantuvo como una línea de negocio permanente y recientemente tiene su propia marca: Tostell.

Marco Toscano dice que al cliente nunca hay que decirle que no se puede. Él sugiere responder: “Déjeme ver" o buscarle alguna solución. Por eso, tiene tres tipos de paquetes para mudanzas. El servicio Express es para quien requiere una mudanza sencilla de un departamento pequeño a un espacio similar. En este caso, se alquila solo el camión con chofer (que también te puede asesorar) y materiales de embalaje (cajas, mantas, cintas), pero el cliente asume todo lo demás. En promedio cuesta unos 480 soles.

Luego está el servicio Clasic, en el que sí hay personal de carga de acuerdo a lo que haya que trasladar. Por último, está el servicio Platinum, donde el cliente no tiene que hacer nada. El personal de Tostell (la empresa de mudanzas de Toscanos) se encarga de embalar todo lo que el cliente quiera, llevar las cosas al nuevo lugar y dejar todo instalado. Es el único servicio en el que además hay una persona dedicada a velar por el cuidado y dedicación a las prendas de vestir, joyería, entre otros artículos. 

En cualquiera de los tres casos siempre hay una persona de la empresa que, sin compromiso de contrato, va antes a observar el lugar donde se hará la mudanza y a partir de allí define el precio con el cliente. "Esta visita de reconocimiento no tiene costo y para nosotros es necesaria para organizarnos, definir el tamaño del camión que vamos a llevar, el número de cargadores, establecer un mejor precio, y en especial ganar la confianza del cliente", dice Marco Toscano.

En la mudanza de oficinas siempre se cumple con el trato de dejar las cosas tal cual se solicita. Todo en su lugar para funcionar. Este servicio corporativo es el que más ha crecido entre las opciones que ofrece Toscano, más del 25%. Y es además un reto de velocidad. Porque en la mayoría de casos se hace entre sábado y domingo para no interrumpir la semana laboral y para que el lunes en la mañana la empresa siga con su trabajo. Salvo la instalación de las computadoras, por un tema de seguridad de las compañías, los ambientes quedan listos para ser ocupados.

Además de estas mudanzas locales y las que son a provincias, otros trabajos que Toscano atiende son las mudanzas internacionales, de extranjeros que vienen al Perú o de peruanos que se mudan a algún país. En varios casos son ejecutivos contratados para empresas con sede en Lima o personal de embajadas. Algunos traen hasta su propio auto. Este trabajo se hace en colaboración con International Asociation of Movers (IAM), una asociación que reúne a más de 2 mil empresas en el mundo, garantiza el estándar de servicio y conecta a las empresas de mudanza de los dos países en los que se realizará el traslado para evitar problemas logísticos o de regulación.

"En este negocio se puede comenzar de manera formal solo con un camión y quizá un vehículo de acompañamiento. Y claro, con un chofer de confianza", sugiere Toscano. "La puntualidad es básica, si le dices que llegas a las 9 de la mañana, debes estar 10 minutos antes”, añade.

Desde el 2000, cuando tenía 23 años y había estudiado administración, Marco Toscano planificó su empresa siguiendo las lecciones que desde chico le había dado su padre, quien era camionero en la ruta Lima-Huancayo. Cuando falleció su padre, Toscano se quedó con los conocimientos, pero no tenía camiones. Entonces buscó a los amigos de su padre que sí los tenían y les propuso contratar sus servicios: él les iba a conseguir la carga. Los uniformó, puso su logo en los camiones y buscó clientes. Era muy insistente. Con los más grandes tenía una estrategia: los llamaba a finales de mes, cuando siempre les faltaban camiones para llevar sus productos. "Me ponía entre los suplentes para luego saltar de la banca", dice. Así fue como se quedó entre los titulares. Entre varios clientes, hoy por ejemplo mueve por el país más del 40% de todo lo que distribuye una gran compañía de consumo masivo.

Marco Toscano ha dejado la gerencia de la empresa de transporte de carga -ahora llamada Toscargo- a su hermano Gerardo porque luego de 17 años al mando prefiere ocupar una posición más estratégica en el grupo Toscanos. Sigue encabezando el directorio y se quedó como gerente de Tostell, la empresa de mudanzas. ¿Por qué la eligió? "Aquí es más tranquilo", dice. Por ahora, este negocio crece anualmente 10% en ventas, pero su idea es seguir buscando oportunidades. Ganar las licitaciones estatales para mudanzas, por ejemplo, es uno de los objetivos a los que siempre apunta. "No nos podemos quedar de brazos cruzados", dice Marco Toscano. Esa es la clave de su negocio: moverse siempre.

 

✎ Escribe: Julio Escalante
✽ Fotos: Lucero Del Castillo