*

Food trucks
Asociación Food Trucks del Perú [VIDEO]

Una tendencia que crece sobre ruedas

Según la revista estadounidense INC, especializada en empresas, se proyecta que en el 2017 la industria de food trucks sume 2,7 mil millones de dólares, lo cual superará en 1.1% a la industria de restaurantes ladrillo (tradicionales). Un crecimiento rápido de una industria que en el 2012 movía 650 millones. 

Una tendencia que crece sobre ruedas

 

La historia de los food trucks empezó en el desierto. En 1870, el estadounidense Charles Goodnight estaba por mover una gran cantidad de ganado de Texas a Nuevo México; para lo cual debía realizar un viaje de ocho semanas por el desierto sin un lugar donde sus trabajadores se puedan detener para comer. Por eso, tuvo una idea: en una carreta Studebaker que era conducida por el cocinero acopló en la parte posterior una pequeña cocina móvil. No fue el único: años después, en varias capitales europeas, los tranvías que caían en desuso eran aprovechados para improvisar pequeños cafés.

 

Sin embargo, el primer food truck -tal como hoy se le conoce- aparecería recién el 2001, en Los Ángeles, cuando el mexicano Raúl Martínez, de Mariscos Jalisco, convirtió un viejo camión de helado en su restaurante móvil. La tendencia había empezado: en el 2008, el chef coreano Roy Choi inauguró Kogi, en esa misma ciudad, considerado uno de los primeros camiones de alimentos gourmet, mientras que dos años después, Food Network estrenó la serie de televisión Great Food Truck Race y cadenas, como Starbucks y TGI Fridays comenzaron a desplegar sus propios camiones.

 

Una tendencia que crece sobre ruedas

El crecimiento del número de food trucks que se dio primero en Estados Unidos es atribuido a la recesión económica. Había chefs sin trabajo y resultaba más sencillo mantener un camión que un restaurante fijo. Se calcula que el costo de inversión de un food truck es aproximadamente la mitad que la de un restaurante. Fue así que los camiones empezaron a poblar las principales ciudades del mundo.

 

En Latinoamérica, esta tendencia ha vivido un auge en los últimos años. Hoy, los camiones están presentes en los festivales gastronómicos más importantes de la región, como Masticar (Buenos Aires), Alimentarte (Bogotá) o Mistura (Lima). En Lima, en el 2015 se realizó el primer Festival de Food Trucks ¡Viva el Mercado!, que reunió a 5 food trucks de la Asociación Food Trucks del Perú en San Isidro. Y este año se realizó el Festival Cinema Truck, en Surco. Además, estos camiones cuentan con un lugar fijo que es La Estación Food Truck Plaza, ubicado en el Km 41.5 de la Panamericana Sur. Los food trucks han empezado a tomar los espacios públicos de la ciudad.

Asociación Food Trucks Del Perú
Alejandro Acuña y Mariano Escobal

El cocinero Alejandro Acuña trabajó durante dos años en restaurantes de Estados Unidos y comía en los food trucks de las calles de San Francisco, Florida y Nueva York. Al regresar a Lima, se sorprendió con una foto en Facebook de alguien que había comido en uno y decidió ponerse en contacto con el dueño del camión. Era Mariano Escobal, un publicista, que alquilaba uno para organizar cenas pop up: comida en clave de degustación gourmet. Se reunieron y decidieron que a la par con invertir en sus propios food trucks debían crear una asociación que agrupe a todos. La idea era simple: si estaban unidos, podían conseguir mejores permisos, licencias y eventos.

Asociación Food Trucks del Perú

Era el 2015 y fundaban la Asociación Food Trucks del Perú: una institución civil sin fines de lucro, que les permite coordinar en bloque con municipalidades o empresas. Ese mismo año, viajaron en una caravana durante 17 horas de Lima a Trujillo, en un trayecto donde desmontaban y cocinaba alitas de pollo, sushi o hot dogs. Estaban camino a un festival, pero también en la búsqueda por crear una hermandad de emprendedores. De alguna forma, esa es la idea que se desprende de la asociación: buscar ser una alianza que permita a las empresas retroalimentarse mutuamente de los errores y aciertos que ha vivido cada uno en sus negocios.

En el 2015, empezaron con solo 5 camiones y ahora son 32. Si bien en un inicio, se esperaba que el principal flujo de negocio se desarrolle en las calles, actualmente las ventas se realizan principalmente en los eventos, siendo el 90% de las ganancias de los 23 socios. Para contactar nuevos miembros, la Asociación invita a emprendedores que ya tienen un camión y consideran que su propuesta tanto gastronómica como estética es sólida.

Hoy la competencia ha crecido, y son más de 100 camiones en la ciudad. Por eso, agruparse es una forma de buscar un objetivo común. “Formar la asociación era algo lógico: es lo que siempre ha dicho Gastón: juntos podemos hacer mucho más”, sostiene Alejandro Acuña.

✎ Escribe: Carlos Portugal
✽ Fotos: Lucero Del Castillo y archivo