Alcohol, comida chatarra y bares: así festejan los campeones olímpicos

Usain Bolt hace poco subió una foto al Twitter celebrando con tres deportistas suecas en su cuarto, mientras Lochte prefirió irse a un bar

Alcohol, comida chatarra y bares: así festejan los campeones olímpicos

Copas de champagne, algún vodka-tonic de más, bolsas de patatas fritas y hasta zapatos de tacos altos: tras meses de sacrificio, los campeones olímpicos de los Juegos de Londres celebran sus éxitos con algún exceso.

Por ejemplo, Bradley Wiggins , el chico dorado del ciclismo británico, que venía postergando festejos. Una semana antes de comenzar los Juegos se convirtió en el primer ciclista de su país en ganar el Tour de France. No pudo relajarse porque enseguida llegaba la cita olímpica. La victoria en la contrarreloj sí lo liberó.

Hubo fiesta en un hotel londinense y Wiggins tuiteó fotos levantando un vaso en señal de brindis. Se declaró “borracho como una cuba” por culpa de los vodka-tonics, y por ello recibió críticas.

Jessica Ennis, ganadora del oro en heptatlón, anticipó que festejaría con “dos copas de champagne y una bolsa de patatas fritas”. La atleta, de 27 años, aseguró que estaba deseando poder “dormir hasta tarde, comer comida basura y disfrutar unas copas de vino”.

BOLT Y LOCHTE TAMBIÉN SE DIVIERTEN
Más habituado a las victorias, el jamaiquino Usain Bolt no sufrió conmoción alguna cuando festejó su medalla dorada en los 100 metros junto a tres deportistas suecas, integrantes de la selección femenina de balonmano.

El remero Mark Hunter, en cambio, prefirió alejarse de la villa olímpica y festejar su medalla de plata en Mahiki, un conocido bar londinense que organiza fiestas para atletas. “Son los Juegos Olímpicos, es tiempo de divertirse y socializar en la segunda parte de la semana”, dijo Hunter.

Otros como el nadador estadounidense Ryan Lochte y su rival sudafricano Chad le Clos eligieron “Chinawhite”, donde se sirve un “cóctel dorado” hecho con cognac y champagne y que tiene unos anillos de oro hechos a mano en el fondo del vaso. El costo es accesible sólo para verdaderos campeones: 2.012 libras esterlinas (3.131 dólares).

Consultado sobre las celebraciones de los atletas, el Comité Olímpico Internacional (COI) dejó clara su postura a través del portavoz Mark Adams: “Por supuesto que le pedimos a todos los atletas que beban moderadamente después de sus competiciones”.