Pisco punch: aprende a preparar este histórico coctel

Por primera vez, hoy se celebra el Día del Pisco Punch. Habrá fiestas en San Francisco, Lima e Ica

TATIANA PERICH (@TatianaPerich)
Redacción Online

Antes que el pisco sour fue el pisco punch. Este coctel fue el primer embajador de nuestra bebida de bandera. Sí, señor. Muchos estadounidenses de finales del siglo XIX probaron el pisco por primera vez gracias al ponche que el escocés Duncan Nicol creó en el sótano de su bar, en San Francisco, con el destilado de uva peruano que llegaba vía marítima. Y todo indica que se convirtió en un coctel muy popular.

Las investigaciones de Guillermo Toro-Lira, toda una autoridad en el tema, nos han permitido conocer estos y otros detalles que se habían perdido en la historia. La prohibición de la venta de licor en Estados Unidos (1919) y la posterior muerte de Nicol hicieron que el pisco punch desapareciera –momentáneamente- del mapa.

Sin embargo, ahora podemos decir que ha “resucitado” y que se dispone, una vez más, a conquistar paladares.

Un primer paso es la instauración del Día del Pisco Punch, el que a partir de este año se celebrará el primer viernes después del 22 de agosto, día en el que Duncan Nicol nació. Y eso no es todo, según informó Toro-Lira desde San Francisco, se espera que en algunas semanas el alcalde en esa ciudad proclame oficialmente el tercer viernes de agosto como el día del coctel.

LA CLAVE DE LOS INGREDIENTES
Cuando Nicol falleció, se llevó los secretos de su receta a la tumba. Lo que ahora se sabe es que estaba hecho con pisco italia, jarabe de goma arábiga, jugo de limón, azúcar, piña y agua destilada.

El bartender Franco Cabanillas, representante en el Perú de la página Amolosbares.com, coincide con Guillermo Toro-Lira en que una de las razones por las que el pisco punch perdió popularidad es la dificultad de conseguir, básicamente, dos de sus ingredientes: la goma arábiga y el agua destilada, que en nuestro país no es bebible.

Pero eso no es necesariamente un impedimento para que disfrutemos de este histórico ponche. Según nos explicó Cabanillas, la goma arábiga se puede reemplazar por jarabe de piña y el agua destilada, por infusión de cáscara de piña. Aprendamos a preparar esta adaptación que, si bien no es exactamente igual al coctel original, se ajusta a nuestra realidad.

A MEZCLAR
El pisco que llegaba a California durante la segunda mitad del siglo XIX era de uva italia. Franco Cabanillas nos precisa que se trataba de un destilado de alta calidad, si se tiene en cuenta que el costo de cada botella era de ocho dólares, mientras que el whisky costaba tres. Entonces, lo que debemos utilizar es pisco italia.

Para el obtener el jarabe de piña, lo que tenemos que hacer es picar la fruta en cubos –inicialmente se usó la cayena, pero también podemos utilizar la golden o la hawái- y dejarla reposar en jarabe de un día para el otro. Luego, retiramos los pedazos de fruta, nos quedamos con el jarabe, y la piña la ponemos a macerar en pisco, para después utilizarla para decorar el coctel.

Las medidas son las siguientes: ¾ de onza de jarabe de piña, 2 onzas de infusión de cáscaras de piña, 2 onzas de pisco y medio limón exprimido.

Cabanillas nos explicó que la mayoría de mixólogos señalan que el pisco punch es un coctel batido, pero que él prefiere prepararlo de manera directa. ¿Por qué? Por mantener la tradición de los ponches preparados en grandes envases, como los que hacía el mismo Nicol.

Así que, siguiendo las instrucciones de este bartender, lo que tenemos que hacer es poner cubos de hielo grandes en una copa amplia y verter uno por uno los ingredientes. Colocamos los cubitos de piña al final de la copa y, si nos gusta, una cereza macerada en pisco y, con la ayuda de una cuchara, movemos brevemente. Eso es todo. Solo queda saborear y brindar.

¿DÓNDE CELEBRAR?
Hoy, el pisco punch tendrá tres fiestas: en el Pisco Latin Lounge de San Francisco, bar de Guillermo Toro-Liro; en El 550 Kriollo Gourmet (Av. 2 de Mayo 234, Miraflores); y en la discoteca The Who en Ica.

Si no te animas a prepararlo en casa, puedes pedir uno en las barras de Malabar (Camino Real 101, San Isidro), Cala (Costa Verde, Barranco), Astrid & Gastón (Cantuarias 175, Miraflores), Capitán Melendez (Alcanfores 199, Miraflores), Bar Inglés del Country Club (Los Eucaliptos 590, San Isidro) o en el Tayta (Larco 421, Miraflores).