Toma nota: Johnny Schuler nos enseña a reconocer un buen pisco

El experto también nos explica algunas diferencias entre nuestra bebida de bandera, que mañana celebra su día nacional, y otros destilados

Toma nota: Johnny Schuler nos enseña a reconocer un buen pisco

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ (@martiacosta)
Redacción Online

Johnny Schuler es un enamorado del pisco. Cada vez que habla de él lo hace con cariño, como quien se refiere a la esposa o a la novia. Así, luego de más de 20 años de haber tenido su primer encuentro íntimo, recuerda con ilusión aquel momento.

Fue un pisco sour preparado por su padre. Las sensaciones fueron diversas pero sobre todo recuerda que todos sus prejuicios quedaron de lado. “Esperaba algo agresivo y alcoholizado, pero me encontré con una sensación totalmente diferente: fino, elegante, amable y suave”, contó Schuler a elcomercio.pe.

PARA RECONOCER UN BUEN PISCO
El experto reconoce que ahora la gente bebe más pisco y, aunque espera que esta tendencia aumente, sabe que no todos los destilados que están en el mercado son de óptima calidad. Por ello, recomienda tener en cuenta algunos detalles al momento de elegir.

“Visualmente debe ser incoloro y transparente. Debe tener una apariencia limpia y cristalina. En resumen, debe brillar. Luego debemos olerlo: debe tener un olor ligero, a uvas y frutas maduras, que el alcohol no hiera, no raspe; que exista un equilibrio entre el alcohol y los aromas”.

Finalmente, su sabor también debe ser equilibrado. “Cálido, que no queme. El sabor debe permanecer varios segundos y prolongar las sensaciones”, describió.

LAS DIFERENCIAS
“El pisco no se almacena, es puro néctar de uva que va directo a la botella”, escribió Schuler en una columna publicada en El Comercio.

Luego marcó algunas diferencias con otros destilados como whisky, gin, vodka, ron, tequila, arak, coñac, armañac, brandy de Jerez, aguardiente chileno, etc.: “Como la norma técnica peruana para la elaboración del pisco no permite alterar ni el color ni el olor ni el sabor del mismo, no está permitido el uso de agua. Esto obliga al productor a regular, desde la vendimia, la cantidad de dulce que posee la uva…”.

Muchos de los otros destilados son “elaborados depositándolos en toneles de roble para que el destilado tome de este su color, sus aromas y su sabor. Un buen coñac es ambarino, por la madera, sabe a vainilla, cuero, tabaco: aporte de la madera del tonel, y así también “añejan” el destilado de uva en Chile”.