Gastón Acurio afirma que el 2014 será el año de los mercados y carretillas

El destacado empresario gastronómico afirma que este tipo de locales gozan cada vez de mayor aceptación y consolidarán su avance

Gastón Acurio afirma que el 2014 será el año de los mercados y carretillas

Para Gastón Acurio, la tendencia gastronómica del 2014 será el boom de las cocinas populares: los restaurantes ya dejaron de ser los únicos referentes de la buena comida y han abierto paso a la ‘comida de calle’. “¿Quién iba a pensar hace poco que iba a ponerse de moda ir a comer al mercado? A quien tenía poder adquisitivo o posibilidad de ir a comer a buenos restaurantes en otros tiempos le daba hasta vergüenza”, declaró el cocinero a RPP.

Y aunque el mercado ha sido siempre un espacio de buen comer para los conocedores, Acurio afirma que el cambio es que esta tendencia se ha democratizado. “Todo el mundo quiere ir a descubrir un pequeño, hermoso restaurante en el mercado, porque cada vez se encuentran mejores propuestas. Lo que va a ocurrir en el 2014 es que mucha gente, muchos jóvenes se van a animar a montar restaurantes dentro del mercado porque hay mucho público”. Para el chef, esto indica que se podrá iniciar un negocio con poco capital y mucha preparación, ya que los jóvenes cocineros actualmente están muy bien formados y podrán brindar a los comensales “una experiencia mágica por poco dinero”.

Otro punto a destacar por Acurio en cuanto a lo que se viene para la gastronomía en el 2014 es “la reivindicación, el respeto y el reconocimiento de las carretillas como una propuesta de nuestra cultura popular”. Para el chef, esto es positivo en tanto en ciudades del primer mundo como París o Nueva York la comida callejera está muy bien cotizada, mientras que aquí el consumidor se ha mostrado renuente ya que no ha habido los estándares de calidad ideales.

“En algunos distritos todavía se piensa que comer un cebiche en la calle puede ser peligroso o que hay que perseguir, incluso, pero eso está cambiando y hoy, afortunadamente, la carretilla es parte de nuestra identidad”. El ecosistema de formalidad que ha surgido brinda una proyección para el futuro que, por suerte, ya comienza a rendir frutos.