Chefs revelan los secretos culinarios de los jefes de Estado

Desde catadores para evitar envenenamientos a Putin, hasta el odio de Obama por las beterragas. Aquí las infidencias de los cocineros de los mandatarios

Chefs revelan los secretos culinarios de los jefes de Estado

La gastronomía no siempre es difundida y promocionada. Existen espacios en los que hasta la cocina parece estar protegida por 7 llaves, por lo menos hasta ahora. Tras reunirse en París para celebrar sus 35 años de fundación, el selecto Club de los chefs de los jefes (de estado), compuesto por unos 20 cocineros, aprovechó para contar algunos de los secretos de sus poderosos comensales.

Por ejemplo, Gilles Bragard, fundador de la agrupación, indicó que el cocinero de Vladimir Putin, Vakhtang Abushidi, le confirmó que “aún existen en Rusia los catadores encargados de probar los platos para comprobar que no estén envenenados pero solo en el Kremlin, donde un médico inspecciona con el chef cada plato que consumirá el presidente”, según publicó la agencia AFP.

Por su parte, Anton Mosimann, cocinero de la familia real de Inglaterra, indicó que “en una visita del ex presidente estadounidense George Bush (no especificó si el padre o el hijo) fue “seguido constantemente por dos tipos del FBI que lo probaban y analizaban absolutamente todo”.

Monsiman además indicó que una vez Margaret Thatcher le comentó que “la carne servida en Downing Street (donde se ubica la residencia del primer ministro británico) era deliciosa, pero muy cara”. También comentó que una vez la princesa Catalina le mandó “modificar una salsa” para hacerla mucho más ligera.

ENTRE ODIOS Y AMORES
Por su parte, Bernard Vassion, quien ha servido en el palacio del Elíseo desde hace 40 años, confesó el desamor que el presidente francés Francois Hollande siente por las alcachofas y se alegró porque tras la salida de Nicolas Sarkozy “regresó el queso al Elíseo”.

Bragard además indicó que Barack Obama aborrece las beterragas, aunque la cocinera jefe de la Casa Blanca, Cristeta Comerford, se negó a hablar al respecto. Esta, sin embargo, indocó que la familia Obama siente verdadera predilección por las frutas y las verduras. Michelle Obama, además ha montado un huerto en la residencia presidencial.

Por su parte, Christian García, chef del principado de Mónaco y presidente del Club de los chef de los jefes, indicó que el príncipe Alberto es “un fino Gourmet”, el cual aprecia especialmente la cocina mediterránea.

A diario García recolecta se recolecta frutas y verduras en el jardín de la residencia de verano, “donde todo es bio”. Evita cocinar “despojos y menudencias”, porque al príncipe “no le gustan mucho”. Además, para homenajear las raíces sudafricanas de la princesa Charlène, cocina a menudo platillos tradicionales del lugar, como bobotie, un flan de carne con almendras y albaricoques.